recherche

Accueil > Les Cousins > Équateur > Se complican cada vez más las relaciones entre Colombia y Ecuador.

25 mars 2008

Se complican cada vez más las relaciones entre Colombia y Ecuador.

 

Télam. Buenos Aires, 24 de Marzo de 2008.

Desde Quito confirmaron la identidad del ecuatoriano muerto durante el bombardeo del 1º de marzo a un campamento de las FARC y aseguraron que la coyuntura aparece en consecuencia, menos clara. Para Colombia, la zona bombardeada constituía un "objetivo militar legítimo".

La posibilidad de que Ecuador y Colombia reanuden sus relaciones diplomáticas pareció alejarse este lunes un paso más con la confirmación de la identidad del ecuatoriano muerto y la ratificación de parte de Bogotá de que el campamento bombardeado el 1° de marzo en suelo ecuatoriano constituía un "objetivo militar legítimo".

El ministro de Defensa de Ecuador, Wellington Sandoval, dijo este lunes que la confirmación de la muerte de un ecuatoriano por el ataque militar "complica" la situación de su país con Colombia, y el vicecanciller, José Valencia, aseguró que su país "debe actuar con prudencia" por las actitudes de Colombia.

Del otro lado, el titular de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, insistió en que "un campamento de terroristas es un objetivo militar legítimo" y advirtió que "cualquier persona que esté en un campamento de terroristas, como era este campamento, se expone a un altísimo riesgo, sea o no sea guerrillero".

Santos, que este domingo por la noche admitió que uno de los muertos junto al número dos de las FARC, Raúl Reyes, era un ecuatoriano, se refirió así a la presencia de Franklin Aisalia en el presunto campamento que, en la frontera, del lado ecuatoriano, el Ejército de Colombia atacó en la madrugada del 1° de este mes.

"Obviamente el asunto se complica porque es un ecuatoriano que ha sido muerto en un ataque de un país extranjero en suelo ecuatoriano", señaló Sandoval.

A la confirmación de parte de Bogotá este domingo, se sumó este lunes que el fiscal encargado, Alfredo Alvear, ratificó que el cadáver llevado a Colombia junto al de Reyes fue el de Aisalia, un cerrajero de 38 años a quien Bogotá presentó inicialmente como Julián Corrado, ideólogo de las FARC.

Según el informe pericial dactiloscópico, "se ha determinado indudablemente que la persona asesinada es Franklin Guillermo Aisalia Molina", indicó Alvear, que destacó la tarea conjunta de la Fiscalía y la Policía colombiana.

El padre de Aisalia, en tanto, se manifestó "indignado" de que se haya publicado "un montaje" fotográfico de su hijo "al lado de una señora a la que vinculan con las FARC".

Aunque la Policía Nacional de Ecuador recién inició la investigación del supuesto vínculo de Aisalia con las FARC, Santos señaló a la radio RCN que "no le queda bien al presidente (Rafael) Correa salir a defender a una persona que después resulte con conexiones con las FARC".

Colombia señaló primero a Aisalia como un guerrillero que usaba el alias de "Lucho" -aunque lo identificó como Franklin Ponelia Molina- y que se encargaba de lograr documentos falsos para la guerrilla.

Para el jefe de Defensa, "nadie va por turismo" a los campamentos de las FARC, una referencia que parece destinada también a los estudiantes mexicanos muertos y heridos en el mismo ataque, cuyas familias negaron las relaciones con la guerrilla.

"Un buen consejo es que tengamos cuidado con las identidades de las personas, para que no vayamos a cometer errores (de los) que el día de mañana tengamos que arrepentirnos", dijo el titular de Defensa colombiano, que consideró a la propia "una aseveración amable y lógica dentro de estas circunstancias".

Según Santos, "pueden estar asaltando al presidente Correa en su buena fe cuando tratan de decir que este individuo era un pobre personaje que nada tenía que ver con las FARC".

Santos afirmó que el ecuatoriano y su compañera, Nubia Calderón, alias "Esperanza", ya habían sido detectados por las autoridades en 2004, en el marco de las operaciones de inteligencia que culminaron con la captura en Ecuador de Simón Trinidad, un alto jefe de las FARC extraditado a Estados Unidos y condenado a 60 años de prisión.

Con todo, el ministro expresó su deseo de que las relaciones bilaterales no se deterioren aun más, y resaltó la necesidad de respetar las decisiones de la OEA.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id