recherche

Portada del sitio > Reflexiones y trabajos > Alastair Crooke:« Ilusiones occidentales de superioridad. ¿Y qué es lo (...)

26 de julio de 2022

Alastair Crooke:
« Ilusiones occidentales de superioridad. ¿Y qué es lo siguiente? »

por Alastair Crooke*

 

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

En enero de 2013, el presidente Xi Jinping pronunció un discurso ante los miembros del Comité Central del Partido Comunista Chino. Su discurso ofreció una visión de nuestro mundo tal y como es, y en segundo lugar, aunque su análisis se centró firmemente en las causas de la implosión Soviética, la exposición de Xi tenía claramente un significado más amplio. Sí, también se dirige a nosotros – a la construcción occidental -.

Immanuel Wallerstein ya advirtió, en 1991, contra la « falsa conciencia » occidental del triunfo de la Guerra Fría: Porque, como señala Wallerstein, el colapso Soviético no fue la desaparición sólo del leninismo. Fue más bien el « principio del fin » de los dos polos de la gran antinomia ideológica: El de « el Americano Century-Siglo Estadounidense, y con Dios de nuestra parte » de la construir por una parte, y la de las leninistas, igualmente universalistas, escatologías, por el otro ».

Dado que ambas estaban tejidas con la misma tela ideológica universalista -es decir, cada una definiendo (y co-constituyendo) a la « otra » - la pérdida de su enemigo maniqueo condujo a una serie de estructuras geopolíticas de la Guerra Fría que se deshilacharon - ya que la ideología solitaria predominante carecía de cualquier explicación satisfactoria para su dominio, objetivos y propósitos mundiales- ausente el « enemigo » co-constituyente (es decir, el comunismo).

En su discurso, Xi atribuyó la desintegración de la Unión Soviética al « nihilismo ideológico »: Las capas dirigentes, afirmó Xi, habían dejado de creer en las ventajas y el valor de su « sistema », pero al carecer de otras coordenadas ideológicas en las que situar su pensamiento, las élites se deslizaron hacia el nihilismo.

« ¿Por qué se desintegró la Unión Soviética? ¿Por qué se desintegró el Partido Comunista de la Unión Soviética? Una razón importante es que, en el ámbito ideológico, la competencia es feroz [y necesaria, podría haber añadido Xi]. Repudiar por completo la experiencia histórica de la Unión Soviética, repudiar la historia del PCUS, repudiar a Lenin, repudiar a Stalin, era sembrar el caos en la ideología soviética y practicar el nihilismo histórico », dijo Xi. )]

¿Les suena? ¿Como que los estadounidenses repudien la historia de EE.UU. como « la historia del Hombre Blanco » ? ¿Como despreciar a los antiguos líderes de Estados Unidos como « propietarios de esclavos »? ¿Como despreciar a los padres fundadores y derribar sus estatuas?

« Una vez que el Partido pierde el control de la ideología - argumentó Xi - una vez que no consigue dar una explicación satisfactoria de su propio gobierno, objetivos y propósitos, se disuelve en un partido de individuos vagamente conectados y vinculados sólo por objetivos personales de enriquecimiento y de poder », (Xi de nuevo). El Partido es entonces tomado por el « nihilismo ideológico ».

Sin embargo, este no fue el peor resultado. El peor resultado - señaló Xi - fue que el país había sido tomado por personas sin ideología alguna, pero con un deseo totalmente cínico e interesado de gobernar.

Este es el punto de Wallenstein: El « triunfalismo prematuro » de la Guerra Fría – paradójicamente - ha hecho que el Maniqueísmo ideológico sobre el que funcionaba la modernidad posterior a la Ilustración sea mucho más difícil de sostener. Como una forma de universalismo - el liberalismo - eliminó toda competencia por la hegemonía, paradójicamente al hacerlo, la consecuencia ha sido levantar una niebla mental de la ideología, permitiendo el retorno de la particularidad, el arraigo y la civilización.

Este proceso ha estado en marcha durante décadas, refundiendo la política en todo el mundo y reviviendo tradiciones, pueblos y formas de vida diferentes. Sólo en Estados Unidos, en la esfera anglosajona y entre los rusófobos europeos, la clase dirigente ha seguido resistiendo a estos cambios, utilizando importantes recursos para insistir (ahora de forma totalmente cínica) en imponer el « orden » liberal.

Este es, pues, el quid de la revolución Xi-Putin: Levantar la niebla y las anteojeras de la ideología, para permitir el retorno a un concierto de estados civilizados y autónomos.

Así, « Salvar a Ucrania » ha aparecido para convertirse en la última « señal de virtud » en pos del Siglo Americano; llevando ahora una cara « woke », diseñada para proyectar a los Estados Unidos como una « policía » moral internacional, haciendo cumplir las doctrinas woke, más que como una gran potencia convencional. (De ahí que el símbolo de apoyo a Ucrania comprenda la bandera transgénero, adornada con la palabra « paz »).

La guerra de Ucrania, inadvertidamente, se ha convertido en un icono de una lucha mayor. Ucrania es un símbolo de dos formas entrelazadas de ver el mundo. Y, a nivel literal, se erige como el punto de apoyo de los pasos y contrapasos en el Gran Juego estratégico de MacKinder que se está elaborando.

Sin embargo, la importancia de la guerra de Ucrania remonta al Siglo V, cuando los « bárbaros » francos, imbuidos posteriormente de la ética del Antiguo Testamento de un elegido divino, y a los que el mundo estaba destinado a ser « entregado » mediante la aniquilación de los que se resistían a la voluntad divina, invadieron Europa occidental. Esto llevó a la Vieja Roma a su fin (en el año 410) y, en última instancia, dio lugar al Imperio Carolingio (Reich).

Olvídese de Napoleón como raíz de la rusofobia europea. Los ideólogos carolingios, para consolidar su poder, lanzaron cínicamente una brutal guerra cultural contra la civilización que se había extendido desde China y el Tíbet en el norte, hasta Mesopotamia y Egipto en el sur, y que también tenía raíces en la cuenca mediterránea.

La Europa moderna, es decir, el « Occidente », es un producto de la civilización Franca y se construyó entre las ruinas y la sangre de la civilización anterior. Los Francos tardaron siglos en desarraigar por completo las civilizaciones romanas (ortodoxas) del sur de Europa y sustituirse a sí mismos como los « nuevos romanos ». Esta última se inclina así hacia el judeo-cristianismo, como la ortodoxia se inclina hacia los impulsos anteriores.

Aunque la ortodoxia tradicional rusa todavía está en proceso de reconstitución, es lo suficientemente poderosa como para hacer inútil cualquier intento de someter a Rusia al mundo neo-franquista. El punto aquí es que entender la guerra de Ucrania en el contexto de la interacción de doble hélice del tradicionalismo intrínseco y la ideología literal extrínseca, es tanto entender lo que Putin quiere decir cuando se refiere al nazismo, como entender por qué Rusia ve la historia como un continuo de hostilidad a la civilización rusa - que se extiende desde el Gran Cisma (1054), a través de las dos guerras mundiales, hasta el cisma de hoy pivotando alrededor de Ucrania.

Pero volviendo a la actualidad, y a la geopolítica, y a lo que se viene...

En primer lugar, el Gran Juego. La liberación de la costa ucraniana del Mar Negro, incluyendo Mariupol y Kherson, fue un enorme logro estratégico del « Gran Juego », ya que, como lo explica perspicazmente MK Bhadrakumar, asegurar el Estrecho de Kerch garantiza el tránsito marítimo desde el Mar Negro hasta Moscú y San Petersburgo, además de proporcionar la ruta marítima estratégica entre el Mar Caspio (a través del Canal Volga-Don) y el Mar Negro y el Mediterráneo.

El punto de vista general es que el río Volga no sólo conecta el Mar Caspio con el Mar Báltico, sino que también se enlaza con la Ruta Marítima del Norte (Ártica) (a través de la vía fluvial Volga-Báltico). Basta con decir que Rusia se ha hecho con el control de un sistema integrado de vías navegables que conecta el Mar Negro con el Mar Caspio y, de ahí, con el Báltico, y que también conecta con la Ruta Marítima del Norte (que es una vía marítima de 4 800 km de longitud que une el Atlántico con el Océano Pacífico, pasando por las costas rusas de Siberia y del Lejano Oriente).

La inexorable lógica estratégica de estos movimientos es que Odesa debe estar en la agenda estratégica de Rusia, ya que es el centro que abre el sistema de vías navegables del Danubio que une a Rusia con Europa central. La distancia entre Odesa y el Delta del Danubio es de aproximadamente 200 km.

A continuación, la Cumbre de Teherán-el Gran Juego de Moscú. La anterior Cumbre del Caspio (29 de junio), tras haber asegurado el Caspio contra la entrada de buques de la OTAN, abrió el camino en la Cumbre de Teherán (19 de julio) para una importante mejora del corredor Norte-Sur, que unirá el puerto de San Petersburgo en el norte, a través del puerto iraní de Bandar Abbas en el Golfo, con Bombay.

Si la jugada del Gran Juego de Moscú parece excesivamente centrada en las conexiones fluviales, nos estaríamos perdiendo la segunda parte de la historia.

La segunda mitad es una estrategia de red de « corredores y oleoductos » que atraviesa Irán, Asia Occidental y Central, India y China. De esto tratan los grandes contratos firmados en Teherán (40 000 millones de dólares con Gazprom y 30 000 millones con Turquía): La energía rusa alimenta a China; el desarrollo del yacimiento iraní el de South Pars alimentará a India con energía de bajo coste; y Turquía se convertirá en un estado de tránsito energético clave.

Naturalmente, Estados Unidos está ocupado en obstruir este movimiento del Gran Juego, con el jefe de la CIA viajando a Kazajistán, y la UE tratando de cortejar a Azerbaiyán.

¿Qué más? Desde hace algún tiempo, Moscú ha estado poniendo en marcha una arquitectura de seguridad para Asia Occidental. Los BRICS y la OCS están ganando peso potencial; el equipo de Lavrov ha estado trabajando duro en el Golfo; y la Cumbre de Teherán dio un gran paso adelante en este proyecto más amplio.

Parece que pronto podremos esperar que Moscú tenga a todos sus « patos alineados » para presentar a Tel Aviv una propuesta: Digamos que Moscú propone un « Protocolo de Minsk» en Oriente Medio y le dice a Israel que este Acuerdo representa el único camino para evitar una guerra en varios frentes con Irán. ¿Funcionará? ¿Puede Israel hacer la transición? Eso es problemático. Netanyahu ha empujado a Israel hacia una postura ideológica de extrema derecha. Israel se encuentra ahora en el lado equivocado del paradigma de Oriente Medio.

Paralelamente al conflicto iraní-israelí, es posible que también se vislumbre un « Minsk » sirio, a medida que se relaja la atención de Moscú sobre Ucrania. También Rusia está ampliando suavemente el movimiento hacia un nuevo sistema de comercio basado en productos básicos para los países no occidentales.

Reuters informó el lunes (18 de julio) de que Rusia está solicitando a algunos importadores indios el pago en Dírham de los Emiratos Árabes Unidos por su comercio de petróleo. Una factura a la que tuvo acceso Reuters mostraba que dichos pagos deben realizarse a Gazprombank a través de su banco corresponsal en Dubai, Mashreq Bank. En la cumbre de Teherán se estrecharon los lazos entre Irán y Rusia y se acordó un sistema de compensación financiera conjunto.

Podemos esperar más de esto: El ritmo se está acelerando. El comercio del oro y de materias primas, así como algunos servicios financieros como los seguros de buques y de mercancías, podrían trasladarse de Europa a la región (para no volver jamás), y tal vez se establezca en el futuro un servicio de comercio de futuros de referencia en los Urales. El objetivo es liberar a los mercados de materias primas de las garras occidentales, mediante la manipulación de los mercados de materias primas en papel y el comercio de opciones.

En cuanto a Europa, la « retribución del gas » por parte de Moscú por las sanciones impuestas está impulsando a la UE a « autolesionarse », imitando el mismo libreto de jugadas económicas con respecto a los suministros de gas ruso, que Alemania empleó con respecto a sus depósitos de carbón barato. Este hecho se produjo después de que Francia, en 1923, se apoderara del Ruhr (como pena por el impago de las reparaciones). Situada en el oeste del país, la región del Ruhr era el corazón industrial de Alemania, sede de la mayor parte de su producción de carbón y acero. Alemania (que tenía que hacer frente a los grandes pagos de las reparaciones) estaba decidida a subvencionar su base industrial y a financiar sus desmembradas líneas de suministro de armas para rearmarse, pero ante el secuestro del suministro de energía barata, el gobierno de Weimar se dedicó a imprimir dinero. Lo que Alemania « consiguió » fue la hiperinflación y la ruptura de las líneas de suministro, agravando la inflación. Bruselas parece dispuesta a seguir este mismo libreto de jugadas.

Lo extraordinario aquí es que Europa asumió esta laguna, en un exceso de entusiasmo por « salvar a Ucrania ». La protesta pública en Europa ha comenzado, y es probable que siga creciendo. A la luz de la enorme oscilación del péndulo por parte de Europa desde la adhesión a cierta apariencia de autonomía estratégica -sólo para abandonarse a la influencia de Washington y de la OTAN-, el péndulo probablemente volverá a oscilar, a medida que la recesión y las subidas de precios se hagan sentir.

El Estado Profundo Europeo se esforzará por mantener la línea, pero se abrirá una línea de fractura en Europa entre los Estados que no se atreven a alejarse del « Tío Sam » (como Polonia), y los que están decididos a alejarse y a comprometerse con Rusia. Estas tensiones podrían fracturar la UE.

Se necesitará una larga catarsis para purgar a Europa de sus ilusiones de superioridad -tal y como las perciben los no occidentales-, sobre todo porque su pretensión de un linaje derivado de la antigua Roma o (aún menos) de la antigua Grecia es más propaganda que verdad. La « civilización » y los valores contemporáneos de la UE no guardan ninguna relación con el mundo presocrático. La Europa Moderna – Occidente - es más bien el producto de la civilización Franca y Carolingia.

No obstante, es posible que Moscú acabe ofreciendo a la parte europea un « protocolo de Minsk ». Sin embargo, es probable que eso esté muy lejos.

Alastair Crooke* para Strategic Culture Fondation

Original : « llusions of Superiority. What’s Next? ». July 25, 2022.

Strategic Culture Fondation, 25 de julio de 2022

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducido del inglés para El Correo de la Diaspora por : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 25 de julio de 2022

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id