recherche

Accueil > Empire et Résistance > Bataille pour l’information > Demoliendo el panteón de fundadores y héroes occidentales

6 octobre 2022

Demoliendo el panteón de fundadores y héroes occidentales

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Los defensores de la primacía estadounidense dentro de los Estados Unidos de América siempre se mueven con los tiempos, aprovechando las tendencias imperantes para reimaginar la justificación de su ‘excepcionalismo’ a través de nuevas imágenes.

El auge de la política identitaria, centrada en la justicia social y dirigida por activistas liberales, ha dado a sus soldados su más reciente justificación. No se trata sólo de una nueva ‘política’, sino de algo diferente : es una ideología que no tolera la ‘alteridad’, ni la disidencia, sino que simplemente exige una señal de lealtad y conformidad con un código ‘progresista’, que demuestre que se ha escuchado el mensaje y se ha visto ‘la luz’.

Buscan, en definitiva, a través de la conversión de la clase dirigente, subvertir y derrocar a las viejas deidades.

A Biden le gusta ensalzar la singularidad de ‘nuestra democracia’. Es, según dijo en su discurso conmemorativo de los atentados del 11 de septiembre, « lo que nos hace únicos en el mundo... Tenemos la obligación, el deber, la responsabilidad de defender, preservar y proteger ‘nuestra democracia’... Está amenazada... La misma democracia que estos terroristas del 11-S pretendían enterrar en fuego, humo y cenizas ».

Sin embargo, Biden no se refiere a la democracia genérica en sentido amplio, sino a la enunciación de la élite liberal estadounidense de su hegemonía global (definida como ‘nuestra democracia »).

La columnista del Washington Post y colaboradora de la MSNBC Jennifer Rubin (citada durante mucho tiempo por el Washington Post como su ‘columnista republicana’ por su ‘equilibrio’) rechaza ahora la noción misma de que un argumento tenga ‘partes’, imputando así una falsa racionalidad a los conservadores :

Tenemos que quemar colectivamente, en esencia, al Partido Republicano. Tenemos que nivelarlos, porque si hay supervivientes, si hay gente que se resiste a esta tormenta, lo harán de nuevo... La danza kabuki en la que Trump, sus defensores y partidarios son tratados como racionales (¡incluso inteligentes !) proviene de un establishment mediático que se niega a deshacerse... de esta falsa equivalencia ».

En un reciente discurso en Filadelfia, Biden dijo más o menos lo mismo que Rubin : en un escenario bañado inquietantemente de luz roja y negra, en el histórico Independence Hall, amplió inequívocamente las amenazas del extranjero para advertir de la amenaza de un tipo diferente de terror, más cercano a casa : de « Donald Trump y los republicanos MAGA », que, dijo, « representan un extremismo que amenaza los fundamentos mismos de nuestra república ».

El precepto central de este mensaje apocalíptico ha cruzado el Atlántico para seducir y convertir a la clase dirigente de Bruselas. Esto no debería sorprender : el mercado interior de la UE, basado en la reglamentación, pretendía precisamente sustituir la contestación política por el gerencialismo tecnológico. Pero la ausencia de un discurso fuerte (la llamada ‘brecha democrática’) se ha convertido en una carencia ineludible.

Las élites europeas necesitaban desesperadamente un sistema de valores para llenar este vacío. La solución, sin embargo, estaba al alcance de la mano :

David Brooks, autor de Bobos in Paradise (columnista liberal del New York Times), ha argumentado que de vez en cuando surge una clase revolucionaria que derriba las viejas estructuras. Esta clase de burgueses bohemios que se consideran a sí mismos -o ‘bobos’ (como él los llama)- acumula una enorme riqueza y ha llegado a dominar los partidos de izquierda de todo el mundo, partidos que antes eran vehículos de la clase obrera (una clase que los bobos desprecian sin reservas).

Brooks admite que al principio se dejó seducir por estos bobos (liberales), pero que ese fue su gran error : « Como quiera llamarlos [bobos], se han fusionado en una élite brahmánica insular y mestiza que domina la cultura, los medios de comunicación, la educación y la tecnología ». Pero admite : « No preveía la agresividad con la que... trataríamos de imponer los valores de la élite a través de los códigos de expresión y pensamiento. Subestimé cómo la clase creativa lograría erigir barreras a su alrededor para proteger su privilegio económico... Y subestimé nuestra intolerancia a la diversidad ideológica ».

En resumen, este código de pensamiento, que retrata a sus enemigos salivando para enterrar ‘nuestra democracia’ en el fuego, es la punta de lanza de Washington. Apoyándose en este código y en el ‘mesianismo’ del Club de Roma para la desindustrialización, las euro-élites han creado su nueva y brillante secta de pureza absoluta y virtudes inoxidables, llenando el vacío de la democracia. Esto ha dado lugar a la convocatoria de una vanguardia cuya furia proselitista debe centrarse en ‘el Otro’. Esta es la suma de los ‘no creyentes’ que deben ser llevados a la luz, ya sea por coerción o por la espada.

En Europa, nos encontramos ya en la segunda etapa (Roma, 313-380), en la que se pasó gradualmente de la tolerancia a la persecución de los ‘paganos’. En la década de 1970, los nuevos zelotes ya estaban profundamente arraigados en la élite europea y en las instituciones del poder estatal. Y ahora estamos inmersos en la fase culminante, en la que se intenta derrocar el panteón del viejo orden, para establecer un nuevo mundo ‘desindustrializado’ que también lavará los pecados occidentales de racismo, patriarcado y heteronormatividad.

Von der Leyen, en su discurso sobre el estado de la Unión ante el Parlamento, se hace eco de Biden casi exactamente :

No debemos perder de vista cómo los autócratas extranjeros atacan a nuestros propios países. Entidades extranjeras financian institutos que socavan nuestros valores. Su desinformación se extiende desde Internet hasta las salas de nuestras universidades... Estas mentiras son tóxicas para nuestras democracias. Piénsalo : hemos introducido una legislación para filtrar las inversiones extranjeras directas por razones de seguridad. Si lo hacemos por nuestra economía, ¿no deberíamos hacer lo mismo por ‘nuestros valores’ ? Tenemos que protegernos mejor contra las interferencias maliciosas... No dejaremos que los Caballos de Troya de una autocracia ataquen ‘nuestras democracias’ desde dentro ».

Moeini y Carment, del Instituto para la Paz y la Diplomacia, argumentaron que la política de Estados Unidos ha cerrado el círculo : desde la advertencia inicial de Bush al mundo exterior de que en la Guerra contra el Terror están ‘con nosotros o contra nosotros’, hasta Biden ‘armando el mito de nuestra democracia para obtener beneficios partidistas’. Lo que también es cierto es que lo mismo ocurre en Europa.

En conjunto, la retórica de Biden muestra que la guerra de su administración contra el « fascismo MAGA » en casa va de la mano con su objetivo de derrotar militarmente a las autocracias en el extranjero. Se han convertido en dos caras de la misma moneda : los ‘cuasi-fascistas’ nacionales, por un lado, y Russkiy Mir [Paz Rusa], por otro. Estos ‘paganos’ son uno y el mismo, insiste el nuevo código de pensamiento.

Esta lógica se ha convertido en el principio operativo de lo que podría llamarse la Doctrina Biden, que se espera que se desvele en la próxima Estrategia de Seguridad Nacional de la administración. Según esta doctrina, la lucha por la democracia es implacable, exhaustiva y global : una « batalla por el alma de Estados Unidos » y el « desafío de nuestro tiempo » (derrotar a la autocracia). Neutralizar la supuesta amenaza del fascismo en casa, personificada por MAGA y el ex presidente Trump, es parte de una lucha apocalíptica más amplia para defender el orden liberal en el extranjero ».

A pesar de la división entre los ‘bobos’ estadounidenses y la clase guerrera de la UE, el hecho es que mucha gente en todo el mundo se ha asombrado de la presteza con la que los dirigentes de Bruselas se han dejado convencer por la ‘línea’ de Biden de una larga guerra contra Rusia, una exigencia de conformidad europea en esta empresa que parece tan claramente contraria a los intereses económicos y la estabilidad social de Europa. En otras palabras, una guerra que parece irracional.

Esta indiferencia sugiere algo más. Más bien se refiere, a otro nivel, a otras profundas raíces emocionales europeas y a distintas justificaciones ideológicas.

Durante décadas, los dirigentes soviéticos se preocuparon por la amenaza del ‘revanchismo alemán’. Dado que la Segunda Guerra Mundial podría verse como una venganza alemana por habérsele negado la victoria en la Primera Guerra Mundial, ¿no podría resurgir el Drang nach Osten agresivo de los alemanes, especialmente si es apoyado por los anglo-US ?

Esta preocupación disminuyó considerablemente a principios de la década de 1980, pero como señaló el año pasado un ex-embajador indio, MK Bhadrakumar, es evidente una preocupación rusa más amplia, que ve a Alemania en la cúspide de una transición histórica ‘que guarda un inquietante paralelismo con la transición de Bismarck en el contexto europeo anterior a la Primera Guerra Mundial, y luego de la República de Weimar a la Alemania nazi, y que condujo a dos guerras mundiales’. En resumen, el militarismo alemán.

Sugerido originalmente por un grupo de políticos alemanes jubilados de los dos principales partidos alemanes, y dirigido e inspirado por el filósofo Jürgen Habermas, el grupo sugirió en 2018 que, con Rusia y China ‘probando cada vez más la unidad de Europa, [y] nuestra voluntad de defender nuestro modo de vida’, sólo podría haber ‘una respuesta : la solidaridad’ : La creación de un ejército europeo debería ser el primer paso hacia una ‘integración más profunda de la política exterior y de seguridad basada en decisiones mayoritarias’ del Consejo Europeo.

Pues bien, este impulso alemán del militarismo como camino hacia la solidaridad, el orden y la conformidad es ahora la punta de lanza europea : un Reich europeo.

El canciller Olaf Scholz abogó el 29 de agosto por una Unión Europea ampliada y militarizada bajo el liderazgo de Alemania. Dijo que la operación rusa en Ucrania planteaba la cuestión de « dónde estará la línea en el futuro entre esta Europa libre y una autocracia neoimperial ». No podemos quedarnos mirando, dijo, cómo « los países libres son borrados del mapa y desaparecen detrás de muros o cortinas de hierro » (en palabras de Biden).

Anteriormente, la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, en un discurso pronunciado en Nueva York el 2 de agosto, esbozó una visión de un mundo dominado por Estados Unidos y Alemania. En 1989, el Presidente George Bush ofreció a Alemania una « asociación de liderazgo », dijo Baerbock. Pero en ese momento, Alemania estaba demasiado ocupada con la reunificación como para aceptar la oferta. Hoy, dijo, las cosas han cambiado fundamentalmente : « Ha llegado el momento de crearla : Una asociación de liderazgo común ».

Refiriéndose a la ‘asociación de liderazgo’ entendida en términos militares, dijo : « En Alemania, hemos abandonado la antigua creencia alemana en el ‘cambio a través del comercio’... nuestro objetivo es reforzar aún más el pilar europeo de la OTAN... y la UE debe convertirse en una Unión capaz de tratar con los EE.UU. en pie de igualdad : en una asociación de liderazgo ».

Como parte de este liderazgo, Diana Johnstone, antigua responsable de prensa del grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo, escribe que Scholz apoya ahora la petición de « un cambio gradual hacia decisiones por mayoría en la política exterior de la UE » para sustituir la unanimidad que se requiere hoy en día. « Lo que esto significa debería ser obvio para los franceses. Históricamente, los franceses han defendido la regla del consenso, para no verse arrastrados a una política exterior que no desean. Los dirigentes franceses siempre han exaltado la mítica « pareja franco-alemana » como garante de la armonía europea, pero sobre todo, para mantener a raya las ambiciones alemanas.

Pero Scholz dice que no quiere una « UE de Estados o de direcciones exclusivas », lo que implica el divorcio definitivo de esta « pareja ». Con una UE de 30 o 36 Estados, señala Scholz, « se necesita una acción rápida y pragmática ». Y podemos estar seguros de que la influencia alemana sobre la mayoría de estos nuevos Estados miembros, pobres, endeudados y a menudo corruptos, producirá la mayoría necesaria.

En resumen, el refuerzo militar de Alemania dará contenido a la famosa declaración de Robert Habeck en Washington el pasado mes de marzo de que « cuanto más fuerte sea Alemania, mayor será su papel ». Habeck, miembro del Partido Verde, es ahora el Ministro de Economía de Alemania y la segunda figura más poderosa del actual gobierno alemán.

El punto fue bien tomado en Washington : al servir al imperio occidental liderado por Estados Unidos, Alemania refuerza su papel como líder europeo. Al igual que EE.UU. arma, entrena y ocupa a Alemania, este país prestará los mismos servicios a los Estados más pequeños de la UE, especialmente en el Este, escribe Johnstone.

Probablemente nada de esto tenga la menor posibilidad de adoptar una forma institucional europea : sin embargo, desde el comienzo de la operación rusa en Ucrania, la ex política alemana Ursula von der Leyen ha utilizado su posición como jefa de la Comisión Europea para imponer sanciones cada vez más drásticas a Rusia, lo que ha llevado a la amenaza de una grave crisis energética europea este invierno (ahora inevitable por el sabotaje de los oleoductos Nordstream). Su apoyo a Ucrania y su hostilidad a Rusia parecían no tener límites.

La ministra de Asuntos Exteriores del Partido Verde alemán, Annalena Baerbock, está igualmente decidida a « arruinar a Rusia ». Defensora de una « política exterior feminista », Baerbock plantea su política en términos personales : « Si hago una promesa al pueblo de Ucrania, estaremos a su lado mientras nos necesite », dijo recientemente.

No se trata sólo de una sangrienta venganza tras los siglos de guerra de Alemania contra Rusia. Es eso, pero también parece estar motivado por el viejo caballito de batalla de cualquier clase revolucionaria para derrocar algo viejo.

¿Cómo ? Recurriendo al viejo método de demoler un panteón de valores y héroes antiguos : « Hace falta sangre para cimentar la revolución », decía Madame Roland durante la Revolución Francesa. Estamos al borde de una toma de poder por parte de las élites.

En el siglo 4° el cristianismo latino intentó desmantelar literalmente mil años de civilización antigua (denigrada como ‘pagana’), suprimiéndola con la espada y el fuego, quemando su literatura (la Biblioteca de Alejandría) y suprimiendo su pensamiento (los cátaros). Sin embargo, no fue del todo exitoso. Los antiguos valores no quisieron desaparecer y resurgieron de forma dinámica durante el Renacimiento del siglo 12.

Sólo para ser suprimido de nuevo por el ‘racionalismo’ de la Ilustración...

Alastair Crooke* para Strategic Culture

Original : « Tearing Down the Pantheon of Western Founders and Heroes », October 3, 2022

Culture stratégique, 3 de octubre de 2022

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducción de y para El Correo de la Diaspora

El Correo de la Diaspora

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id