recherche

Accueil > Réflexions et travaux > No hay escapatoria de nuestro mundo tecno-feudal

24 janvier 2021

No hay escapatoria de nuestro mundo tecno-feudal

Cómo el Consenso de Washington terminó convirtiéndose en el Consenso de Silicon Valley.

par Pepe Escobar *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

La economía política de la era digital sigue siendo prácticamente terra incognita. En Techno-Feudalism, publicado hace tres meses en Francia (aún sin traducción al español), Cedric Durand, un economista de la Sorbona, brinda un servicio público global crucial mientras examina la nueva Matriz que controla todas nuestras vidas.

Durand coloca la era digital en el contexto más amplio de la evolución histórica del capitalismo para mostrar cómo el consenso de Washington terminó volviéndose consenso de la Silicon Valley. En un giro encantador, marca la nueva arboleda como la « ideología californiana ».

Estamos lejos de Jefferson Airplane y los Beach Boys ; se parece más a la « destrucción creativa » de Schumpeter con esteroides, completada con « reformas estructurales » al estilo del FMI que enfatizan la « flexibilización » del trabajo y la mercantilización/financiarización total de la vida cotidiana.

Desde el principio la era digital se asoció de manera crucial con la ideología de la derecha. La incubación fue proporcionada por Progress and Freedom Foundation (PFF), activa desde 1993 hasta 2010 y convenientemente financiada, entre otros, por Microsoft, At & T, Disney, Sony, Oracle, Google y Yahoo. En 1994, PFF celebró una conferencia innovadora en Atlanta que finalmente condujo a una Carta Magna seminal : literalmente, el ciberespacio y el sueño americano : una Carta Magna para la era del conocimiento, publicada en 1996, durante el primer mandato de Clinton.

No es por casualidad que se fundó la revista Wired, al igual que PFF, en 1993, convirtiéndose instantáneamente en el órgano principal de la « ideología californiana ».

Entre los autores de la Carta Magna encontramos al futurista Alvin « Future Shock » Toffler y al ex consejero científico de Reagan, George Keyworth. Antes que nadie, ya estaban conceptualizando cómo « el ciberespacio es un entorno bioelectrónico que es literalmente universal ». Su Carta Magna fue la hoja de ruta privilegiada para explorar la nueva frontera.

Esos héroes randianos

Tampoco fue por casualidad que el gurú intelectual de la nueva frontera fuese Ayn Rand y su dicotomía bastante primitiva entre « pioneros » y mafia. Rand declaró que el egoísmo es bueno, el altruismo es malo y la empatía es irracional.

En cuanto a los nuevos derechos de propiedad del nuevo Eldorado, todo el poder debería ser ejercido por los « pioneros » de la Silicon Valley, un grupo de Narcisista enamorado de su imagen reflejada como héroes randianos superiores. En nombre de la innovación, se les debería permitir destruir cualquier regla establecida, en un alboroto schumpeteriano de « destrucción creativa ».

Eso ha llevado a nuestro entorno actual, donde Google, Facebook, Uber y compañía, pueden traspasar cualquier marco legal, imponiendo sus innovaciones como un hecho consumado.

Durand va al corazón del asunto cuando se trata de la verdadera naturaleza de la « dominación digital » : el liderazgo estadounidense nunca se realizó debido a las fuerzas espontáneas del mercado.

Al contrario. La historia de la Silicon Valley depende absolutamente de la intervención estatal, especialmente a través del complejo militaro-industrial y el complejo aeroespacial. El Centro de Investigación Ames, uno de los mejores laboratorios de la NASA, se encuentra en Mountain View. Stanford siempre recibió jugosos contratos de investigación militar. Durante la Segunda Guerra Mundial, Hewlett Packard, por ejemplo, floreció gracias a que sus dispositivos electrónicos se utilizaban para fabricar radares. A lo largo de la década de 1960, el ejército de Estados Unidos compró la mayor parte de la producción de semiconductores aún incipiente.

The Rise of Data Capital, un informe del MIT Technological Review de 2016 elaborado « en asociación » con Oracle, mostró cómo las redes digitales abren el acceso a un nuevo subsuelo virgen y lleno de recursos : « Aquellos que llegan primero y toman el control, obtienen los recursos buscados » - en forma de datos.

Entonces, todo, desde imágenes de videovigilancia y banca electrónica hasta muestras de ADN y boletos de supermercado, implica alguna forma de apropiación territorial. Aquí vemos en todo su esplendor la lógica extractivista incorporada en el desarrollo de Big Data.

Durand nos da el ejemplo de Android para ilustrar la lógica extractivista en acción. Google hizo que Android fuera gratuito para todos los teléfonos inteligentes, por lo que adquiriría una posición estratégica en el mercado, superando el ecosistema de Apple y convirtiéndose así en el punto de entrada de Internet predeterminado para prácticamente todo el planeta. Así es como se construye un imperio inmobiliario online de facto, inmensamente valioso.

El punto clave es que cualquiera que sea el negocio original (Google, Amazon, Uber), las estrategias de conquista del ciberespacio apuntan al mismo objetivo : tomar el control de los « espacios de observación y captura de datos ».

Acerca del sistema de crédito chino ...

Durand ofrece un análisis finamente equilibrado del sistema de crédito chino - un sistema híbrido público/privado lanzado en 2013 durante el 3° asamblea plenaria del 18° Congreso del PCC, bajo el lema « valorizar la sinceridad y sancionar la falta de sinceridad ».

Para el Consejo de Estado, máxima autoridad gubernamental en China, lo que realmente importaba era fomentar comportamientos considerados responsables en los ámbitos financiero, económico y sociopolítico, y sancionar lo que no lo es. Se trata de confianza. Pekin lo define como « un método para perfeccionar el sistema de economía de mercado socialista que mejora la gobernanza social ».

El término chino - shehui xinyong - está totalmente perdido en la traducción en Occidente. Mucho más complejo que el « crédito social », se trata más de « confiabilidad », en el sentido de integridad. En lugar de las acusaciones preferidas de los occidentales de ser un sistema orwelliano, las prioridades incluyen la lucha contra el fraude y la corrupción a nivel nacional, regional y local, violaciones de las reglas ambientales, falta de respeto a las normas de seguridad alimentaria.

La gestión cibernética de la vida social se está discutiendo seriamente en China desde la década de 1980. De hecho, desde la década de 1940, como vemos en el Pequeño Libro Rojo de Mao. Podría verse como inspirado por el principio maoísta de las « líneas de masas », como en « empezar con las masas para volver a las masas : amasar las ideas de las masas (que están dispersas, no sistemáticas), concentrarlas (en ideas generales y sistemáticas), luego volver a las masas para difundirlas y explicarlas, asegurarse de que las masas las asimilen y plasmen en la acción, y verificar en la acción de las masas la pertinencia de estas ideas. »

El análisis de Durand va un paso más allá de The Age of Surveillance Capitalism de Soshana Zuboff cuando finalmente llega al núcleo de su tesis, mostrando cómo las plataformas digitales se convierten en « feudos » : viven y se benefician de su vasto « territorio digital » poblado de datos, incluso cuando mantienen el poder sobre sus servicios, que se consideran indispensables.

Y al igual que en el feudalismo, los feudos dominan el territorio al unir siervos. Los amos se ganaban la vida aprovechando el poder social derivado de la explotación de su dominio, y eso implicaba un poder ilimitado sobre los siervos.

Todo eso explica una concentración total. El incondicional de la Silicon Valley, Peter Thiel, siempre ha enfatizado que el objetivo del emprendedor digital es exactamente evitar la competencia. Como lo dijo en « Crashed : How a Decade of Financial Crises Changed the World », Thiel declaró : « El capitalismo y la competencia son antagónicos. La competencia es para perdedores ».

Así que ahora nos enfrentamos no a un mero choque entre el capitalismo de la Silicon Valley y el capital financiero, sino en realidad a un nuevo modo de producción : una supervivencia turbocapitalista como capitalismo rentista, donde los gigantes de la Silicon Valley toman el lugar de las empresas, y también del Estado. Esa es la opción « tecno-feudal », tal como la define Durand.

Blake se cruza con Burroughs

El libro de Durand es extremadamente relevante para mostrar cómo la crítica teórica y política de la era digital está aún enrarecida. No hay una cartografía precisa de todos esos dudosos circuitos de extracción de ingresos. No hay ningún análisis de cómo se benefician del casino financiero, especialmente los mega fondos de inversión que facilitan la hiperconcentración. O cómo se benefician de la explotación extrema de los trabajadores en la gigantesca economía.

La concentración total de la gleba digital conduce a un escenario, como recuerda Durand, ya soñado por Stuart Mill, en el que cada tierra de un país pertenecía a un solo amo. Nuestra dependencia generalizada de los maestros digitales parece ser « el futuro caníbal del liberalismo en la era de los algoritmos. »

¿Hay alguna salida posible ? La tentación es de radicarse : un cruce Blake/Burroughs. Tenemos que ampliar nuestro alcance de comprensión y dejar de confundir el mapa (como lo muestra la Carta Magna) con el territorio (nuestra percepción).

William Blake [1], en sus visiones protopsicodélicas, tenía que ver con la liberación y la subordinación, representando a una deidad autoritaria que imponía la conformidad a través de una especie de código fuente de influencia masiva. Se parece a un protoanálisis de la era digital.

William Burroughsconceptualizó el Control -una serie de manipulaciones que incluyen los medios de comunicación de masas (las redes sociales lo horrorizarían). Para romper el Control, debemos poder piratear e interrumpir sus programas principales. Burroughs mostró cómo todas las formas de Control deben ser rechazadas y derrotadas : « Las figuras de autoridad son vistas por lo que son : máscaras vacías y muertos manipulados por computadoras ».

Aquí está nuestro futuro : hackers o esclavos.

Pepe Escobar* para Asia Times

Read in english : « No escape from our techno-feudal world »

Asia Times. Hong Kong, 3 de diciembre de 2020

COMPLEMENTO DE INFORMACION :

« TECNO-FEUDALISMO, CRÍTICA DE LA ECONOMÍA DIGITAl »
Entrevista con su autor Cédric Durand

por Eduardo Febbro
Vivimos en un feudalismo propio a los tiempos modernos, muy alejado de la libertad y la equidad prometida por las nuevas tecnologías, postula este economista, profesor de La Sorbona (...) Seguir leyendo

Notes

[1Blake aborrecía la esclavitud y creía en la igualdad de géneros y razas. Varios de sus poemas y pinturas expresan una noción de humanidad universal. Conservó un interés activo por los acontecimientos sociales y políticos durante toda su vida, aunque a menudo se vio forzado a disimular el idealismo social y transformar las declaraciones políticas en alegorías místicas protestantes. Blake rechazó toda forma de autoridad impuesta : de hecho, fue acusado por asalto y por pronunciar expresiones revolucionarias o sediciosas y de traición contra el rey, en 1803 pero fue absuelto de estos cargos en las sesiones de Chichester. NDLT

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id