recherche

Portada del sitio > Los Primos > Uruguay > British Petroleum: Crónica de un derrame anunciado en Uruguay

17 de agosto de 2012

Uruguay, sometida por 30 años de British Petroleum con enorme historial de negligencia y desastres ecológicos

British Petroleum: Crónica de un derrame anunciado en Uruguay

 

A fines del primer trimestre de este año se concretó un segundo proceso de licitación para la exploración y explotación de petróleo y gas en el mar territorial uruguayo, frente a las costas de Rocha y Maldonado. En 2009 habían sido adjudicados dos bloques a un consorcio integrado por Petrobras, YPF y GALP, que ya se encuentran trabajando en el sector concedido de la plataforma marina.

Fueron nueve las compañías petroleras que se interesaron en la licitación de 2012 y cuatro las que recibieron la adjudicación por parte de Ancap para concretar la exploración y eventual explotación. Las empresas que finalmente resultaron adjudicatarias de los primeros contratos y que, si se confirmaran los hallazgos, seguirían adelante con la explotación de esos combustibles son: British Petróleum y British Gas, la irlandesa Tullow Oil y la francesa Total. Estas petroleras comprometieron inversiones por un total de 1 561 millones de dólares en un plazo de tres años.

Para ser seleccionadas las empresas debían puntuar según las unidades de trabajo que ofrecían; el porcentaje con el cual se asociarán a ANCAP de comprobarse que hay hidrocarburos; y el porcentaje de las utilidades que pagarán al Estado uruguayo anualmente. Las empresas ganadoras realizarán trabajos de exploración en las tres cuencas petrolíferas uruguayas conocidas como Oriental del Plata, Punta del Este y Pelotas. La duración de los contratos, que se firmarán antes de septiembre, será por un plazo de 30 años con una posible extensión a 10 más. El período de exploración se extenderá por ocho años y los restantes 22, si se encuentran hidrocarburos, serán de producción.

En el caso de obtener resultados, ANCAP se asociará con el privado que encontró petróleo. La participación del ente uruguayo tiene un mínimo de 22%, si es Tullow Oil la que encuentra petróleo, y un máximo de 35% si la que encuentra el yacimiento es British Gas. En el caso de British Petroleum y Total, ANCAP se asociará con 30% de las acciones, según las propuestas que hicieron esas compañías.

En el caso de la francesa Total, ofertó al Estado uruguayo 70% de las utilidades si se encuentra petróleo liviano. De encontrarse gas o petróleo pesado, la empresa se retirará y todo quedará para el Estado.

Recordemos que Ecuador, un país petrolero, recibía hasta hace dos años, el 13% del monto total de sus exportaciones de petróleo. En julio de 2010 el gobierno de Correa adoptó una ley donde la parte del Estado en las exportaciones de petróleo pasó del 13% al 87%. El aumento en la recaudación petrolera del Estado fue de 870 millones de dólares en dicho año.

« Alentadores » antecedentes de British Petroleum

« Los graves errores de British Petroleum y sus contratistas, causaron el mayor derrame petrolero costa afuera en la historia de Estados Unidos », quien afirma esto no es una ONG ambientalista sino el informe final de una investigación del Gobierno de EEUU sobre el derrame en el golfo de México (abril-agosto de 2010), emitido en Washington/Houston, en setiembre de 2011 [1].

Tres semanas después que el presidente Barak Obama autorizaba la expansión de la exploración de hidrocarburo y gas en las costas estadounidenses, una plataforma de la British Petroleum estallaba y se hundía en el Golfo de México liberando un enorme e incontrolable surtidor de petróleo en el lecho marino. Una válvula de seguridad submarina que podría haber evitado el derrame no había sido instalada para « reducir costos ». Se comprobó que la mayoría de los materiales utilizados para la perforación y estabilización del pozo eran de mala calidad.

Según la agencia federal Minerals Management Service, encargada de administrar las concesiones petroleras offshore, el yacimiento sufrió fugas importantes causando contaminaciones marinas de 2002 a 2005. Pero en 2009, BP dio un informe optimista sobre dicha plataforma a la agencia federal: « Es improbable que pueda producirse un accidente de contaminación petrolera en la superficie o la profundidad ». En la superficie explotó, se incendió y se hundió la plataforma. A 1500 metros de “profundidad” en el lecho marino se abrió una fisura por la que, hasta principios de junio 2010, habían brotado al mar entre 71 y 147 millones de litros de crudo (entre 446 mil y 925 mil barriles) [2]. La capacidad de « prever » y el « optimismo» de BP solo pueden catalogarse como negligencia criminal. Recordemos que en la plataforma no había extinguidores para apagar el incendio; los botes salvavidas quedaron inutilizados por las explosiones, los trabajadores se lanzaban al mar en medio del caos y desconcierto.

Ya a principios de junio 2010 el desastre del golfo era como mínimo 11 veces más pernicioso que el del petrolero Exxon Valdez [3]. Lo que hasta esa fecha no se sabía, es que, ya en mayo, cuando BP en público valoraba la pérdida en 5 000 barriles diarios, en documentos internos reconocía que en realidad podría tratarse de 60.000 barriles diarios. Y en un documento entregado al Congreso asumía que « en la peor de las hipótesis » la cifra podía llegar hasta los 100.000 barriles por día.

La trayectoria de British Petroleum no debería inspirar ninguna confianza en sus cálculos sobre el derrame. Además de la falsedad de los informes para limitar su culpabilidad, es evidente que la petrolera « retrasó una respuesta adecuada a la magnitud del desastre » como denunció un congresista estadounidense. Debieron pasar casi dos meses desde el « accidente », para que la estimación oficial del volumen de crudo vertido se acercara a la realidad. La evaluación indicó que el crudo que fluye de la grieta sería entre siete y doce veces más que lo declarado por BP. Y en « la peor de las hipótesis » 20 veces más. Con la connivencia que existe entre las agencias federales y las petroleras difícilmente sabremos la verdadera dimensión de este atentado contra el planeta.

Antes del enorme derrame en el golfo de México, BP ya había burlado gravemente las reglas de seguridad en su funcionamiento, lo que llevó a la explosión de la refinería de Texas City en 2005 (15 muertos, más de 800 heridos) [4] y a la contaminación de Prudhoe Bay (Alaska) en 2006 [5], el peor desastre hasta el estallido de la plataforma Deepwater Horizon.

Esta transnacional inglesa con este historial de calamidades es a quién Uruguay confía la prospección y explotación del petróleo por 30 años con opción a 10 más.

Uruguay « Natural »

Al informar sobre el resultado de la licitación, Ancap remarcó que en la etapa que ahora se abre, « todas las inversiones serán a riesgo de los privados ». Sin embargo el mayor riesgo no lo corren las petroleras. Con el historial de desastres de BP, corre peligro la naturaleza y la población del país. Nos referimos a la eventualidad de un derrame y como consecuencia un desastre ecológico que contamine las playas oceánicas de Uruguay arrasando fauna y flora de la plataforma marítima. Con los antecedentes de la British Petroleum no se trata de una posibilidad remota. SI actúan con descarada negligencia en EEUU donde las posibilidades de presión estatal sobre la transnacional son mayores, imaginemos su comportamiento en Uruguay donde los ingleses ejercerán la prepotencia que los caracteriza, tratándonos de forma similar a los países africanos donde contaminan, con la extracción del petróleo, enormes cuencas de ríos y florestas.

En Uruguay no existen serios organismos estatales de control ambiental, ni una fuerte presión social en el tema de protección al medio ambiente. La falta de tradición ecológica en el Frente Amplio es categórica, heredada de las corrientes de izquierda que confluyeron para formarlo. Es lo que permitió, por ejemplo, la instalación de plantas pasteras de celulosa en el país bajo gobierno del FA, sin gran resistencia de la población. Más aún, alrededor de la instalación de Botnia el presidente Tabaré (FMI-Bush) Vásquez [6] logró presentar la defensa de la pastera europea frente a las manifestaciones de la población de Gualeguaychú (Entre Ríos, Argentina) como un problema de soberanía nacional. Un delirio de « patrioterismo » pro imperialista que sólo la mayoría de la población uruguaya bajo gobierno « progresista » es capaz de deglutir.

El apoyo gubernamental a la explotación minera a cielo abierto de Aratirí [7], es otro ejemplo del retroceso político, ideológico y moral del Frente Amplio. En medio de una campaña popular continental contra la minería a cielo abierto y las innumerables muestras americanas y mundiales de desastres ambientales producidos por el avance de esta variante predadora de la minería, la exigua capacidad de reacción de la población al proyecto debe adjudicarse a esa profunda falta de conciencia nacional en la defensa del ecosistema del país.

El « patriotismo » de los privatizadores

La adjudicación de dos bloques de exploración en la plataforma submarina y parte de un tercero a los piratas de British Petroleum es coherente con la orientación general privatizadora del gobierno del Frente Amplio que combina la anuencia al saqueo de las riquezas naturales del país con el despilfarro de los dineros públicos.

La quiebra fraudulenta de la compañía aérea privatizada Pluna no derivó hacia un debate contra las privatizaciones. La discusión entre blancos, colorados y frenteamplistas se mantuvo en el plano de quién gerencia mejor el capitalismo. Danilo (JP Morgan) Astori [8] (en ese momento ministro de economía), el ex presidente Vásquez y el ex ministro de transporte Victor Rossi son los principales responsables de haber entregado Pluna a un oscuro empresario argentino (Matias Campiani) que actuó como testaferro de una triangulación entre Ficus Capital [9] –que se define como banca de inversión- que fue quien trajo a la empresa Leadgate de Campiani como supuesto « inversor » en Pluna; el Scotiabank, garantía financiera en la compra de 7 aviones y la canadiense Bombardier que puso las aeronaves. En la sombra de este tinglado apoyado por Astori, estaba el JP Morgan Bank que es el principal sostén financiero de la Bombardier y el patrón de varios de los personajes que intervinieron en el negociado.

El ex ministro de economía y hoy vicepresidente y el ex presidente frenteamplista no se autocriticaron por haber continuado en 2007 el proceso de privatización neoliberal liderado por los ex presidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle y Jorge Batlle. No olvidemos que cualquiera de los dos son defensores tenaces de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con EEUU y que el ex presidente Vásquez firmó junto a George Bush un tratado bilateral de inversiones, entre Estados Unidos y Uruguay, el 4 de noviembre de 2005, durante la Cumbre de las Américas que rechazó el ALCA, con el apoyo explícito de Danilo Astori. Ambos modelos de tratados, son ítems favoritos del Consenso de Washington que brindó la orientación al neoliberalismo.

Astori y Vásquez aceptaron haberse equivocado con la empresa Leadgate a la que entregaron Pluna, pero no explican por qué lo hicieron sin llamar a licitación quebrantando leyes nacionales. Tampoco nada mencionan respecto al contrato doloso que firmaron con el testaferro Campiani que permitió esta enorme estafa al estado uruguayo. Danilo Astori más aseguró que Leadgate invertiría 170 millones de U$S para la compra de nuevos aviones, millones que jamás se vieron. En realidad Pluna adquirió 7 naves Bombardier con la garantía del 100% del estado uruguayo mientras cedía la mayoría de las acciones a Leadgate y se quedaba con el 25% del paquete accionario. Un negocio redondo. Los Bombardier, aviones aptos para vuelos de cabotaje o regionales no servían para vuelos intercontinentales. En consecuencia: Pluna suspendió su conexión a Madrid en beneficio de Iberia que asumió dichos vuelos.

Según el testaferro Campiani pagaron por cada Bombardier 38 millones de dólares, es decir más que lo que pagó Southwest Airlines Co, por una compra de aviones Boeing 737 Max que se adquirieron a 35 millones de dólares c/u. ¿Quién se cree el cuento de Campiani? ¿Cómo se repartió la diferencia entre el valor real y el sobreprecio declarado? ¿Quién se quedó con la comisión de la venta de los aviones?

Todavía no se sabe a cuánto va a ascender el quebranto del brillante negocio para el país pergeñado por el « economista estrella » del Frente Amplio. Hay que sumar los juicios de los antiguos funcionarios de Varig, los despidos de los funcionarios actuales, deudas de Pluna con el Bco. República y con Ancap, los pasajes vendidos por anticipado que quedaron colgados, deudas con cadenas de hoteles y taxistas, etc., etc. Y hay pocas posibilidades que algún día se llegue a saber el monto total del pillaje.

Los parlamentarios del FA con los mismos unánimes votos que autorizaron las maniobras militares conjuntas de la Marina uruguaya con los comandos de las fuerzas especiales SEALs de EEUU -una horda de asesinos profesionales-, rechazaron la formación de una comisión de investigación parlamentaria sobre el negociado de Pluna.

El agujero que deja el fraude de Pluna pueden ser chirolas comparado con un desastre ambiental de la British Petroleum. No olvidemos que las pérdidas del desastre del Golfo de México están valuadas en más de 50.000 millones U$S. Es decir alrededor del valor de 10 años de las exportaciones totales del país.

Juan Luis Berterretche
Rebelión
. Espana, 17 de agosto de 2012

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Notas

[1Ver British Petroleum: exterminador del futuro, 12 de mayo de 2010. y Derrame British Petroleum: Chernobil de EEUU, 30 06 2010. Desacato.info.

[2Según informe de Marcia McNutt, directora del Servicio Geológico de EEUU (US Geological Survey - USGS).

[3Hace veinte años el buque petrolero Exxon Valdez derramó 11 millones de galones de petróleo (unos 40 millones de litros) en las aguas incontaminadas de Prince William Sound en Alaska. El enorme derrame se extendió por 1.900 kilómetros desde el lugar del accidente y afectó 5 150 kilómetros de costa y un área de 25 900 kilómetros cuadrados en total. Como consecuencia murieron un millón de pájaros marinos, 5 000 nutrias marinas, 300 focas de Groenlandia y millones de salmones jóvenes y huevos de peces. A largo plazo afectó la pesca del salmón y terminó con la pesca de arenques en la zona. En 1993 la industria pesquera estaba en quiebra. La primera indemnización obtenida en un jurado por daños, alcanzaba a 5 000 millones de dólares. Dos décadas después, luego de varias apelaciones, la Corte Suprema otorgó un 10% de la cifra inicial a los demandantes.

[4El 23 de marzo de 2005, en una explosión en la refinería de British Petroleum en Texas City, Texas, murieron 15 trabajadores contratistas y 70 empleados de la planta se hallaron entre los cientos de heridos en el incidente. El intenso calor producido por el incendio originó la explosión de varios automóviles y camiones. La explosión afectó a muchos edificios y rompió los cristales de las ventanas de viviendas situadas a varios kilómetros de la planta. Una vez que se conocieron los antecedentes de negligencia en el mantenimiento de la refinería de Texas City, BP fue duramente criticada por las agencias de seguridad federales, que no habían fiscalizado como deberían los procedimientos de la petrolera. Una agencia independiente federal, la US Chemical Safety Board, la acusó de reducir sus gastos en seguridad y mantenimiento para aumentar sus ganancias. El Congreso de EEUU, que nunca se caracterizó por su sensibilidad ecológica, también se hizo eco de las denuncias. La explosión de la planta en Texas City desnudó la hipócrita « responsabilidad social » de la transnacional, que poco antes había introducido un nuevo eslogan corporativo « Beyond Petroleum » (« Más Allá del Petróleo ») y reemplazado su logotipo con, un sol verde y amarillo con el nombre del dios griego Helios, con objeto de subrayar el supuesto interés de la compañía en combustibles alternativos y más limpios para el medioambiente.

[5En marzo de 2006, se derramaron 267.000 galones de crudo (más de un millón de litros) de un oleoducto del Sistema de Oleoductos Trans-Alaska de casi 1 300 kilómetros, gestionado por BP. El desastre confirmaba la denuncia de los ecologistas contrarios a abrir el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico a la exploración petrolífera. Cinco meses después, en los primeros días de agosto de 2006, se produjo la catastrófica ruptura de una sección del oleoducto perteneciente al mismo yacimiento de la bahía de Prudhoe.

[6Al dejar la presidencia, Vásquez fue nombrado integrante del grupo asesor del Fondo Monetario Internacional, por los servicios prestados en su gobierno a esa institución estadounidense de funesta memoria para Latino América. Hace pocos meses Vásquez reveló que cuando el enfrentamiento con Argentina por la instalación de la pastera Botnia sobre el río Uruguay, se dirigió al presidente George Bush para pedirle apoyo militar en caso de un enfrentamiento con la república hermana. Incidente que lo define como un auténtico irresponsable político.

[7Aratirí transportaría por medio de un mineroducto el concentrado de hierro en una corriente de agua, desde la zona de extracción de Valentines hasta un puerto de aguas profundas a instalar en la costa del departamento de Rocha. Además de la destrucción de los campos donde pretenden extraer el hierro, desperdiciarán y contaminarán millones de litros de agua. La compañía pertenece a Zamin Ferrous, aparentemente una empresa familiar india que, en realidad, es la fachada de un gran operador del mercado mundial de materias primas.

[8En agosto de 2008 el JP Morgan Bank de David Rockefeller « aconsejaba desinteresadamente » al Frente Amplio a elegir la candidatura de Danilo Astori para presidente: « Con Astori de candidato, chance del FA crece significativamente ». El banco estadounidense JP Morgan sostiene que si el Frente Amplio (FA) nomina a Danilo Astori como su candidato a presidente, « potenciará significativamente las chances de la coalición de izquierda de ganar las elecciones.» señala el reporte del JP Morgan transcripto por El País23 08 2008,

[9« Ficus Capital fue creada por Paul Elberse y Francisco Ravecca. Paul Elberse es un ejecutivo holandés que trabajó en el ING Bank y en el ABM Bank, que ingresó en los estertores del viejo Banco Comercial a los efectos de asegurar que la inyección de 100 millones de dólares del J P Morgan Bank fuera a cuenta de un préstamo que, después, cuando el banco finalmente quebró, el Estado debió pagar puntualmente: y a renglón seguido fue gerente general del Nuevo Banco Comercial a un sueldo de 50 mil dólares mensuales. Por su parte Francisco Ravecca, cuyo currículo menciona sus servicios para Bank Boston Argentina y para el banco Surinvest, fue fundador de Endeavor Uruguay, trabajó en Boston en el fondo de riesgo Advent International, y tras una maestría en administración de empresas en Harvard Bussiness School, se integró al Consejo Consultivo Regional del David Rockefeller Center for Latin American Studies. Por donde se busque, sus relaciones (Advent, Endeavor, J P Morgan Bank) facilitan el negocio de Pluna ». Samuel Blixen Los titiriteros de siempre, Brecha, 30 07 2012.

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id