recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Ucrania : La cuestión central es el control de Heartland.

1er avril 2022

Ucrania : La cuestión central es el control de Heartland.

Una ilustración perfecta del discurso disyuntivo occidental.

par René Naba *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Una ilustración perfecta del discurso disyuntivo occidental.

  • Palestina, verdadera prueba de la credibilidad de Occidente
  • « La Europa del Atlántico a los Urales », un sueño ya roto
Quien gobierna Europa del Este manda en el corazón ;
quien gobierna la Tierra del Corazón manda en la Tierra del Mundo ;
quien gobierna la Isla del Mundo manda en el mundo.
- Mackinder, Democratic Ideals and Reality, p. 150



JPEG - 56.4 ko
Heartland et Rimland

La guerra de Ucrania no es accidental, resultado de un desliz fortuito o de un encadenamiento incontrolado de los acontecimientos, o peor, de un comportamiento impulsivo de un dirigente eruptivo. No, la guerra de Ucrania constituye un objetivo principal de la estrategia contemporánea y, ante la debacle de la OTAN en Afganistán, el reto central del control del Heartland, el centro del Mundo, en aplicación de las recomendaciones de Halford John Mackinder, el fundador de la geopolítica contemporánea.

Este profesor de geografía en la Universidad de Oxford (Reino Unido) creía que cualquiera que controlase Europa del Este controlaría el corazón del mundo.

Según Mackinder, el Heartland, que representa 2/12 de la tierra, está formado por los continentes euroasiático y africano. Por ello, es imperativo mantener este Heartland -una extensa zona que va desde Europa central hasta Siberia occidental, que se extiende por el Mar Mediterráneo, Oriente Medio y el sur de China- y que constituyó la mejor ruta para las invasiones mongolas de Europa en los siglos XIII y XIV por parte de Gengis Kan y Tamerlán.

Lo que está en juego es, por lo tanto, elevado y explica la formidable guerra psicológica emprendida por los medios de comunicación occidentales para desacreditar a Rusia, culpable de haber desafiado la primacía de la OTAN en Europa desde el hundimiento del bloque soviético en 1989, con el fin de romper el mordisco atlantista a las antiguas marchas del imperio soviético (Polonia, Hungría, los países bálticos, etc.).

En este sentido, la guerra de Ucrania, con sus excesos de lenguaje y omisiones, fue una perfecta ilustración del discurso disyuntivo occidental y reveló las profundidades del pensamiento de una fracción de la élite occidental.

Comúnmente denominado en la jerga periodística como « doble moral », el discurso disyuntivo es un discurso que promueve valores universales para la protección de intereses materiales. De hecho, se trata de un discurso aparentemente universal pero con un tono moral variable, adaptable a los intereses particulares de los Estados y los dirigentes. En un mundo en el que la hipocresía no está a la orden del día, este doble lenguaje se describe más crudamente como duplicidad o hipocresía.

Sobre los errores del pensamiento occidental

En la guerra psicológica, los medios de comunicación occidentales se divirtieron demonizando a Vladimir Putin.

Llamar al presidente ruso « criminal de guerra » es, en efecto, una buena manera de que su rival estadounidense Joe Biden haga una triple demostración de fuerza :

  • Ucrania, más allá de Europa, ha sido el escenario privilegiado de las maniobras de cerco de Rusia durante una década y, como tal, ha sido víctima de una partida de billar a tres bandas.
  • China, en un intento de disuadirla de emprender una operación de este tipo hacia Taiwán, que Pekín considera parte integrante de China, de la que se desprendió arbitrariamente al llegar el régimen comunista.
  • La opinión de Estados Unidos adoptando la postura de un Señor de la guerra, ansioso por preservar el crecimiento de Estados Unidos y los presupuestos de los hogares manteniendo los precios de los combustibles bajos para no poner en peligro los resultados de las elecciones intermedias de Estados Unidos en noviembre de 2022.

Al precio de hacer los ojos de Chimène [1] al carnicero de Riad, el ordenador de una decapitación de 81 opositores saudíes, en la misma semana de la intervención rusa en Ucrania, Mohamad Ben Salmane ; un interlocutor especialmente recomendable por su historial, el squibber del periodista Jamal Khashoggi y coagente de Yemen.

Avergonzado de sí mismo, Occidente llegó a enviar a dos de sus más eminentes representantes -Emmanuel Macron, el presidente francés del país de los derechos humanos, y el británico Boris Johnson, el decano de las democracias occidentales en los tiempos modernos- a Riad para tender la mano, en un remake del humillante viaje de Canossa de la Edad Media, para exculpar a los sanguinarios wahabíes ante su público.

Con estas 81 decapitaciones, el número total de decapitaciones saudíes en un año asciende a 220, sin que los editorialistas, por lo demás sentenciosos y mojigatos [2], emitan un murmullo de protesta cuando no se trata de sus carteras.

Salvo que uno esté animado por una crasa mala fe, cualquiera dotado de los rudimentos de la estrategia planetaria no podría ignorar que Estados Unidos no permanecería inerte ante la debacle de Kabul en agosto de 2021, sobre todo en lo que respecta a su monumental impacto psicológico sobre el papel de liderazgo de los dirigentes occidentales en el resto del planeta. Esto es tanto más imperativo cuanto que la retirada militar atlantista en Afganistán se ha unido al avance ruso en el África francófona con el fin de la operación francesa Barkhane en Malí, lo que tiende a dar crédito a la impresión de una derrota de los « antiguos amos del mundo ».

A menos que uno esté afectado por una amnesia prematura, anticipar la reacción del Kremlin fue más fácil para los estadounidenses, ya que una de las principales crisis de la era de la Guerra Fría, la crisis de los misiles de Cuba en 1962, había enfrentado a Estados Unidos con la entonces Unión Soviética y condujo a la retirada concomitante de los misiles soviéticos de Cuba y de los misiles estadounidenses de Turquía, el flanco sur de la OTAN.

Por ignorar deliberadamente las reglas básicas de la gestión de crisis, Ucrania, país culturalmente hermanado y limítrofe con Rusia, fue despojada primero de Crimea y de su importante base naval de Sebastopol en 2014 ; luego, ocho años después, en 2022, de la región rusófona de Donbass, ahora reducida en la cuarta semana del conflicto a la condición de posible ex candidato futuro al pacto atlantista

El tono del discurso dominante sobre la guerra de Ucrania y su distorsión.

En sintonía con esto, tan pronto como Rusia intervino contra Ucrania el 24 de febrero de 2022, los medios de comunicación occidentales hicieron suya la causa de los ucranianos, en un apoyo incondicional, celebrando acciones que condenan severamente en otros lugares.

¿Primera guerra en Europa ? Cócteles molotov... Veamos

Mejor aún, para galvanizar la solidaridad con la Ucrania blanca, destacarán el hecho de que la guerra en Ucrania es el primer conflicto en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial y el colapso del bloque soviético, ocultando deliberadamente la destrucción de Yugoslavia por parte de la OTAN en la década de 1990, con el fin de eliminar cualquier estructura que pudiera bloquear la extensión del pacto atlantista en el antiguo coto soviético ; así como la guerra de Georgia en 2008, para asegurar un glacis para Rusia en sus zonas vecinas. Un patrón idéntico al que provocó la intervención rusa en Ucrania.

Al unísono, los medios de comunicación occidentales se maravillarán del entrenamiento en el manejo de cócteles molotov por parte de las mujeres ucranianas, mientras que en otros tiempos y bajo otros cielos, castigarían con el máximo vigor el lanzamiento de piedras por parte de adolescentes palestinos contra los soldados israelíes, a pesar de que las bombas incendiarias tienen un efecto infinitamente más devastador que los tirachinas palestinos.

La figura invertida del pequeño David palestino matando al gigante israelí con una honda sigue provocando sudores fríos en las casas calientes de la conciencia occidental.

El remake de los fusileros africanos

Los europeos, en particular, que suelen ser gruñones con los migrantes por temor a su « gran reemplazo demográfico », se han ofrecido por millares para acoger a los refugiados y movilizar grandes colectas de alimentos y fondos, sin condicionar, curiosamente, esta oleada de generosidad al respeto de los mismos valores que profesan las grandes democracias occidentales, a saber, la libre circulación de personas.

En el caso particular de Ucrania, la libertad de los africanos que residen en este país en guerra -una guerra a la que son totalmente ajenos- de regresar a su país de origen, sin que se pueda saber si esta omisión fue el resultado de un desafortunado descuido o de una postura de desprecio... un desprecio propio de los que tienen respecto a la suerte de los que no tienen

Ningún peticionario compulsivo, que suele dictar las reglas del juego, ha protestado -por ejemplo- contra la voluntad de Kiev de alistar a los africanos residentes en el país en la guerra contra Rusia, en un viejo remake de los « Tirailleurs africanos » de la 1ª Guerra Mundial (1914-1918). Alistados en conflictos que, etimológicamente, les eran totalmente ajenos, estos africanos actuarían como « carne de cañón » para defender, paradójicamente, a sus colonizadores contra los opresores de sus propios opresores.

La prevalencia de una postura protofascista de discriminación : el caso de Francia

Bajo los efectos del vestido y las plumas, las supervivencias racialistas son tenaces y perennes en Francia, la « Patria de los Derechos Humanos ».

Así, el Sr. Jean Louis Bourlanges, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional francesa, tuvo la audacia de alabar la calidad de la inmigración que supondría la llegada de ucranianos a Francia en comparación con los afganos, iraquíes o sirios. El Sr. Bourlanges, diputado de la formación Modem, que dice formar parte de la « Democracia Cristiana », aseguró que los ucranianos constituirían una « inmigración de alta calidad en Francia, de la que podremos beneficiarnos », argumentando que estaba compuesta por « intelectuales ». La implicación fue que hay menos refugiados útiles en el mundo, probablemente porque son culturalmente demasiado diferentes. De forma más explícita : Ni cristiano ni europeo.

A raíz de esto, los comentaristas se han visto obligados a distinguir entre « acogida de refugiados » cuando se habla de los ucranianos, pero « crisis migratoria » cuando se habla del destino de los « morenos »... iraquíes, sirios o afganos. Muchos comentaristas y editorialistas de renombre se han dejado llevar por estos atajos conscientes o inconscientes desde que estalló el conflicto el 24 de febrero de 2022.


Sobre la extensión del concepto de « violencia estatal organizada » de Max Weber y su mal uso internacional

Como amos del mundo durante seis siglos, los Estados occidentales se han considerado durante mucho tiempo los únicos actores reales en la escena internacional, arrogándose el monopolio de la violencia legítima, una noción conceptualizada por el sociólogo alemán Max Weber en 1919. No sólo se arrogan este monopolio, sino que decretan lo que está bien y lo que está mal, sin juzgar si su acción es buena o mala.

Desde hace seis siglos, todas las intervenciones occidentales en el Tercer Mundo se han llevado a cabo bajo falsos pretextos que enmascaran mal la superioridad que los occidentales tienen de sí mismos sobre otras civilizaciones. Conceptos que disimulan mal los objetivos depredadores.

La colonización occidental de la humanidad se ha justificado con el absurdo concepto de la « carga del hombre blanco » o la « primogenitura », y en la época contemporánea, en la era posterior a la descolonización, con la noción de « injerencia humanitaria », y su variable « deber de proteger ».

Este fue el caso de Libia en 2911, cuya destrucción condujo a la desestabilización de la zona del Sahel, antaño pre-scarré de Francia.

Lo mismo ocurrió con la destrucción de Siria al año siguiente, para neutralizar al último país del campo de batalla, junto con el Líbano, que no había pactado con Israel, lo que provocó un flujo migratorio con sus consiguientes atentados terroristas en el ámbito occidental y una correlativa islamofobia.

Este fue el caso anterior de Irak (2003), con el falso pretexto de la presencia de armas de destrucción masiva (ADM) en ese país.
Al menos esa es la impresión que prevalece tras un estudio exhaustivo de medio siglo de injerencia occidental en el mundo no occidental.

Voto africano en la ONU durante el debate sobre Ucrania

El análisis del voto de los países africanos durante el debate de la Asamblea General sobre Ucrania reveló la falta de confianza de África en Occidente. Treinta y cinco países se abstuvieron de condenar la « agresión contra Ucrania », entre ellos diecisiete países africanos, incluido Senegal, actual presidente de la Unión Africana.

Superpuesta a la decisión de la Unión Africana de suspender a Israel de su condición de miembro observador de la organización panafricana, la votación africana sobre Ucrania en la ONU podría dar una indicación del nuevo comportamiento de África hacia sus antiguos colonizadores, en un paisaje devastado por tres años terribles (2020-2022) : una pandemia mortal y la contención mundial. Nunca antes visto en los anales de la historia contemporánea. A esto se suma una guerra en Europa que provoca una nueva agitación en el mundo.


A - El Covid :

En concreto, para el Tercer Mundo, Covid ha provocado una doble desecación : la del flujo migratorio y la de las remesas. Una doble penalización, en definitiva, materializada por una caída de 85.000 millones de dólares en las remesas de la diáspora en dos años (2020 y 2021). Estas cifras no tienen en cuenta el año 2021.

En Senegal, por ejemplo, que cuenta con una diáspora de 600.000 personas, las remesas de la diáspora, del orden de 7.000 millones de dólares, representan el 9,1% del producto interior bruto, es decir, tanto como la ayuda oficial al desarrollo que este país recibe de los países occidentales. En Sri Lanka, las remesas representan el 18% del PIB. En Haití, donde el primer ministro fue asesinado por mercenarios, las remesas de la diáspora representan el 33% del PIB. India y Pakistán, que tienen una alta concentración de sus trabajadores expatriados en las ricas petro-monarquías, han sufrido especialmente la contención.

B- La cumbre Europa-África : un ejemplo perfecto de ceguera occidental

Covid no es el único responsable del recrudecimiento de la violencia en África, especialmente contra la presencia occidental. La cumbre Unión Europea-Unión Africana celebrada el 19 de febrero de 2022 en Bruselas dice mucho de la ceguera política de los dirigentes occidentales.
África, que está en el origen de la prosperidad del mundo occidental, tanto por la trata de esclavos como por la explotación del subsuelo del continente, ... África, que tiene 50 Estados y una población de casi mil millones de personas, no tiene un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Ni siquiera un asiento plegable.

Lo mismo ocurre con Asia, que alberga a dos tercios de la humanidad, casi 4.500 millones de personas, y es sede de cuatro potencias nucleares (China, India, Pakistán, Corea del Norte) y dos potencias de umbral (Japón e Irán), pero sólo tiene un puesto permanente (China), mientras que Occidente tiene tres.

Epílogo

Equilibrar la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento, por un lado, y la promoción de los derechos humanos, por otro, tema de este coloquio, requeriría en primer lugar equilibrar las iniciativas del Norte y del Sur, y tratarlas en pie de igualdad, en lugar de asignar a los países del Sur una obediencia ciega a las órdenes del Norte.

Exaltar, por ejemplo, la resistencia ucraniana... de la misma manera que la resistencia palestina y no glorificar la resistencia ucraniana y criminalizar la resistencia palestina.

Quejarse del terrorismo islámico y apoyar « al mismo tiempo », solapadamente, a organizaciones terroristas, como « Jabhat al Nosra, que están haciendo un buen trabajo en Siria » (Laurent Fabius dixit), sin sancionar la responsabilidad de los patrocinadores occidentales y petro-monárquicos de los grupos terroristas islámicos, es una cuestión de absoluto desprecio a las víctimas. Es un insulto a la inteligencia humana y a la ética del mando.

Entusiasmo por el islam periférico (checheno, uigur, kurdo, kabyle makista), pero silencio ante las legítimas aspiraciones del pueblo palestino, que es el núcleo central del conflicto entre el mundo árabe y Occidente, la principal línea de fractura entre las dos orillas del Mediterráneo, más allá del islam y de Occidente.

La reticencia de las petro-monarquías del Golfo, principalmente Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, a aumentar su cuota de producción de petróleo por lealtad a su compromiso con Rusia en el seno de la OPEP, refleja también un nuevo estado de ánimo, que -de continuar- podría equivaler a una rebelión silenciosa.

Europa, ciertamente, y más allá Occidente, no puede asumir toda la miseria del mundo. Y por qué, entonces, África ha acogido, en contra de su voluntad, toda la miseria de Occidente, sus parias, sus convictos, al precio de su despersonalización, su despojo, el exterminio de su población, el trastorno de su ecología, su economía y sus costumbres ancestrales.

¿Por qué ha guardado un educado silencio sobre las protestas africanas contra la decisión de Kiev de mantener como rehenes a sus residentes africanos, cuando la opinión occidental está atenazada por el pánico ante un posible "Gran Reemplazo" de su población inmaculada y su inevitable mestizaje ?

Mientras la guerra en Ucrania parece que va a provocar una nueva convulsión en el mundo, la cuestión se plantea, sin falsos pretextos, lejos de la algarabía mediática orquestada por la formidable fuerza de choque occidental, con el objetivo de ocultar cualquier pensamiento disidente.

De forma subsidiaria, se plantea la cuestión de la responsabilidad de la OTAN en este trágico asunto ucraniano. En una palabra, ¿por qué llevaron a Rusia al límite ?

La cobertura casi histérica de la invasión rusa de Ucrania en los medios de comunicación occidentales revela la necesidad otrora oculta de Occidente de recuperar el estado de gracia tras la calamitosa guerra de Irak (2003).

La normalización monárquica colectiva árabe con Israel no debe ser una ilusión. Esto no debe ocultar la profunda aversión de los pueblos árabes a este acuerdo interestatal de una agrupación de autócratas defensivos.

Le guste a Occidente o no, la verdadera prueba de la credibilidad de Occidente sigue siendo Palestina, que ha plagado la relación entre Oriente y Occidente durante un siglo.


Bis repetita : ¿Por qué llevar a Rusia al límite, desafiando las enseñanzas del estratega chino Sun TZU en su memorable obra "El arte de la guerra", que sigue siendo relevante hoy en día ?

En esta atmósfera de frenesí colectivo occidental, el sueño de Francia, alimentado desde el general Charles de Gaulle hasta Emmanuel Macron, de desligar a Rusia de China y atarla a Occidente para hacer una « Europa del Atlántico a los Urales », como dijo el general De Gaulle en su discurso de Estrasburgo de 1959, se hizo añicos con el choque de las bombas rusas sobre Ucrania y el correlativo embargo decretado por la OTAN contra Rusia.

« Está en la naturaleza de los soldados defenderse cuando están rodeados, luchar ferozmente cuando están acorralados y seguir a sus líderes cuando están en peligro », profesaba Sun Tzu en su memorable libro El arte de la guerra (capítulo 11).

« No se fuerza a un enemigo que está huyendo », advirtió, premonitorio. (capítulo 7)

A partir de este sabio precepto, el estratega chino dedujo que es más prudente proporcionar una salida a un adversario acorralado para que éste prefiera huir y salvar la cara, pues de lo contrario lucha con la "rabia de la desesperación" a riesgo de infligir graves pérdidas. En este caso, en primer lugar a Ucrania, la principal víctima de las turpitudes occidentales.

Para profundizar en el tema de Ucrania, he aquí una presentación de John Mearsheimer, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago y autor del monumental libro :


René Naba* para su sitio web Madanïya

Madanïya. París, 22 de marzo de 2022.

*René Naba Periodista-escritor, antiguo responsable del mundo árabe-musulmán en el servicio diplomático de la AFP, luego asesor del director general de RMC Oriente Medio, jefe de información, miembro del grupo consultivo del Instituto Escandinavo de Derechos Humanos y de la Asociación de Amistad Euro-Árabe. Autor de « L’Arabie saoudite, un royaume des ténèbres » (Golias), « Du Bougnoule au sauvageon, voyage dans l’imaginaire français » (Harmattan), « Hariri, de père en fils, hommes d’affaires, premiers ministres » (Harmattan), « Les révolutions arabes et la malédiction de Camp David » (Bachari), « Média et Démocratie, la captation de l’imaginaire un enjeu du XXIme siècle » (Golias) Desde 2013, es miembro del grupo asesor del Instituto Escandinavo de Derechos Humanos (SIHR), con sede en Ginebra, y de la Asociación de Amistad Euroárabe. Desde 2014, es consultor en el Instituto Internacional para la Paz, la Justicia y los Derechos Humanos (IIPJDH), con sede en Ginebra. Editorialista Radio Galère 88.4 FM Marsella Harragas programas, todos los jueves 4-4:30 pm, programa de ruptura de tabúes. Desde el 1 de septiembre de 2014, es director del sitio web Madaniya

Traducción para El Correo de la Diaspora por : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 1° de abril de 2022

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Notes

[1expresión francesa que define « tener un gran interés o pasión por algo o alguien »

[2Que muestra exagerados escrúpulos morales o religiosos.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id