recherche

Accueil > Empire et Résistance > Union Européenne > Unión Europea vs Grecia : Tras la victoria, el castigo

8 juillet 2015


Unión Europea vs Grecia : Tras la victoria, el castigo

par Rafael Poch*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Grecia no se va del euro, la echan. Los referéndums europeos que antes se ignoraban, ahora se castigan. La eurocracia a punto de lanzar su nuevo plan de estímulo ciudadano.

El referéndum griego es una victoria popular y un desafío cargado de futuro. En la franja de edad entre los 18 y los 24 años, el « no » obtuvo un apoyo del 85%. Entre 25 y 34 años, del 72%. En los barrios más populares el « no » arrasó. Eso lanza a todos los pueblos del continente un mensaje de cambio en Europa, algo muy desestabilizador para el Directorio europeo. No duden que su respuesta será implacable.

« El error de Tsipras ha sido querer cambiar Europa », reconoce sin rubor el Presidente del Instituto Delors de París, Yves Bertoncini. El establishment de Bruselas, « ha visto en el referéndum un desafío que complica particularmente las conversaciones », señala Le Monde en su editorial de ayer. Si hasta ahora se trataba de forzar un ejemplarizante cambio de gobierno en Atenas, ahora se trata de castigar a un pueblo. Precisamente por eso, el grexit, la expulsión de Grecia del euro, tiene el viento en popa, incluso si económicamente fuera irracional y le costara a Alemania 90 000 millones, como estima Wolfgang Münchau, columnista del Financial Times.

Merkel eligirá el camino con menos riesgo para un pigmeo político. Entre la desestabilización política en Alemania que supondría un cambio de rumbo que contradijera su narrativa de los últimos años, y la salida de Grecia del euro, optará por lo segundo.

El conciliador ex secretario del Partido Socialista que está al frente de la República Francesa no va a asumir el riesgo de explicitar una brecha en la pareja franco alemana, por mucho que el macho de dicha pareja practique la violencia de género contra Francia. El gobierno francés es como las esposas católicas de antes : cualquier cosa antes que el divorcio.

De lo que se trata para Merkel y Hollande, y para el Directorio en general, es de que parezca que Grecia se va del euro, no que la echan ellos. « Las declaraciones tranquilizadoras de la UE de que aún se puede mantener diálogo con Tsipras son una cortina de humo », se lee en la editorial de Le Figaro de hoy.

« Merkel no puede asumir la responsabilidad histórica de la salida griega del euro », explica una fuente del gobierno francés. Así que no hay más remedio que organizar técnicamente la culpabilidad griega de su propia salida de la moneda única. Desde el Banco Central Europeo eso es algo muy fácil de organizar, explica Patrick Artus, economista jefe de la banca Natixis.

« Si el BCE corta el ELA (la línea de financiamiento excepcional a los bancos griegos) ya estamos en un escenario de salida del euro. Los bancos no podrán refinanciarse en euros ante el BCE, lo que obligará al Banco Central de Grecia a refinanciar sus bancos con una nueva moneda que tendrá que crear », explica. En caso de que el BCE declinara esa responsabilidad por considerarla política y le pasara la patata caliente a la Comisión Europea, ésta podría abrirse a negociar en los nuevos términos reconocidos por el FMI (renegociación de la deuda y nuevo paquete de ayuda), pero es poco probable, dice. Así que el escenario « los griegos se van de propia iniciativa » es el más probable y se cerrará, « en dos o tres semanas », dice. Prepárense para el circo mediático que se avecina.

Pero, lo hagan como lo hagan, queda le pregunta de cómo será visto todo esto desde los sectores despiertos de la ciudadanía. Por más que los medios de comunicación enreden las cosas, la espiral desintegradora está servida y es obvia.

Con el referéndum griego ya son tres o cuatro los referéndums ignorados por la UE a lo largo de diez años. Que ahora no solo se ignore, sino que se castigue un referéndum marca claramente una dirección. La evidencia del desprecio a la soberanía nacional avanza y da un gran paso adelante.

El papel del BCE como brazo económico del directorio ha quedado más que evidenciado en el corralito especialmente organizado a partir del 28 de junio para hundir el referéndum griego. El desamor hacia esa y otras instituciones europeas, así como el rechazo a sus normas, crece. Eso es particularmente válido no solo para los países del sur de Europa, sino también para los países del Este que ya sufrieron la doctrina Brezhnev de la « soberanía limitada » entre 1945 y 1989. El último sondeo polaco sobre el euro arroja un significativo rechazo del 70% a la moneda única, cuando hace solo seis meses había un apoyo del 60%…

Pero es en Francia donde las tensiones de fondo en incremento pueden resultar más significativas : todo el malestar en aumento ante el espectáculo de la irrelevancia de la nación (por la preponderancia de Alemania, por los humillantes espionajes políticos y empresariales sin respuesta, la opaca negociación del TTIP y todo lo demás), solo lo expresan y explotan partidos situados en el extremo político, como el Frente Nacional o el Front de Gauche que nunca han gobernado. Tanto el Partido Socialista como la derecha están internamente muy divididos, si no en trance de descomposición. Una encuesta divulgada hoy arroja un cuestionamiento de la austeridad del 75%, que es común a simpatizantes de izquierda (82%) y de derecha (65%). Solo un 24% considera que la austeridad es « el único medio » de salir de la crisis.

Aumenta el descrédito de los medios de comunicación establecidos. La sensación de que la información veraz hay que buscarla por otros canales continúa abriéndose paso. En Alemania la página de crítica y seguimiento de la información mediática local NachDenkSeiten (NDS), un formidable medio de comunicación, ha duplicado sus seguidores estos días, rozando las 180 000 consultas diarias, casi el doble que el número de suscriptores del portal francés Mediapart (autor de la mayoría de las grandes exclusivas de la política francesa de los últimos años y al mismo tiempo muy flojo en temas de política internacional). Por doquier se asiste a una eclosión de los blogs especializados o independientes, en los que el público busca informes y puntos de vista más veraces e independientes, desmarcados de la prensa corporativa.

Tras la victoria quijotesca, llega la hora del castigo. Otra vez :

Hasta ahora los referéndums de las naciones europeas se ignoraban.
Que ahora se castiguen, lo dice todo sobre la tendencia.

Lo que venga después del castigo está por ver, pero está claro que continúa a marchas forzadas el plan de estímulo de la rebeldía ciudadana, que los torpes políticos de Bruselas y Berlín mantienen a todo trapo. Nadie quiere formar parte de un club tan inepto y antidemocrático como el de esta Europa realmente existente decidida a castigar a un pueblo por ejercer la soberanía.

Rafael Poch para La Vanguardia

La Vanguardia. Barcelona, 7 de julio de 2015

* Rafael Poch, Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona, 1956) ha sido veinte años corresponsal de La Vanguardia en Moscú y Pekín. Antes estudió historia contemporánea en Barcelona y Berlín Oeste, fue corresponsal en España de Die Tageszeitung, redactor de la agencia alemana de prensa DPA en Hamburgo y corresponsal itinerante en Europa del Este (1983 a 1987). Actual corresponsal de La Vanguardia en París.

El Correo de la diáspora latinoamericana. París, 8 de julio de 2015.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id