recherche

Accueil > Empire et Résistance > « Gringoland » (USA) > Argentina se une a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China

16 février 2022

Argentina se une a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China

 

El presidente argentino, Alberto Fernández, agregó otro evento a unos Juegos Olímpicos de Invierno altamente politizados cuando se reunió en Beijing la semana pasada con el presidente chino, Xi Jinping, y acordó unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China o la Nueva ruta de la Seda.

Argentina se convierte en el vigésimo de los 33 países de América Latina y el Caribe en adherirse a la Franja y la Ruta, poniendo un sello oficial a lo que ya era una extensa y creciente relación económica.

Además de expandir las oportunidades comerciales y de inversión con China, unirse a Belt & Road debería facilitar que Argentina obtenga financiamiento del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) liderado por China y el Nuevo Banco de Desarrollo BRICS.

Y esto debería reducir su dependencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las principales prioridades de Fernández.

Previo a la reunión del 6 de febrero en Beijing, Fernández pasó por Moscú, donde le dijo al presidente ruso, Vladimir Putin : « Estoy decidido a que la Argentina deje de depender del Fondo y de Estados Unidos, y aquí creo que Rusia tiene un papel importante lugar ».

En medio de la crisis de Ucrania, esta fue la primera de dos bofetadas diplomáticas al gobierno de los EE. UU., que está boicoteando los juegos en Pekín. Fernández asistió a la ceremonia de apertura.

El Reino Unido tuvo su propia bofetada cuando China aprovechó la oportunidad para apoyar la posición de Argentina sobre las Islas Malvinas (Falkland Islands). Esa es otra historia, pero subraya la naturaleza de la disputa entre el Sur Global y el Norte Imperial.

Este año se cumple el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Argentina y China. Más recientemente, las relaciones entre los dos países han avanzado considerablemente durante y después de la presidencia de la izquierdista Cristina Fernández de Kirchner, quien dirigió Argentina de 2007 a 2015.

Tuvo relaciones difíciles con los EEUU, a los que culpó del incumplimiento de la deuda soberana de Argentina en 2014, y puso las relaciones con China en el rumbo en el que se encuentran hoy, como lo demuestra esta declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de China :

« El 23 de abril de 2014, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de Argentina se reunió con el canciller Wang Yi en la Casa Rosada de Buenos Aires.

Cristina dijo que el gobierno chino promueve reformas con gran determinación, y todo el país está dedicado a la construcción nacional con esfuerzos concertados, por lo que China ha obtenido grandes logros reconocidos mundialmente y se ha convertido en un modelo para los países en desarrollo. La parte argentina valora mucho la asociación estratégica Argentina-China y está dispuesta a impulsar fuertemente la confianza política mutua entre los dos países y profundizar la cooperación en economía, comercio, infraestructura, agricultura, hidroelectricidad, ciencia y tecnología y otros campos, a fin de promover Relaciones Argentina-China para un mayor desarrollo.

Wang Yi dijo que... China ve las relaciones entre China y Argentina desde una perspectiva estratégica y de largo plazo, y está lista para trabajar con Argentina para mantener intercambios de alto nivel y profundizar la comunicación estratégica. »

Argentina tiene la reputación de ser un caso perdido económico, pero tiene una economía bastante sofisticada y ahora tiene un superávit comercial, con exportaciones que superan las importaciones en un 23% en 2021.

Las exportaciones fueron lideradas por productos agrícolas (35,5%), manufactura industrial (29,1%) y bienes primarios (26,9%). Las importaciones fueron lideradas por productos intermedios (36,9%), bienes de capital (18,8%) y partes y accesorios para bienes de capital (18,1%), según estadísticas de Trading Economics.

Los tres principales mercados de exportación de Argentina son Brasil, China y Estados Unidos. Sus tres principales fuentes de importaciones son China, Brasil y Estados Unidos. El comercio total con China se ha expandido varias veces en los últimos 20 años y ahora es casi el doble del comercio total con los EEUU.

Argentina es un importante exportador de soja y productos derivados de la soja, maíz y carne vacuna, compitiendo con Estados Unidos en China y otros mercados. Al igual que Brasil, ofrece a China una alternativa a la dependencia de EEUU. en medio de una disputa comercial a largo plazo y una rivalidad cada vez más enconada.

Desde China, Argentina importa equipos de telecomunicaciones y otros equipos electrónicos, maquinaria, incluidos reactores nucleares, vehículos, otros productos manufacturados y productos químicos. Sus importaciones desde EEUU. incluyen maquinaria, combustible, aeronaves y plásticos. No hay un conflicto obvio aquí, pero las importaciones de China están creciendo más rápidamente que las de EE. UU. y probablemente seguirán haciéndolo.

Poco antes de la visita del presidente Fernández a Pekín, el operador de la central nuclear argentina Nucleoelectrica Argentina y China National Nuclear Corp (CNNC) firmaron un contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción en virtud del cual CNNC construirá la central nuclear Atucha III cerca de Buenos Aires.

Este proyecto, que se discutió por primera vez en 2015 cuando Cristina Fernández era presidenta, utilizará tecnología nuclear china y será financiado principalmente por bancos chinos. No se han anunciado los detalles, pero se estima que el valor del contrato asciende a 8.000 millones de dólares.

Atucha III será la cuarta y más grande central nuclear de Argentina. Atucha I y Atucha II fueron construidos con tecnología alemana. La central nuclear Embalse, ubicada en la provincia de Córdoba al oeste de Buenos Aires, fue construida con tecnología canadiense.

Los chinos también han invertido y financiado proyectos de energía solar, eólica e hidroeléctrica en Argentina en los últimos años. Y en enero de este año se anunció que China Electric Power Equipment and Technology (CET) mejorará y ampliará la red eléctrica de Buenos Aires en un acuerdo valorado en $1 100 millones.

También en enero, Zijin Mining de China anunció que había completado la compra de Neo Lithium de Canadá y su proyecto de salmuera de litio 3T en Argentina. Según el comunicado de prensa, el proyecto « es uno de los proyectos más grandes y de mayor calidad de su tipo en el mundo. La propiedad es el quinto proyecto de salmuera de litio más grande del mundo y se ubica entre los tres primeros en términos de leyes ».

El gobierno canadiense aprobó el acuerdo sin una revisión de seguridad y « el proyecto ha sido aprobado por la Autoridad Ambiental y Minera de la Provincia de Catamarca, Argentina ».

Los conservadores canadienses y los estadounidenses que critican a China estaban indignados. El congresista de Florida Michael Waltz, miembro republicano del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes, dijo :

« ¿Se notificó a la administración de Biden y, de ser así, por qué dio luz verde a esta adquisición ? Y si no lo fue, ¿por qué no estuvo de acuerdo con el acuerdo [el Plan de Acción Conjunto Canadá-Estados Unidos sobre Minerales Críticos] ? Obviamente, somos aliados de la OTAN. Creo que tenemos una visión común del Partido Comunista Chino como un adversario cada vez más peligroso y amenazante ».

Como escribí el mes pasado en Belt & Road rodea América Latina y el Caribe , China también construyó una estación de radioastronomía y seguimiento de satélites en Argentina que, según temen los EEUU, tiene más que un propósito científico.

Además de eso, Telecom Argentina comenzó a implementar servicios de telecomunicaciones 5G el año pasado en asociación con Huawei y Nokia.

A los estadounidenses tampoco les gustó eso. Pero, ¿qué alternativa más atractiva a cualquier proyecto chino en Argentina han ofrecido ?

Por otro lado, Estados Unidos está muy identificado con el FMI, que no es popular en Argentina. Así es como Fernández se lo explicó a Putin :

« Argentina ha vivido una situación muy especial producto de su endeudamiento y de la situación económica que heredé. Desde la década de 1990 en adelante [en realidad desde la crisis de la deuda latinoamericana de 1982], Argentina ha mirado hacia Estados Unidos, y la economía argentina depende mucho de la deuda del FMI y de la influencia de Estados Unidos en el Fondo... En 2015 tuvimos un gobierno que volvió a poner la mirada en Estados Unidos y generó la tremenda deuda que tenemos ».

Ni una palabra sobre la irresponsabilidad financiera y el funcionamiento de la democracia argentina, pero ese no es el punto.

La frase final del comentario de Fernández se refiere a Mauricio Macri, el empresario y político de centroderecha que sucedió a Cristina Fernández de Kirchner en la presidencia en 2015 y la ejerció hasta 2019.

Macri reparó las relaciones con EEUU y liberalizó la economía. Y cuando una severa sequía paralizó el sector agrícola, la inflación se salió de control y el gobierno no pudo cumplir con sus obligaciones, recurrió al FMI.

Eso condujo a un desastre aún peor.

El 22 de diciembre de 2021, el FMI publicó el siguiente comunicado de prensa e informe del personal técnico : Argentina : Evaluación ex post del acceso excepcional en virtud del Acuerdo Stand-By de 2018 . Su resumen :

El 20 de junio de 2018, el Directorio Ejecutivo aprobó el acuerdo stand-by más grande en la historia del Fondo, en apoyo del programa económico 2018-21 de Argentina. Después de un aumento en octubre de 2018, el acceso bajo el acuerdo ascendió a US$ 57 mil millones... El programa solo vio completadas cuatro de las doce revisiones planificadas y no cumplió con los objetivos de restaurar la confianza en la viabilidad fiscal y externa mientras fomenta el crecimiento económico. El arreglo fue cancelado el 24 de julio de 2020.

Informe de país del FMI No. 2021/279

El FMI define el « acuerdo de derecho de giro » de la siguiente manera :

En una crisis económica, los países a menudo necesitan financiamiento para ayudarlos a superar sus problemas de balanza de pagos. Desde su creación en junio de 1952, el Acuerdo Stand-By (SBA) del FMI ha sido el instrumento de préstamo caballo de batalla para los países de mercados emergentes y avanzados.

Desafortunadamente, el acuerdo stand-by requirió austeridad fiscal y monetaria, lo que provocó una recesión. El PIB de Argentina cayó un 2,6 % en 2018 y otro 2,1 % en 2019. Luego, con el inicio de la pandemia, se desplomó un 9,9 % en 2020. La pobreza aumentó aproximadamente un 50 % y el capital salió del país.

Este resultado fue tan malo que el FMI criticó su propio programa y cuando acordó reestructurar la deuda argentina, que ahora asciende a $44.500 millones, lo hizo sin insistir en una mayor austeridad.

El 28 de enero, Fernández publicó un video en el que le dice a la nación :

Quiero anunciar que el gobierno de Argentina llegó a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional… Sin acuerdo, no teníamos horizonte para el futuro. Con este acuerdo podemos poner orden en el presente y construir un futuro…

No restringe, limita ni condiciona los derechos de nuestros pensionados. No nos obliga a hacer una reforma laboral. Promueve nuestra inversión en obras públicas. No nos impone llegar a un déficit cero.

Buenos Aires Times, 28 de enero de 2022

Esto suena bastante bien, pero el acuerdo debe ser aprobado por la junta directiva del FMI y el Congreso argentino. La oposición al acuerdo estalló entre los políticos de izquierda y en las calles de Buenos Aires.

En esta situación, Fernández se dirigió a Moscú y Pekín para ampliar sus opciones, suscitando oposición a su liderazgo también en la derecha.

Pero se ha evitado el default, el FMI ha abandonado el « amor duro » por lo que podría llamarse simpatía constructiva, y los swaps de divisas entre los bancos centrales argentino y chino se han sumado a las reservas de moneda extranjera de Argentina.

Esto debería estabilizar la situación económica y permitir que los chinos continúen ampliando su papel en la economía argentina. No están perdiendo el tiempo.

El 19 de enero, el Ministro de Transporte, el presidente de la compañía ferroviaria nacional y representantes del contratista de ingeniería China Railway International Group y el fabricante de material rodante CRRC Qindao Sifang firmaron acuerdos destinados a mejorar el sistema ferroviario de Argentina.

Scott Foster* para el Asia Times

*Scott Foster es analista de LightStream Research, Tokio. Síguelo en Twitter : @ScottFo83517667

Asia Times. Hong Kong, 15 de febrero de 2022

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id