recherche

Accueil > Notre Amérique > Réflexions > « América Latina y el mal » José Pablo Feinmann

24 novembre 2019

« América Latina y el mal » José Pablo Feinmann

par José Pablo Feinmann *

 

Y nosotros viviendo la luna de miel de la transición democrática. Hay –en estos momentos- un artesano exquisito dedicado a tallar el bastón de mando que Macri le entregará a Alberto Fernández. No hay carabineros furibundos ni tanques en las calles de Buenos Aires. Como dicen en algunas películas de guerra : « Está todo demasiado tranquilo. Algo debe estar por pasar ». Esperemos que no. El panorama no pinta bien para Alberto. La geopolítica está desquiciada. Trump, escapando de Medio Oriente, se ha concentrado en América Latina y todo indica que va a cambiar petróleo por litio. Al menos, en el sanguinario golpe de Bolivia se advierte que el litio juega un papel determinante. Lo explica muy bien el agudo y sin duda brillante sobreviviente Alvaro García Linera. Se salvó de las huestes golpistas de Bolivia y llegó a México junto a su presidente, del que ha sido vice, Evo Morales. Los dos ayudados por nuestro impecable Alberto Fernández, cuyo bastón de mando dirá : « Argentina de pie ». García Linera ha escrito y declarado que el litio es el futuro y el imperio lo buscará donde pueda estar. La riqueza es la condena de los pueblos en este mundo de la globalización neoliberal. Si en Medio Oriente sólo hubieran existido arvejas habría muerto mucha menos gente. Pero hubo petróleo. Y las grandes potencias de Occidente se desviven por el llamado oro negro. Así, en esa otra guerra que EEUU perdió –la guerra contra el terror- los cadáveres se han acumulado, los daños colaterales no han sido tal cosa sino objetivos premeditados –escuelas, mezquitas- y los niños y las mujeres, como siempre, han caído entre gritos de dolor y extrema destrucción. ¿El litio cambiará la mira de las armas del imperio ? ¿El oro blanco reemplazará al oro negro ? Así parece ser. Así ha sido en el país de los bolivianos.

Buena parte de la organización del golpe se ha hecho en territorio argentino. En esas provincias que son fronterizas de Bolivia. Ahí donde el macrismo –vía gobernador Morales- tiene presa a la militante social Milagro Sala. Milagro es tan aborigen como los aborígenes que hoy son muertos, torturados y encarcelados por la policía y las fuerzas armadas de Bolivia. ¿Cómo va a reconocer Macri que en Bolivia hay un golpe si el golpeado es un aborigen como Milagro a la que no libera de sufrir prisiones injustas desde hace casi cuatro años ? O sea, además del litio el golpe en Bolivia tiene causas de odio racial. Los blanquitos de Bolivia odian la negritud india. Y muchos son bastante oscuros pero su odio, su desdén los blanquea. Ahora –desde el golpe- son altos, rubios y de ojos claros. Y si no son rubios, se tiñen. Así lo ha hecho la autoproclamada presidenta Jeaninne Añez, que sale al balcón y muestra una Biblia enorme, tan grande como su fe, que es ciega. ¿Qué les pasa a estos asaltantes de los poderes legítimos con Dios ? Supongo que creen que Dios los legitima porque es blanco y está con ellos. Tienen con los pueblos originarios la misma actitud que los conquistadores españoles. Los indios no son hijos de Dios ni tienen alma. Siempre hay que aislar de la condición humana a los que se busca exterminar. Un matarife del golpe procesista del ’76 decía : « Nosotros no matamos personas, matamos subversivos. »

¿Y qué pasa con el Papa ? ¿Va a dejar a Dios en manos de estos aventureros ? La querida Cynthia García se lo dijo claramente : « Hable. Diga algo ». Francisco, que siempre ha estado cerca del dolor, hoy está lejos del pueblo boliviano.

América Latina está bajo fuego. Las FFAA. han vuelto a la fatídica doctrina de la seguridad nacional. ¿Para eso queremos ejércitos ? ¿Para que destituyan a los gobiernos populares ? Evo equipó a su ejército con todos los chiches de la hípermodernidad guerrera. Con esos juguetes diabólicos lo han tirado. Con esos juguetes diabólicos matan a su pueblo. Las armas simbolizan el fracaso de la condición humana. Las armas y los ejércitos que las empuñan son el Mal. El Complejo Militar Industrial norteamericano no cesa de fabricarlas. Lo que se fabrica hay que usarlo. De aquí que haya guerras y golpes de Estado. Las armas pervierten y enloquecen a los que las usan. ¿Por qué los carabineros de Chile disparan a los ojos de los que persiguen ? ¿Por qué esa crueldad, ese sadismo ? ¿De dónde surge ese odio ? De la posesión de las armas. El que tiene un arma siempre está a un paso de matar. Tiene la pulsión de usar su mortal juguete. Cree que es más ahora que lo tiene que antes. Cree que es más que el otro, el ciudadano desarmado. Se siente superior, autorizado.

¿Quién autoriza a los que hacen fuego sobre el pueblo que protesta ? Los asesinos de escritorio. No son los que aprietan el gatillo. Son los que entregan el marco justificatorio. Son los que dicen : « Hay que imponer el orden ». Y hasta suelen agregar : « A cualquier precio ». Los líderes del neoliberalismo sudamericano suelen decir a los pueblos una frase : « Los escuché ». La dijo Macri, a los gritos, sacado, con los puños en alto, después de las PASO. La dijo Piñera. Y ahora, en la sangrienta Colombia, la dijo Iván Duque. Pero es mentira. No pueden escuchar. Están para servir a un proyecto económico y social que viene desde el norte y quiere arrasar con los proyectos igualitarios en América Latina. Para eso necesitan ser fuertes y vencer voluntades. Necesitan las armas. Que son el factor fáctico del Mal. Porque el otro, el espiritual, lo llevan en el alma.

José Pablo Feinmann* para Página 12

Página 12. Buenos Aires, 24 de noviembre de 2019

* José Pablo Feinmann filósofo argentino, docente, escritor, ensayista, guionista y conductor de programas culturales sobre Filosofía.

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id