recherche

Accueil > Notre Amérique > Réflexions > Espistemologías del Sur en Las Américas

28 février 2018

Espistemologías del Sur en Las Américas

La nueva tesis once de Boaventura

par Alcira Argumedo*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

En un reciente artículo (« La nueva tesis once », El Correo de la Diaspora. París, 22/2/2018 en español, francés e inglés), Boaventura propone reformular la tesis once de Marx acerca de los filósofos que sólo interpretan el mundo, señalando que « no es verdad que los filósofos se hayan dedicado a contemplar el mundo, sin que su reflexión haya tenido algún impacto en la transformación del mundo ». Por el contrario, desde los inicios de la modernidad occidental a principios del siglo XVI « las interpretaciones del mundo dominantes en una época dada son las que legitiman, posibilitan o facilitan las transformaciones sociales llevadas a cabo por las clases o grupos dominantes ».

Tomando otra afirmación de Marx –la cultura dominante de una época es la cultura de las clases dominantes– ubicamos el centro del problema : la cultura dominante en el Occidente central, desde los inicios de su expansión oceánica y la llegada al continente que llamaron América. En los tres siglos siguientes, con el sometimiento de China y otros países asiáticos menores hacia 1848, más la penetración en el continente africano desde 1870, lograría someter bajo sus dominios coloniales o neocoloniales a casi el 80% de la población mundial.

Esos pueblos serían considerados salvajes y golpeados por masacres, expoliación y genocidios : en el primer siglo de la conquista murió el 90% de la población originaria de Nuestra América y « El corazón de las tinieblas » de Joseph Conrad [« Heart of Darkness »], da cuenta de su accionar en el Congo. Los patrimonios culturales ancestrales fueron arrasados y despreciados, como manifestación de la barbarie frente a la verdadera civilización, ignorando conocimientos y saberes en muchos casos más avanzados que los de Europa en la misma época. Los Mayas tenían una concepción del Universo en la que el centro es el Sol y la Tierra un planeta que gira a su alrededor : una « revolución copernicana » 1 600 años antes que Occidente. En el XIII, los médicos africanos de la Universidad de Timbuctu en el Imperio Mandinga de Mali, realizaban operaciones con anestesia, que recién fue « inventada » en Europa a mediados del XIX.

Para detectar las claves de ese espíritu invasor, destructivo y racista de la cultura occidental dominante, es preciso remontarse a sus raíces ; a las invasiones bárbaras contra el Imperio Romano : germanos ; visigodos y ostrogodos ; alamanes ; francos ; anglos ; sajones ; suevos, burgundios, lombardos. Fueron las hordas invasoras más sangrientas y depredadoras de la historia y las que más tiempo tardaron en incorporar una cultura elaborada : baste compararlos con la lucidez de Gengis Khan y sus tártaros al dominar el imperio chino. Durante ocho siglos, entre el V y el XIII, sumieron a Europa en una profunda oscuridad, mientras se desplegaban civilizaciones y culturas en Asia, en África y en nuestro continente : son las raíces de lo que Boaventura llamará « Epistemologías del Sur ».

Cuando en el XIII la reconquista española se apodera de Sevilla y Toledo, gracias a las bibliotecas islámicas y a sus filósofos, los europeos se enteran de la existencia de Aristóteles (384- 322 a.C) y poco a poco van a considerar a la antigua Grecia como madre de su propia cultura. De ellos tomarán dos fundamentos que signan desde entonces la cultura occidental dominante. Aristóteles considera que los distintos tipos de almas corresponden a distintos tipos de seres vivos y distingue tres funciones fundamentales del alma :

  • a) la función vegetativa : es la potencia nutritiva y reproductiva, propia de todos los seres y la única que tienen las plantas ;
  • b) a la anterior se agrega la función sensitiva que comprende, además, la sensibilidad y el movimiento y es propia de los animales y los hombres : en este nivel sitúa a los siervos por naturaleza ;
  • c) en el nivel superior, se suma la función intelectiva, la razón, propia de los seres integralmente humanos.

En su Política señala : « La naturaleza, teniendo en cuenta la necesidad de la conservación, ha creado a unos seres para mandar y a otros para obedecer. Ha querido que el ser dotado de razón y de previsión mande como dueño, así como también que el ser capaz por sus facultades corporales de ejecutar las órdenes, obedezca como esclavo, y de esta suerte el interés del señor y el del esclavo se confunden ». En la ejemplar democracia griega, los hijos de hombres libres recibían la « paideia » [Paideía]y participarán del Ágora ; pero como los cálculos indicaban que era más barato capturar a un esclavo crecido, que alimentar al hijo de un esclavo mientras crecía, simplemente los mataban al nacer : democracia y esclavitud carecían de contradicciones entre sí. Hasta mitad del siglo XIX –2 200 años después– tampoco serán contradictorios entre sí en la democracia de Estados Unidos de América o en las democracias europeas con respecto a sus colonias.

Con esta concepción, la bula papal « Dum Diversas » emitida el 18 de junio de 1452 por el Papa Nicolás V y dirigida al rey Alfonso V de Portugal, lo autorizaba a conquistar a sus enemigos sarracenos y a los africanos negros paganos –que carecían de alma– y someterlos a una esclavitud indefinida : en el siglo XX, el Papa Juan Pablo II besó el suelo africano y pidió perdón. Cuando llegan a América, a los pueblos originarios le otorgan el privilegio de reconocerles un alma ; podrían ser evangelizados pero eran « faltos de razón », equivalentes a « los siervos por naturaleza » de Aristóteles : fueron encomendados como servidumbre, aunque en mejores condiciones que los africanos. En el XXI, también el Papa Francisco pidió perdón a los indígenas en su visita a Bolivia. Durante la Reforma, los protestantes cuestionaron todos los postulados de la Iglesia Católica, menos que lo negros no tenían alma : lo cual permitió a los occidentales someter a esclavitud a millones de africanos durante cuatro siglos sin ofender a Dios.

En el XVII, este hilo conductor es retomado por el francés Rene Descartes (1596-1650), considerado el padre de la filosofía moderna, con el dualismo naturaleza-humanidad que menciona Boaventura, remarcando la existencia de esos seres que « por estar tan cerca del mundo natural, no podían considerarse plenamente humanos ». Mirada que, con referencia a los pueblos americanos y africanos, también se encuentra en « Lo bello y lo sublime » de Immanuel Kant en el XVIII y en « Lecciones sobre la Filosofía de la Historia Universal » de Hegel a comienzos del XIX. Por su parte Friedrich Ratzel (1844-1904) hace su aporte en la segunda mitad del XIX, con la teoría del Lebensraum [Teoría del espacio vital] : el derecho de las razas superiores de apropiarse de los territorios (y riquezas) de las razas inferiores, para desarrollar en ellas la civilización. Esta teoría fue adoptada por Adolf Hitler en el XX, para perseguir a judíos o expandirse hacia el este contra los eslavos inferiores ; y en el XXI la encontramos en Argentina, como fundamento implícito de las corporaciones mineras o petroleras y los agro-negocios, con el acoso a los mapuches en el sur y los desmontes de los Peña Braun en detrimento de los wichis en [la Provincia de] Salta. También puede mencionarse al inglés Joe Lewis, por la apropiación del lago Escondido para exclusivo uso personal y de sus selectos amigos.

Esta historia tuvo un corte radical entre el fin de la Segunda Guerra y comienzos de la década de 1970, con la Revolución del Tercer Mundo : ese 80% de la población mundial sometida a dominios coloniales o neocoloniales durante varios siglos, protagoniza los procesos de descolonización, los movimientos de liberación nacional y las revoluciones en Asia, África y América Latina. Fueron acompañados de un movimiento intelectual que reivindica el carácter integralmente humano de todos los seres humanos y la dignidad de sus identidades étnico-culturales, de sus valores, cosmovisiones y conocimientos ancestrales ; y llegaría a conmover a Jean Paul Sartre, Simone de Bouvoir o Herbert Marcuse, al Mayo francés o al movimiento negro usamericano ; dando un fuerte impulso a la liberación femenina. La derrota de gran parte de estas experiencias, la imposición de dictaduras militares con terrorismo de Estado, el asesinato de líderes, la cooptación de conciencias y otros mecanismos de restauración conservadora, que lograron imponerse desde los setenta, al margen de algunos avances y retrocesos en estas décadas, no lograrían sin embargo, destruir esos « saberes sojuzgados », que son las raíces y potencialidades de las Espistemologías del Sur.

En Nuestra América, que en su historia de más de 10.000 años según registros rupestres, sólo durante 500 han tenido un contacto traumático con la cultura occidental dominante, las culturas precolombinas poseen ricas concepciones como punto de partida en la búsqueda de respuestas ante la actual crisis civilizatoria mundial, cuyas tendencias son catastróficas : descomunal crisis social ; crisis económica de sobreproducción por crisis de demanda ; crisis político-militar entre potencias por recursos y áreas estratégicas ; revolución tecnológica que habilita una reconversión salvaje en las diversas áreas de actividad ; y crisis ambiental que pone en riesgo la vida en el planeta. Los pueblos precolombinos, estratificados como los mesoamericanos y andinos o igualitarios como los tupí guaraníes, arawacs, mapuches o wichis, eran « sociedades de amparo » y garantizaban el bienestar de todos sus integrantes : en sus lenguas no existía la palabra « pobre ». Con valores profundamente comunitarios, de cooperación, solidaridad y reciprocidad, no concebían la idea de individuos egoístas y competitivos que sólo se guían por su propio interés ; ni hubieran avalado esa reforma previsional.

A diferencia de la ciencia occidental, que considera con Descartes a la naturaleza como exterior a los seres humanos y buscan conocerla a fin de dominarla o explotarla ; para nuestros pueblos originarios los seres humanos pertenecen a la naturaleza y deben mantener con ella relaciones armónicas y no depredadoras. En estas tierras, hasta la llegada de los occidentales, no existieron las pestes y hambrunas que azotaran a Europa en el XIV, con la muerte de un 30% de la población en varias regiones.

Concepciones que tomaron de sus tropas nuestros héroes de la Independencia –Alexander Petión, José de San Martín, Manuel Belgrano, José Gervasio Artigas, Miguel Hidalgo y José María Morelos, Simon Bolívar, entre tantos más– y, a pesar de sus derrotas, formularon las ideas más avanzadas de la época, considerando humanos a todos los seres humanos. En 1815 Artigas elimina la esclavitud y la servidumbre indígena reconociendo, en su visión de la democracia, a estas « castas inferiores » como ciudadanos plenos. Estados Unidos de América deroga la esclavitud en 1865 y los negros recién fueron ciudadanos plenos en 1965. Raíces que dan cuenta de la riqueza potencial de nuestras Epistemologías del Sur, en contraste con la cultura occidental dominante, para formular alternativas ante la crisis mundial.

Alcira Argumedo para Página 12.

Título original : La nueva tesis once de Boaventura

*Alcira Susana Argumedo argentina nacida en Rosario, provincia de Santa Fe. Es socióloga, política y docente universitaria. Fue electa como diputada nacional en 2009 y reelecta para el mismo cargo en 2013. Su mandato finalizó el 10 de diciembre de 2017.

El Correo de la Diaspora. París, 28 de febrero de 2018

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id