recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Alerta ¿El Patrón dólar escapa a todo control ?

11 août 2020

Alerta ¿El Patrón dólar escapa a todo control ?

« No poner todos los huevos en el mismo canasto » porque « un tropezón cualquiera da en la vida » El Correo

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Alerta : « (...) las cosas empiezan a derrapar, lo que no es lo mismo que preconizar un reinicio. Y la devaluación del dinero [dólar] es inevitable. (...) Si la confianza en el dólar comienza a evaporarse, todas las monedas fiduciarias colapsarán al mismo tiempo, ya que los bancos centrales del G20 están sujetos a las mismas políticas que los Estados Unidos (...) » Alastair Crooke.

Mientras que los comentaristas se centran en la hospitalización de dos monarcas del Golfo e intercambian cuestiones de la probable sucesión, los árboles de la sucesión pueden ocultar el bosque. Por supuesto, la muerte del Emir de Kuwait (91) o la del El rey Salman de Arabia Saudita (84) son un problema político grave. El del rey Salman en particular tiene el potencial de relanzar (o no) la región. Sin embargo, la estabilidad del Golfo hoy se basa menos en los éxitos, que en los cambios tectónicos en las finanzas y la política que apenas están comenzando a sentirse. Es hora de abandonar las cavilaciones sobre quién se hará cargo y quién será expulsado en esas familias disfuncionales.

El hecho es que la estabilidad del Golfo depende de la venta de suficiente energía como para redimir el descontento interno y pagar los desmesurados dispositivos de vigilancia y de seguridad.

Por ahora, los tiempos son difíciles, pero los « amortiguadores » financieros de los estados están a punto de resistir (aunque solo sea por los tres grandes : Arabia Saudita, Abu Dhabi y Qatar). Para los otros, la situación es terrible. La pregunta es si continuará el actual statu quo. Aquí es donde las advertencias sobre cambios en algunas de las placas tectónicas del mundo se vuelven importantes.

La lucha por la sucesión en Kuwait es emblemática de la ruptura del Golfo : un candidato a convertirse en Emir (el hermano) está del lado de Arabia Saudita y su « guerra » librada por los wahabíes contra los islamistas sunitas ( Hermanos Musulmanes ). El otro candidato, (el hijo mayor), cuenta con el apoyo activo de los Hermanos Musulmanes, Qatar y Turquía. Por lo tanto, Kuwait está firmemente anclado en el abismo del Golfo, una región que tiene grandes minorías chiítas, pero indigentes, y un campo sunita dividido y « en guerra  » consigo mismo por el apoyo de los Hermanos Musulmanes, o lo que es, (cortésmente llamado) « estabilidad secular autocrática ».

Por muy interesante que sea, ¿es realmente tan relevante ?

El Golfo, quizás lo más importante todavía, es el rehén de dos enormes burbujas financieras. El riesgo real para estos estados bien puede provenir de estas burbujas. Están respaldados por la psicología de masas y generalmente terminan catastróficamente en una « crisis » o « colapso » del mercado, con el riesgo de depresión que resulta, si alguna vez los bancos centrales intentan levantar el pie del acelerador monetario.

La omnipresente « burbuja de activos  » estadounidense es famosa. Los banqueros centrales se han preocupado de esto durante años. Y la Fed lanza dinero -con abandono- para evitar que explote. Pero como se dijo anteriormente, tales burbujas son psicológicamente muy vulnerables, y eso podría transformarse, a medida que la famosa recuperación económica esperada en forma de V se aleje de la distancia inducida por el virus. Pero por ahora, los inversores piensan que la Fed no tiene ganas de dejar que implosione, que no tiene absolutamente más remedio que seguir arrojándole más y más dinero (al menos hasta las elecciones de noviembre... pero, ¿y después ?).

Menos visible es esa otra gran «  burbuja de activos » : el mercado inmobiliario doméstico de China. Con su cuenta de capital cerrada, China tiene una suma enorme (unos 40 billones de dólares) que flota en las cuentas bancarias colectivas. Este dinero no puede ir al extranjero (al menos legalmente), por lo que gira en torno de tres mercados de activos : departamentos, acciones y productos básicos, de una manera un tanto caprichosa. ¡Pero invertir en departamentos es absolutamente fantastico ! El 96% de los chinos urbanos posee más de uno : el 75% de la riqueza privada está representada por la inversión en departamentos, aunque el 21% este vacío en las ciudades chinas por falta de inquilinos.

En resumen, los chinos buscan de forma masiva valoraciones inmobiliarias. De hecho, como lo señaló el Wall Street Journal, « el problema central en China es que los compradores se han dado cuenta de que el gobierno no parece dispuesto a permitir que el mercado colapse. Si los precios de la vivienda cayeran de manera significativa, acabaría con la principal fuente de riqueza de la mayoría de los ciudadanos y podría provocar disturbios  ». Incluso durante la pandemia, o quizás a causa de ella, los precios subieron un 4,9% en junio, a lo largo del año. El valor total de las viviendas y las acciones de los desarrolladores chinos alcanzó los 52 000 mil millones en 2019 según Goldman Sachs, dos veces el tamaño del mercado residencial de EE.UU., e incluso superando a todo el mercado de bonos de EE.UU.

Si esto se parece mucho a los abultados mercados de activos de EE.UU., es porque verdaderamente lo es. En su forma actual, las burbujas residenciales chinas y las de acciones estadounidenses son inestables. ¿Cuáles burbujas podrían estallar primero ? Quién sabe… pero las burbujas también son vulnerables a la erupción de eventos geopolíticos (como por ejemplo un desembarco naval de Estados Unidos en una de las islas chinas en el Mar del Sur, al cual China promete una respuesta militar).

Nadie sabe cómo los funcionarios chinos pueden manejar la burbuja inmobiliaria sin desestabilizar la economía en general. E incluso si el mercado se mantiene fuerte, causa dolores de cabeza a los políticos, que han tenido que posponer un estímulo económico más agresivo este año, que algunos analistas dicen que es necesario, en parte por temor a que pueda inflarse aún más el sector de la vivienda.

Ah... pero ahí está la cosa y a la vista de todos : el riesgo. El mercado inmobiliario se ha apoderado de toda la economía china, atandole las manos a las autoridades. Y esto, en momentos que la guerra comercial de Trump se ha convertido en una nueva guerra fría ideológica dirigida contra el Partido Comunista Chino. ¿Qué pasará si la economía china, bajo el efecto de las nuevas sanciones estadounidenses, continúa a declinar o si reaparece el Covid-19 ? ¿Se derrumbaría entonces el mercado de la vivienda, provocando una recesión o una depresión ? Después de todo, son China y Asia los que compran la mayor parte de la energía del Golfo : la demanda está disminuyendo y los precios se están cayendo. El destino de las economías de los estados del Golfo, y su estabilidad, está ligado al hecho de que estas megaburbujas no estallen.

Las burbujas son un factor, pero también hay indicios de que las placas tectónicas se están separando de una manera diferente, pero no menos amenazante. El banco Goldman Sachs se encuentra en el corazón del sistema financiero occidental y, además, forma parte del equipo de Trump y de la Reserva Federal.

Y Goldman escribió esta semana algo que no se podía esperar de semejante pilar del sistema : su estratega de materias primas. Jeffrey Currie, escribió que « las preocupaciones reales sobre la longevidad del dólar estadounidense como moneda de reserva empezó a emerger ».

¿Cómo… ? ¿Según Goldman Sachs, el dólar podría perder su condición de moneda de reserva ? ¡Inconcebible ! Bueno, esa sería la opinión general. La hegemonía y las sanciones del dólar se han considerado durante mucho tiempo como el dominio absoluto de Washington sobre el mundo para preservar la primacía estadounidense. La « guerra oculta » de Estados Unidos, en cierto modo. Trump claramente ve al dólar como el club que puede hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande. Además, como Trump y Mnuchin, y ahora el Congreso, han tomado el control del arsenal del Tesoro, y el despliegue de nuevas sanciones se ha convertido en un diluvio.

Pero también ha habido, en algunos círculos estadounidenses, una visión contradictoria. Estados Unidos debe «  reinicializar » su modelo económico gracias a un milagro tecnológico, y « a nivel de la oferta », para acabar con el estancamiento del crecimiento. Demasiada deuda sofoca una economía y la llena de empresas zombis.

En 2014, Jared Bernstein, el ex jefe economista de Obama, dijo que el dólar estadounidense tenía que perder su estatus de reserva, si un tal reinicio se deseaba. Y explicó por qué, en un artículo del New York Times :

« Hay pocos evidencias sobre la economía global, pero durante décadas uno de ellos ha sido el desempeño del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial. Es un principio fundamental de la política económica estadounidense. Después de todo, ¿quién no querría que su moneda fuera la moneda que los bancos y los gobiernos extranjeros quieran mantener como reserva ?

« Pero nuevas investigaciones revelan que lo que una vez fue un privilegio, ahora es una carga, y es lo que socava el crecimiento del empleo, infla los déficits presupuestarios y comerciales, e hinchan las burbujas financieras. Para que la economía estadounidense vuelva a encarrilarse, el gobierno debe renunciar a su compromiso de mantener el dólar en el estatuto de moneda de reserva ».

En esencia, esta es la línea de la Gran reinicialización de Davos. Christine Lagarde, el mismo año, también pidió una « reinicialización » (o reinicio) de la política monetaria (frente a las « burbujas que se están desarrollando aquí y allá »), y para hacer frente al crecimiento estancado y al desempleo. Y esta semana, el Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos (CFR) publicó un documento titulado « Es hora de abandonar la hegemonía del dólar »

Esta es, repetimos, la línea del globalismo. El CFR está al origen de los proyectos europeos y de Davos. Esta no es la línea de Trump. El está luchando para mantener a los Estados Unidos como sede del poder occidental, y no para que ese papel se lo atribuya al proyecto europeo de Merkel, ni a China.

Entonces, ¿por qué Goldman Sachs diría tal cosa ? Cuidado con las directivas de Goldman Sachs  : esta no es la línea de Davos. Por el contrario, Currie escribe que la creciente desconexión entre el aumento del precio del oro y el debilitamiento del dólar « se debe a un posible cambio de la Fed de EE.UU. Hacia un sesgo inflacionario, en el contexto de crecientes tensiones geopolíticas, de una mayor incertidumbre política y social en los Estados Unidos y de una segunda ola creciente de infecciones relacionadas con Covid-19  ».

Traducción : se trata de la acumulación explosiva de la deuda estadounidense, por la cuarentena debida al coronavirus. En un mundo donde la deuda nominada en dólares, que ya supera los 100 000 millones de dólares, Estados Unidos no puede hacer default y nunca podrá reembolsarlos. Por lo tanto, solo puede seguir inflándose. Es decir, que para impedirlo, la deuda solo se puede gestionar debilitando la moneda. (Los vencimientos de la deuda ya se consideran fuera de alcance de los Estados Unidos).

Dicho de otra manera, el hombre del Goldman dice que un dólar más débil está firme en la agenda de la Fed. Y eso significa que « han comenzado a surgir reales preocupaciones sobre la longevidad del dólar estadounidense como moneda de reserva ».

Este es un mensaje matizado : el sugiere que el experimento monetario, que comenzó en 1971, está llegando a su fin. Currie les dice a los estadounidenses que Estados Unidos ya no puede manejar una economía con tanta deuda, simplemente imprimiendo más dinero y con las manos atadas para otras opciones. La situación de la deuda ya no tiene precedentes y la pandemia está acelerando el proceso.

En definitiva, las cosas empiezan a derrapar, lo que no es lo mismo que preconizar un reinicio. Y la devaluación del dinero es inevitable. Por eso Currie señala el desajuste entre el precio del oro (que a los gobiernos generalmente les gusta frenar) y la debilitación del dólar. Si la Fed no tiene el control de la situación, en última instancia, finalmente también está fuera del alcance de Trump (después de noviembre).

Si la confianza en el dólar comienza a evaporarse, todas las monedas fiduciarias colapsarán al mismo tiempo, ya que los bancos centrales del G20 están sujetos a las mismas políticas que los Estados Unidos. La situación en China es complicada. Por un lado, se vería afectado por la depreciación del dólar, pero por otro lado, una depreciación general de las monedas fiduciarias ofrecerían a China y Rusia la crisis (es decir, la oportunidad) permitiendo así de escapar de la rodilla del dólar que les aprieta la garganta.

¿Y por los Estados del Golfo ? La caída de los precios del petróleo este año ya ha llevado a algunos inversores a apostar contra las monedas de los países del Golfo, presionando la vinculación de las monedas con el dólar. Los estados del CCG han mantenido sus monedas vinculadas al dólar desde la década de 1970, pero la debilidad de la demanda de petróleo, combinada con un dólar débil, exacerbaría la amenaza que pesa sobre el « anclaje » del Golfo a medida que crecen sus déficits comerciales. Si se rompiera la paridad, no es seguro que haya un piso evidente para esta moneda, en las circunstancias actuales.

En un contexto tal, las sucesiones en estos momentos de los Reyes en los estados del Golfo podrían verse tal vez como un espectáculo secundario.

Alastair Crooke* para Strategic Culture

Leer el original en inglés : « The Dollar Standard Slipping Out of Control ? »

Strategic Culture. Beirut, Libano, 3 de agosto de 2020.

*Alastair Crooke , diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida « Orden de San Miguel y San Jorge (CMG) », una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducido del francés para El Correo de la Diaspora por  : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 11 de agosto de 2020.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id