recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Histeria colectiva : los líderes occidentales trabajan para alterar la (...)

10 février 2021

Histeria colectiva : los líderes occidentales trabajan para alterar la definición de la realidad

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El presidente Putin en 2007 (Munich) desafió a Occidente : « Nosotros no lo hicimos. Lo hicieron ustedes ; Atacan continuamente a Rusia ; pero no nos doblegaremos ». La audiencia se rió. Ahora, hablando en Davos (virtual) este último mes, después de una ausencia de doce años en ese foro, el presidente Putin mostró un espejo a los ’influyentes’ clave de Occidente : « Vean en lo que se ha convertido en el ínterin ; Miren y preocúpense ».

No se trataba tanto de una bofetada con guante, antes del duelo para elegir armas, sino de una seria advertencia. Subyacentemente hay una advertencia de que la dinámica socioeconómica puesta en marcha por el modelo occidental a interés cero y liderado por la deuda no solo ha arrojado a franjas de la sociedad debajo del autobús económico, sino más bien, que la catástrofe socioeconómica interna está siendo ampliamente ventilada en « otros » externos. Es decir, proyectado psíquicamente al exterior, en con ansias de luchar contra demonios imaginarios.

Italia en el 400’ había experimentado tensiones psicológicas algo similares a las de hoy : los viejos ’mitos’ que se derrumbaban, los viejos lazos culturales y las fuentes de cohesión social, desencadenados por la tormenta que se avecinaba con la Reforma y la Ilustración científica. Los nuevos líderes insistieron en poner los viejos valores y el espíritu de la « continuidad » en las hogueras del auto da fé de la brillante y nueva cultura del racionalismo escéptico. Entonces, no había China a quien culpar, pero la histeria de de las brujas y de Satanás de esa época - una histeria colectiva masiva - llevó a unos diez mil europeos a ser ’cancelados’ : fueron quemados vivos por aferrarse a formas antiguas (juzgadas como negaciones de la ’Verdad’). Finalmente, la Inquisición fue instanciada para condenar y castigar la herejía.

La semana pasada, el presidente Putin señaló en Davos :

« Esta [crisis de los modelos económicos], a su vez, está provocando hoy una fuerte polarización de la opinión pública, provocando el crecimiento del populismo, el radicalismo de derecha, de izquierda y de otros extremos… Todo esto está afectando inevitablemente la naturaleza de las relaciones internacionales y no los hace más estables o predecibles. Las instituciones internacionales se debilitan, los conflictos regionales surgen uno tras otro y el sistema de seguridad mundial se deteriora (...) las diferencias conducen a una espiral descendente ».

« La situación podría tomar un giro inesperado e incontrolable, a menos que hagamos algo para evitarlo. Existe la posibilidad de que enfrentemos un colapso formidable en el desarrollo mundial, que se libraría como una guerra de todos, contra todos (...) Y los intentos de lidiar con las contradicciones mediante el nombramiento de enemigos internos y externos [como chivo expiatorio] de las negativas consecuencias demográficas de la actual crisis social y de valores, podrían resultar en que la humanidad pierda continentes enteros de civilización y cultura ».

El modelo existente, explicó Putin, parece haber invertido los ’medios y fines’ : los medios (como en el énfasis del Gran Reinicio en la instrumentación tecnológica, incluso transhumana, de la economía) parecen haber tomado primacía sobre los humanos como sus fines.

Sí, la globalización puede haber sacado a miles de millones de personas de la pobreza, pero como señala Putin, « ha provocado importantes desequilibrios en el desarrollo socioeconómico mundial, y estos son un resultado directo de la política seguida en la década de 1980, que a menudo era vulgar o dogmática » (...) Ha hecho que « la estimulación económica con métodos tradicionales, mediante un aumento de los préstamos privados, sea prácticamente imposible. La llamada flexibilización cuantitativa solo está aumentando la burbuja del valor de los activos financieros y profundizando la brecha social. La brecha cada vez mayor entre la economía real y la virtual (...) presenta una amenaza muy real y está plagada de conmociones graves e impredecibles (...) ».

« La esperanza de que sea posible reiniciar el antiguo modelo de crecimiento está relacionada con un rápido desarrollo tecnológico. De hecho, durante los últimos 20 años hemos creado una base para la llamada Cuarta Revolución Industrial basada en el amplio uso de la IA [Inteligencia Artificial] y la automatización y la robótica. Sin embargo, este proceso está dando lugar a nuevos cambios estructurales, me refiero en particular al mercado laboral. Esto significa que muchas personas podrían perder su trabajo a menos que el estado tome medidas efectivas para prevenirlo. La mayoría de estas personas pertenecen a la llamada clase media, que es la base de cualquier sociedad moderna ».

Putin señala que estos defectos, inherentes al modelo de crecimiento occidental, y el ’giro’ hacia las grandes tecnologías como salvación, no fueron causados específicamente por la pandemia. Esta última, sin embargo, ha quitado la máscara del rostro del modelo económico, y también exacerbado sus síntomas nocivos :

« La pandemia de coronavirus... que se convirtió en un serio desafío para la humanidad, solo estimuló y aceleró los cambios estructurales, cuyas condiciones se habían creado hace ya mucho tiempo. No hace falta decir que no hay paralelos directos en la historia. Sin embargo, algunos expertos –y respeto su opinión– comparan la situación actual con la de los años treinta [la Gran Depresión] ».

Putin insinúa, pero no dice explícitamente, que la pandemia, al agravar el estrés socioeconómico, ha contribuido precisamente a la histeria general (y la polarización) y a la caza de enemigos externos (es decir, como el ’virus del PCCh’).

Putin señala otro factor que contribuye :

« Los gigantes tecnológicos modernos, especialmente las empresas digitales, han comenzado a desempeñar un papel cada vez más importante en la vida de la sociedad. Mucho se está hablando de esto ahora, especialmente con respecto a los eventos que tuvieron lugar durante la campaña electoral en los Estados Unidos. No son solo gigantes económicos. En algunas áreas, compiten de facto con los Estados. Sus audiencias están formadas por miles de millones de usuarios que pasan una parte considerable de su vida en estos ecosistemas. En la opinión de estas empresas, su monopolio es óptimo para organizar procesos tecnológicos y comerciales. Tal vez sea así, pero la sociedad se pregunta si tal monopolio responde a los intereses públicos ».

Putin aquí alude a algo más preocupante : el fracaso del modelo de sistema para cumplir la promesa de prosperidad y oportunidades « para todos », y específicamente para los menos favorecidos de la sociedad. ¿No se puede decir que esta falla está directamente relacionada con el auge del totalitarismo blando tecnológico ? Dado que no se puede admitir la naturaleza sistémica de la falla, ¿es tan sorprendente entonces que se haya recurrido a la aplicación de la gran tecnología en su versión más favorable de la realidad (es decir, una que insiste en que todas las fallas sistémicas derivan, más bien, del racismo histórico y de las injusticias, y no tolerarán ninguna disidencia de esta narrativa) ?

La idea central aquí, la respuesta a la ira cívica y socioeconómica, es que una combinación de inyección monetaria sin igual, discriminación positiva radical que prioriza las identidades no blancas, más el acceso a la experiencia tecnológica oligárquica de la élite, resolverá la mayoría de los problemas de la sociedad. Esto es ideología pura. Pero, incapaces de lidiar directamente con la evidencia de fallas sistemáticas y la « manipulación » económica (que es un tema demasiado delicado), los líderes occidentales trabajan en cambio para alterar la definición de la realidad. Cuando se intenta extender una economía de fantasía imprimiendo más y más deuda, a pesar de su historia fallida, no es de extrañar que se tenga que silenciar la disidencia.

Entonces, aquellos que no abrazan la propaganda que la gran tecnología y los medios corporativos impulsan implacablemente, deben ser desplataformados y empujados a los márgenes de la sociedad. En un eco sorprendente de esa era italiana anterior de tensiones psíquicas, el New York Times ahora está pidiendo a la administración Biden que designe un « Zar de la Realidad » al que se le dará autoridad para lidiar con la « desinformación » y el « extremismo » (sombras de la Inquisición) ?

El discurso de Putin era una fulminante deconstrucción (educada, y muy medida) de donde nos encontramos - y por qué. ¿Escuchó su audiencia ? ¿Tienen algún impacto el llamamiento del presidente Putin hacia un regreso al modelo económico « clásico » ; hacia la economía real ; la creación de empleos ; un nivel de vida confortable y una educación con oportunidades para los jóvenes ?

Probablemente no, lamentablemente. Solo hay que notar la ’histeria’ europea por el rápido retorno a la absoluta ’normalidad’, a que todo sea ’tal como era antes’ y, sobre todo, a ’nuestras vacaciones de verano’. De nuevo Putin alude, pero no lo dice : la pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad, la friabilidad de la sociedad europea. Encuentra dificultades imposibles de soportar (incluso para aquellos que están bien aislados de las verdaderas dificultades, que han sido reales, pero solo para algunos : « ¡Peor que la Segunda Guerra Mundial, esta pandemia », me dijo un veterano esta mañana !). El espacio para verdaderas reformas estructurales (y urgentes) es cada vez más pequeño.

El futuro rumbo de las economías occidentales es obvio : solo hay que observar el regreso de (la ex jefa de la Fed) Janet Yellen al Tesoro de Estados Unidos ; de (la ex directora del FMI) Christine Lagarde a la BCE y (del ex director de la BCE) Mario Draghi como primer ministro en Italia, para comprender que se está llevando a cabo el ’negocio de reflación con todas sus reglas.

Y en cuanto a la cautela de Putin sobre « los intentos de lidiar con las contradicciones mediante el nombramiento de enemigos internos y externos [para tomar como chivo expiatorio] las consecuencias demográficas negativas de la actual crisis social », esto no parece más prometedor que el escenario financiero.

Recientemente, un ex funcionario anónimo del gobierno de los Estados Unidos escribió un documento de recomendaciones políticas sobre China. The Atlantic Council y Político publicaron versiones de la pieza, y estuvieron de acuerdo para mantener la identidad del autor en secreto por razones que sólo ellos saben. El Atlantic Council afirma que el anonimato era necesario debido a « la extraordinaria importancia de las ideas y recomendaciones del autor ». Sin embargo, no está claro por qué consideran que estas ideas y recomendaciones son tan extraordinarias : el documento simplemente es otro modelo más para el cambio de régimen (en este caso, un golpe contra el PCCh).

Es muy posible que la puerta a una resolución pacífica de las tensiones de Estados Unidos con China ya esté cerrada. La intención de China siempre ha sido pacíficamente, a través de la integración económica, volver a absorber a Taiwán en China. Y está comprometido con eso. Pero, según las declaraciones de la Administración Biden, parece que está igualmente comprometido a exacerbar el problema de la autonomía de Taiwán lo suficiente para que Beijing no tenga otra opción que anexar Taiwán por la fuerza (último recurso para Beijing). En las páginas de los principales medios de comunicación estadounidenses, los expertos aparentemente lamentan esto, pero sin embargo concluyen que Estados Unidos nuevamente ’se verá obligado’ a intervenir, para evitar que ’un estado agresor’ ocupe un aliado democrático estadounidense.

Una vez más, en el contexto de las tensiones internas de Estados Unidos, se trata más de la fragilidad de la psique estadounidense en un momento de angustia potencial de Tucídides, que de que China represente una amenaza real para Estados Unidos. China va a superar a los EE.UU. económicamente, en algún momento. Los líderes estadounidenses buscan sugerir que Estados Unidos todavía tiene el poder de alterar la « realidad » para que se ajuste a su propio mito excepcionalista.

El presidente Putin, por supuesto, sabe todo esto, pero al menos ahora nadie puede quejarse de que : « No fuimos advertidos ».

Alastair Crooke*

Strategic Culture, 8 de febrero de 2021.

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traduit de l’espagnol pour El Correo de la Diaspora par : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 18 de febrero de 2020.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org

.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id