recherche

Accueil > Les Cousins > Pérou > Se cae en Perú el tratado de libre comercio

2 novembre 2004

Se cae en Perú el tratado de libre comercio

 

Por Raúl Wiener
Lima, 29 de octubre del 2004

La noticia da cuenta del retiro de la COMPYMEP, organización de micro y pequeños empresarios, de su acompañamiento al proceso de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio durante la ronda de Quito, por no sentirse representados en sus intereses.

Ayer, sobre la campana, el ministro Ferrero logró detener a los delegados de las organizaciones del agro que ya habían anunciado su viaje de regreso porque el grupo negociador peruano había aceptado empezar a discutir el desmantelamiento de la franja de precios que protege a los productos más sensibles del sector agropecuario peruano de fluctuaciones bruscas del mercado mundial.

El titular del MINCETUR, explicó que su despacho sólo estaba estudiando la eventualidad de sustituir este mecanismo por algún otro en la eventualidad que Estados Unidos no fuera a retroceder en su demanda de eliminación de todas las medidas de protección del agro, sin contraparte de desmontar su propio sistema de subsidios y ayudas que permiten que su producción se exporte con precios distorsionados.

Los dirigentes de CONVEAGRO que postergaron la ruptura saben, sin embargo, que bajo ellos están las bases agrarias que hace algunas semanas se pronunciaron sin lugar a dudas por la suspensión de las negociaciones agrarias dentro del TLC y están presionando para que sus dirigentes actúen de acuerdo a esta línea. Los algodoneros de Ica y los ganaderos de todo el país ya hicieron paralizaciones contundentes contra las amenazas del libre comercio.

Los laboratorios nacionales han pedido oficialmente que también se suspenda la negociación sobre propiedad intelectual y patentes de productos farmacéuticos. Esta es la posición de la enorme mayoría de gremios del sector salud, Colegio Médico, asociaciones profesionales, ONGs, organizaciones de pacientes y familiares, etc. Aquí nuevamente el ministro está ’estudiando’ un subsidio o alguna otra forma de compensación de las variaciones de precios que podrían suscitarse al aceptar la exigencia de los Estados Unidos. Es decir el Estado que nunca tiene plata, va a buscar dinero para compensar lo que reconoce no va a ser capaz de defender en el marco de las negociaciones.

En el aspecto cultural, ya ha sido advertido que la gente de cultura en el país rechaza la política de penetración y homogenización que viene con el TLC. En diversas parte del países se movilizan grupos ecologistas, movimientos contra la privatización del agua, organizaciones de pueblos indígenas que rechazan la negociación secreta y acelerada que viene llevándose a cabo y advierten que no aceptarán imposiciones que vulneren los derechos de las poblaciones.

Y eso que al comienzo todos íbamos a ganar con el libre comercio y que el presidente estaba seguro de pasar a la historia porque su firma quedaría grabada en el TLC.

En el último cálculo del ministro Ferrero se dice que 80% de los peruanos somos ganadores seguros, 18% probables y sólo 2% seguros perdedores que serían compensados con algunas políticas sociales. A la luz de lo que se percibe en el ambiente la gente no toma en serio estos datos y piensa más bien que los están rifando en una negociación entreguista que no ha hecho sino perder terreno desde que comenzaron las rondas de encuentro.

¿Quién dio autoridad a este gobierno para que negocie sin controles el futuro del país y de sus sectores productivos ?, ¿a quién representan el presidente Toledo, los dos ministros Ferrero, PPK y otros : al país, a los exportadores o a los Estados Unidos ?.

Ya no es sólo que un régimen de un solo dígito de aceptación social no debería meterse en un compromiso complejo, que divide al país y representa demasiado riesgo para demasiadas personas, sino que se le está quebrando el grupo de sustento que ocupaba el cuarto del lado y que jugaba a representar la sociedad civil peruana. Pronto, el ministro Ferrero va a quedar solamente con los grandes empresarios de toda la vida. Los que les encantan las tele-conferencias desde Washington, Madrid o Santiago, para que les cuenten sobre el mundo feliz del libre comercio.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id