recherche

Accueil > Empire et Résistance > « Gringoland » (USA) > Racismo Made in USA : « Saint Louis Blues »

15 août 2014

Racismo Made in USA : « Saint Louis Blues »

par Guadi Calvo *

 

A Néstor Gorojovski que me regalo el título :
« Saint Louis Blues »



Una vez ha pasado, la historia si no fuera trágica, sería aburrida. En una pequeña comunidad de los Estados Unidos, Fergusson, a quince kilómetros al norte de Saint Louis, Missouri, la tarde del último sábado apenas pasado el mediodía, un joven negro fue asesinado por la policía, en un hecho, que como siempre será confuso, y el lector tendrá que elegir la versión que prefiera.

Michel Brown, de dieciocho años caminaba junto a un amigo por una calle comercial, cuándo fueron detenidos por la policía. Según la policía del condado asegura que Michel, empujó al agente, de quien no se han suministrado ningún dato, y mientras lo golpeaba intentó quitarle su arma. A lo que el policía reaccionó disparándole varias veces. Según el amigo que lo acompañaba Michel, con los brazos en alto, solo se negó a moverse como se lo ordenó el agente, que de inmediato abrió fuego.

Tras la muerte de Brown el mismo sábado se produjeron protestas pacíficas que llenaron la avenida principal de Fergusson, la triste y pobre Florissant con algunos establecimientos, que reflejan claramente la pobreza de sus vecinos.

Los manifestantes acusan a la policía de actuar con racismo, reclamando una investigación de los hechos y el arresto del autor de los disparos. Las protestas se tornaron especialmente violentas las noches del domingo y lunes. Algunos manifestantes saquearon establecimientos comerciales y lanzaron piedras a los agentes policiales, que respondieron con disparos de balas de goma, gases lacrimógenos y produciendo la detención de cerca de cincuenta personas. Durante la noche del martes la situación era más calma, hasta que se produjeron los disparos que hirieron a otro joven negro, internado en grave estado y una mujer con disparo en la cabeza, que según las fuentes no corre peligro de muerte.

La tarde del martes se realizó una vigilia frente a una iglesia organizada por el reverendo y activista a favor de los derechos civiles Al Sharpton, que hace un año fue el precursor de las protestas pacíficas por la sentencia judicial que favoreció a George Zimmerman al autor de la muerte del joven negro Trayvon Martin, en febrero de 2012.

Dado el estado de situación la policía de Fergusson, que cuenta con cincuenta y tres agentes, de los que solo dos son negros, para una población de veinte y un mil habitantes de los que el setenta por cientos son de color.

El presidente Barack Obama llamó a la calma mientras efectivos policiales de los condados vecinos reforzaban a los de Fergusson, y se prohibía el vuelo sobre la zona a menos de 914 metros, para evitar que los helicópteros de distintos medios periodísticos pudieran observan los disturbios y la represión.

¡Teléfono para Barack !

No hay dudas de que por más que se haya avanzado mucho en la cuestión de integración de los negros en los Estados Unidos y que hoy un mulato rija los tumultuosos destinos del país, existen grandes sectores de la sociedad norteamericana que no están dispuestos a dejar atrás el racismo.

El episodio de Fergusson tras el asesinato de Brown, deja bien claro que la herida todavía esta muy lejos de cerrar.

Desde antes que los Estados Unidos existan como tal, el pueblo negro ha sufrido discriminación, abusos que mínimamente pudieron resolverse a comienzos de los años sesenta del siglo pasado.

Sin duda persiste en el inconciente colectivo de los blancos norteamericanos que el negro siempre será un peligro latente y un chivo emisario de todos los males de una sociedad en bancarrota.
El más conocido de los últimos hechos de racismo fue el asesinato de Trayvon Martin de manos de George Zimmerman, que tras un juicio absolutamente parcial quedó libre de culpa y cargo, y de no ser por la inmediata reacción de algunos medios periodísticos y la indignación de la gente se hubiera desvanecido en la nada como otros tantos hechos similares.

Trayvon Martin, de 17 años, fue asesinado en febrero de 2012 en Sanfor, una comunidad residencial cerca de Orlando, Florida, cuando el adolescente, fue detenido por Zimmerman, integrante de una patrulla de vigilancia voluntaria, que como en el caso de Fergusson, después de algunos empujones Zimmerman mató de un disparando Trayvon. El asesino se justificó diciendo que actuó en defensa propia y con ese argumento sus abogados consiguieron que quedara libre. El jurado que lo liberó estaba compuesto solo por mujeres de raza blanca.

El caso de Trayvon Martin se había convertido un tema central, que dejaba en claro que los Estados Unidos conviven con siglos de segregación y racismo, que se expresa cada día con detenciones arbitrarias.

La población carcelaria de los Estados Unidos es la mayor del mundo, sus dos millones doscientos mil condenados representa el veinticinco por ciento de los presos del mundo. De esos dos millones doscientos mil, el sesenta por ciento son negros y latinos. Lo que señala claramente cuales son los lineamientos respecto a la integración racial en la “mayor democracia del mundo”.

Volviendo al caso de Fergusson, a los expertos en el tema les llama la atención la reacción violenta de sus vecinos, ya que la ciudad de Saint Louis y sus suburbios como Fergusson, no tienen antecedentes similares, y para encontrar una situación parecida habría que llegar a 1917.

Durante los años sesenta cuando la cuestión negra había estallado en todos los Estados Unidos la población de Saint Louis, si bien participó de manifestaciones reclamando sus derechos, nunca se registraron actos de violencia, como había sucedido en otras ciudades.

Sin duda las acusaciones de los vecinos acerca del racismo con que actúa la policía son absolutamente ciertas, en 2013 fue suspendido el único superintendente de color en la junta escolar de la ciudad lo que en su momento desató algunas protestas. El Departamento de Justicia del condado de Fergusson investiga la posible discriminación en la representación legal de jóvenes en tribunales familiares. Y un informe de 2013 del fiscal general de Missouri, la Policía de Fergusson detuvo al doble de conductores negros, que blancos.

Esto se traduce también a escala nacional, según datos del FBI durante el 2012, de los detenidos en todo el país, un 28,1% eran de color, lo que significa el doble en su proporción demográfica que es del 13,1%. Lo que significa que un hombre negro tiene seis veces más posibilidades de ser encarcelado que uno blanco, y dos veces y media más que un latino.

Estas cifras sin duda marcan el inconciente de los muchos que hoy se movilizan en Fergusson y de no detenerse rápidamente se extenderán por el resto de los Estados Unidos como fue el caso de Rodney King, quién fue brutalmente golpeado en plena autopista por cuatro policías de Los Ángeles en marzo de 1991, a quienes un tribunal compuestos absolutamente por blancos encontraron inocentes. El veredicto provocó protestas generalizadas, disturbios y saqueos en distintas ciudades de los Estados Unidos como : Las Vegas, Atlanta, San Francisco, Oakland, Nueva York, Seattle, Chicago y Phoenix entre otras muchas.

El presidente Obama tiene demasiados frentes abiertos, como para que se le abra otro más. Quizás sea hora en que definitivamente deba atender la llamada.

Hamartia. BuenosAires, el 14 de Agosto de 2014

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id