recherche

Accueil > Les Cousins > Pérou > Perú estrena Primer y gabinete

13 décembre 2011

Perú estrena Primer y gabinete

par Carlos Noriega

 

El coronel retirado Oscar Valdés, hasta ahora ministro del Interior, juró como jefe del Consejo de Ministros. Es un personaje nuevo en la política, que genera dudas sobre cómo manejará el conflicto minero en Cajamarca.

A menos de cinco meses de asumir el poder, el presidente Ollanta Humala cambió sorpresivamente su gabinete ministerial. El ex jefe del Consejo de Ministros, Salomón Lerner, quien encabezaba un gabinete de concertación, con presencia empresarial y de la tecnocracia neoliberal en el manejo económico y de la izquierda en las áreas sociales, renunció en medio de la crisis originada por las protestas campesinas en la región de Cajamarca contra un proyecto minero a tajo abierto rechazado por sus consecuencias ambientales. Lerner ha sido sustituido por el coronel en retiro Oscar Valdés, quien se venía desempeñando como ministro del Interior y que durante la crisis de Cajamarca emergió como propulsor de una respuesta más dura contra las protestas. Con Lerner se van nueve de los 18 ministros : los de Defensa, Justicia, Energía y Minas, Ambiente, Agricultura, Trabajo, Mujer, Producción y Cultura. Y Valdés ha dejado la cartera de Interior para asumir la presidencia del gabinete.

La renuncia de Salomón Lerner, un empresario que fue jefe de la campaña de Humala y con buena llegada al empresariado y también a la izquierda y que encarnaba la propuesta de un gobierno de concertación, habría sido precipitada por discrepancias en el manejo de la protesta campesina de Cajamarca. Humala declaró el estado de emergencia en esa zona del país en momentos en que su entonces primer ministro se encontraba en esa región negociando con los huelguistas. Unos días después, Lerner presentó su renuncia. Fue precisamente el coronel en retiro Oscar Valdés, entonces ministro del Interior, uno de los principales impulsores de la declaratoria del estado de emergencia en Cajamarca y fue quien ordenó la arbitraria detención de los dirigentes de la protesta campesina.

Oscar Valdés es un personaje nuevo en la política, a la que ingresó de la mano de Humala. El coronel retirado Valdés y el comandante en retiro Humala se conocieron en el ejército, cuando el actual presidente era cadete de la escuela militar y Valdés su instructor. Su nombramiento como nuevo jefe del gabinete ha desatado la polémica sobre un probable giro a la derecha y una posible militarización del gobierno. “La posibilidad de un giro a la derecha y un avance del militarismo están presentes, pero hasta el momento ninguna de las dos posibilidades define realmente la situación”, señala Mirko Lauer, analista político y columnista del diario La República. El historiador y analista político Antonio Zapata es más enfático sobre el riesgo autoritario : “El autoritarismo parece estar llegando. Lo más probable es que sea un autoritarismo de derecha”. El sociólogo Sinesio López, asesor del gobierno y que renunció luego de la salida de Lerner, ha advertido que Humala está perdiendo el apoyo de la izquierda y del centro para gobernar con la derecha y las fuerzas armadas. El ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006), aliado de Humala, se ha sumado a los cuestionamientos al nombramiento de Valdés y a las advertencias de un riesgo de militarización y se ha distanciado del gobierno retirando su participación en el Ejecutivo, en el que tenía los ministerios de Defensa y Trabajo, aunque anunció que su partido “seguirá apoyando la gobernabilidad en el Congreso”.

“No soy autoritario como me pintan”, se ha defendido Valdés en sus primeras declaraciones como jefe del gabinete ministerial. Pero el ex coronel agregó : “Lo que sí me gusta es la disciplina”. Preguntado sobre la orientación política que tendría su gabinete, ha dicho que “el gobierno no es de izquierda ni de derecha” y que “entrar en discusiones ideológicas nos hace perder mucho tiempo”. Anunció un gabinete “técnico y no político”. Sobre la crisis en Cajamarca, prometió un peritaje internacional sobre el impacto ambiental que tendría el cuestionado proyecto minero en esa región para definir su continuidad o no según los resultados de ese peritaje y ofreció reabrir el diálogo. El ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, que tiene el respaldo de los grupos empresariales, es uno de los que se mantienen en el cargo. Su permanencia ratifica la continuidad de un manejo económico ortodoxo, por el que Humala ha apostado junto con el reforzamiento de los programas sociales para los sectores de mayor pobreza.

Salen varios de los ministros más identificados con el ala de izquierda del gobierno, aunque otros se quedan. Entre los que se van están la titular de la Mujer, Aída García Naranjo, dirigente del Partido Socialista, y Ricardo Giesecke, ministro de Ambiente, que se había sumado a las críticas por el impacto ambiental que tendría el proyecto minero en Cajamarca. Se queda el canciller Rafael Roncagliolo, que lleva adelante una política de acercamiento a los países de la región.

Página 12. Desde Lima, 13 de diciembre de 2011.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id