recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Alastair Crooke : El significado más profundo de Ucrania

5 juillet 2022

Alastair Crooke : El significado más profundo de Ucrania

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El significado más amplio de Ucrania radica en esta idea : Otros líderes ya no son ingenuos cuando Occidente les ofrece cuentas de vidrio (o dólares de papel) a cambio de su riqueza real.

THE DEEPER MEANING OF UKRAINE
Alastair Crooke
The wider Ukraine meaning lies in this insight :
Other leaders are no longer naïve when the West offers glass beads
(or paper dollars) in exchange for their real riches

Beirut, July 4, 2022

Occidente, a su manera, entró en guerra con el eje Rusia-China sin darse cuenta. Esperaba « victorias » fáciles mediante sanciones que implosionarían la economía rusa, y tácticas militares de guerra urbana tomadas de Siria que desangraran al ejército ruso. En cambio, es una debacle monumental. Más que eso, sus múltiples fracasos y su insultante propaganda son un punto de ruptura, que da paso a una nueva era en lugar de congelar el viejo orden, como esperaba Occidente.

¿Por qué es tan grave esta nueva era ? En primer lugar, por lo que hay « debajo ». Las debilidades estructurales y la « podredumbre seca » que se han acumulado durante décadas, en sótanos húmedos. Se ha mantenido alejado, fuera de la vista. Los « niños » se mantuvieron al margen, mientras los « adultos » hablaban entre ellos, para reconocer la decadencia y la podredumbre que afectaban a sus hogares.

Por supuesto, el mundo exterior siempre ha sospechado del estado ruinoso de la « Big House » (los Estados Unidos de América), pero entonces Rusia demostró descaradamente al mundo lo mal que está, en la economía, en la guerra y en el Foro Económico de San Petersburgo. Putin instó al mundo a mantenerse firme frente a las pretensiones de los engreídos dueños de la Big House. Fue un suave y cortés llamado a la rebelión.

Sí, el conflicto ucraniano es efectivamente un punto de inflexión. ¿Pero para quién ? Algunos participantes (no occidentales) en el reciente Foro de Davos se limitaron a poner los ojos en blanco ante la emotiva reacción de los europeos ante los acontecimientos de Ucrania, y señalaron el doble rasero que supone su desatención a conflictos ruinosos en otros lugares y su desprecio por anteriores oleadas de refugiados. « Hay una necesidad maniquea, occidental, de ver el mundo de forma binaria », dijo Samir Saran, de un think tank de Nueva Delhi : « Trabajamos en tonos de gris ».

Sin embargo, la realpolitik ucraniana está reconfigurando la geopolítica mundial. Por un lado, ha impulsado a los « otros » a rebelarse contra las pretensiones de Occidente de autodenominarse mundo civilizado, como si dijera « no hay civilización fuera de nuestra civilización ». Este engreimiento explica por qué Occidente condena a todas las demás civilizaciones, pasadas y presentes, como atrasadas y como amenazas potenciales para la estabilidad y la seguridad mundiales. Por eso utiliza eufemismos para definirse como « la comunidad internacional ».

¿Por qué ? Porque el Zeitgeist [El espíritu de los tiempos] occidental se niega a contentarse con la ley inmutable de la tradición social que rige las culturas orientales, « sino que se manifiesta como un espíritu que se esfuerza por incorporarse a la humanidad y cambiar el mundo » -así escribió Christopher Dawson hace casi un siglo en La religión y el surgimiento de la cultura occidental. Esto significa que, a diferencia de la civilización china, la india, la budista, la amazónica, la cristiana ortodoxa, la musulmana o cualquier otra, la civilización occidental es única en el sentido de que ha tratado continuamente de extenderse de forma agresiva, de manera misionera, imponiéndose al resto del mundo y apoderándose de él. En otras palabras, es la única que pretende ser global.

El significado más amplio de Ucrania radica en esta observación : otros líderes ya no son ingenuos cuando Occidente les ofrece cuentas de cristal (o dólares de papel) a cambio de su riqueza real. Ucrania ha acelerado los debates sobre la integración entre bloques económicos, y varios discursos de los líderes regionales de los BRICS en la cumbre de esta semana se centraron en cómo escapar de la deuda dolarizada. O mejor aún, cómo implementar un sistema alternativo al establecido en Bretton Woods.

Además, los ciudadanos de los BRICS -al igual que los de Europa- no aspiran a mercados más eficientes ni a « más » neoliberalismo. Oriente Medio, en particular, ha experimentado el neoliberalismo y las extremas desigualdades de riqueza que ha creado. Han tenido una mala experiencia con las doctrinas de desarrollo depredadoras del Banco Mundial y del FMI. Ahora tienen la prueba de que los Estados bien preparados no sólo pueden sobrevivir a las sanciones occidentales, sino también utilizarlas como herramienta para cambiar el sistema comercial mundial en su beneficio.

El riesgo de la próxima crisis del coste de la vida es fácil de ver : el riesgo de una mayor escasez de alimentos es casi imposible de calcular. Como en Europa, hay miedo y rabia ante la desintegración del sistema, miedo a que las ciudades se vuelvan violentas y mal gestionadas. No buscan « más Europa », sino más política identitaria. No les importa en absoluto « más nada ». El enfado es evidente, porque la gente quiere que los sistemas funcionen, pero no lo hacen. Quieren recuperar sus vidas.

Y cuando soplan los fríos vientos de la inflación y la recesión, miran a sus líderes, no para que les den « más mercados libres », sino para que los protejan de los mercados y de las tonterías reguladoras. Sienten el peligro de que « bucles fatales » desconocidos implosionen partes de sus economías.

Este es el principal mensaje geoestratégico que se desprende de la guerra de Occidente contra Rusia : los rusos -y muchos otros- dicen estar cansados de la « occidentalización » (por la que se entiende su atributo « misionero »). Hay que ser « occidental », pero no « occidentalizado » ; hay que ser « europeo », pero no un demagogo « más europeo », sugieren los no occidentales.

Es en este contexto donde el término « mundo ruso » (Russky Mir) adquiere todo su significado. Su origen es antiguo : su primer uso formal en su sentido moderno se remonta a 2007, cuando el Presidente Putin decretó la creación de la « Fundación Russky Mir », patrocinada por el gobierno.

Para algunos, el término « mundo ruso » se refiere al lugar donde viven los rusos. Si eso es todo lo que significa, entonces es un proyecto puramente nacionalista. Para algunos, el término significa el mundo de habla rusa, pero si sólo significa eso, entonces es un proyecto puramente lingüístico. Para otros, el término significa el lugar donde viven los cristianos ortodoxos, pero si eso es todo lo que significa, entonces es un proyecto puramente confesional.

Sin embargo, para muchos rusos de hoy, « el mundo ruso » significa algo más, algo mucho más amplio. Es el lugar donde viven los que se oponen a la explotación de la occidentalización. Aunque viven principalmente en Rusia, China, India, África, América Latina, el mundo musulmán, Indonesia y Kazajistán, existen en todo el mundo, incluso en los centros occidentales. Son los que se resisten a la campaña de ilusión cuidadosamente orquestada por « la comunidad internacional ». Para estos rusos que viven en el mundo real, las ilusiones de Occidente son tan absurdas como erróneas.

Alastair Crooke* para Al Mayadeen

Al Mayadeen. Beirut , 4 de julio de 2022

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducción del inglés por y para : El Correo de la Diaspora

El Correo de la Diaspora. París, 5 de julio de 2022.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id