recherche

Accueil du site > Argentine > Économie > Pétrole et gaz > Petróleo : ¿Qué pasó con las siete hermanas ?

17 mars 2007

Petróleo : ¿Qué pasó con las siete hermanas ?

 

Por Félix Herrero
Moreno
. Boletín Nº 191 - Buenos Aires, 12 de marzo de 2007.

El mercado petrolero mundial ha cambiado desde la época en que la expresión "las siete hermanas", graficaba el poder de las principales empresas. Sin embargo, a pesar del desarrollo actual de las empresas públicas nacionales, aquéllas hermanas hoy más concentradas, siguen siendo las dueñas de la mayor tajada de la renta petrolera mundial.

Dos notas recientes del Financial Times [1] hacen referencia a la historia de las siete hermanas y su conversión en cuatro grandes (cinco o seis [2] según el analista). Las notas del diario inglés van dirigidas a convencernos que ahora existen nuevas siete hermanas, que son las Petroleras Públicas Nacionales (PPN). Al actualizar el nombre de siete hermanas algunos intentan asimilarlas a las originales sette sorelle, así denominadas por Enrico Mattei, que dominaron los mercados con sus golpes de Estado, con invasiones y pillajes, y con la provocación de guerras entre naciones y sus balcanizaciones (recuérdense las guerras verdaderamente intestinas entre Bolivia y Paraguay, y entre Ecuador y Perú, y la división del medio Oriente realizada por Lawrence de Arabia).

También Le Monde Diplomatique [3] menciona esta historia, y Alfredo Jalife-Rahme publica notas sobre el tema en La Jornada [4] con su sagacidad habitual, en las cuales analiza la acción de las empresas petroleras considerando su vinculación con el poder financiero que las sustenta (’...el binomio inextricable de la banca y las petroleras anglosajonas que comparten y reparten sus consejos de administración en forma rotatoria, además de poseer el control del duopolio bursátil de Nueva York y Londres’).

Entre 1911 y 1969, año de la creación de la OPEP, el dominio de las siete hermanas fue absoluto. En 1911 la Standard Oil de John D. Rockefeller dividió su personería jurídica en 34 petroleras, pero no alcanzó a rozar la concentración financiera del Manhattan Bank y de los otros bancos que financiaban a las petroleras (Chase, Morgan, Continental, etc.).

Las numerosas hijas de la Standard Oil de Rockefeller (Exxon de Nueva Jersey, Mobil de Nueva York, Chevron de California, y Texaco) con la Gulf Oil, de los también banqueros Mellon, conformaron las 5 petroleras estadounidenses de las seven sisters, junto a las británicas Shell (con socios holandeses) y British Petroleum.

Después de 1928, con el acuerdo de Achnacarry, en Escocia, se estableció el oligopolio planetario al imponerse una secreta declaración de paz entre las hijas de la Standard Oil, la Gulf Oil y las firmas británicas, con lo que se constituyó el más grande consorcio (financiero y petrolero) de la historia mundial. Estas compañías asientan su dominio en todas partes extrayendo crudos, produciendo combustibles, montando refinerías, oleoductos, bancos y financieras internacionales que se esparcen dondequiera, y estableciendo las dos bolsas mundiales de crudo, una en Nueva York (Nymex) y la otra en Londres (IPE).

Ante semejante poder los países petroleros tomaron decisiones para defender sus recursos. Así nace la OPEP, fortalecida desde 2001, para resguardar precios y cuotas de extracción. Así también se crean las PPN, como hizo Argentina mucho tiempo antes, cuando el 14 de diciembre de 1907 nacionaliza el yacimiento descubierto el día anterior y en diciembre de 1910 designa la Dirección administradora de la Explotación del Petróleo que exploró, extrajo, destiló y transportó (sin la formalidad empresaria de Y.P.F., que adoptó en 1923). Inglaterra también eligió este camino, cuando en la primera guerra mundial y a instancias del lord del almirantazgo W. Churchill, constituye la BP sobre la base de una pequeña empresa londinense y de la gigante Angloiranian Oil , luego privatizada por M. Thatcher en los años ochenta. Otra etapa fueron las nacionalizaciones de los yacimientos, como también lo hicieron México y Bolivia en los años treinta e Irán, en su recordado 20 de marzo de 1951. Ahora se intenta crear la OPEP del gas, establecer una bolsa de crudo en Irán, invertir en gigantes fondos financieros asociando países como China, Rusia, Venezuela, Irán y otros. A su vez, en 1973 los países importadores y ex-exportadores (como Estados Unidos) crean la Agencia Internacional de Energía (AIE) que consiste en una anti-OPEP, reinician las invasiones a los países con petróleo, y utilizan al BM y al FMI para controlar los préstamos a los países.

Entretanto, ¿cómo evolucionaron las seven sisters ? Se concentraron explícitamente, sin timideces de ninguna especie. Desde 1984 el sector petrolero vio desarrollarse una creciente concentración. Así las 5 empresas norteamericanas del club de las siete hermanas se funden en 2 : ExxonMobil (Exxon y Mobil) y Chevron (Chevron, Gulf Oil y Texaco). A su vez, British Petroleum se fusiona con Amoco, después de comprar otras grandes petroleras norteamericanas. El poder de estas 4 grandes es hoy menor que el que tuvieron las 7 hermanas en el campo de la extracción del crudo, pero no en el dominio del mercado mundial de derivados ni en las rentas y ventas empresarias. Por esto, no es aceptable la tesis de que el poder ha pasado a las petroleras de los países menos poderosos. Esto recién se logrará cuando la evolución de las PPN prosiga, cuando se expandan las nacionalizaciones de los yacimientos y la participación nacional en la renta petrolera, cuando la naciente bolsa de crudo de Irán alcance influencia mundial, cuando la OPEP del gas opere y se constituya en Sudamérica la Organización de los Países Exportadores de Gas del Sur (Opegasur), cuando la industria petrolera de todo el mundo no necesite de los organismos financieros que controlan la industria. Recién cuando todos estos proyectos se hayan realizado, podremos decir que el poder de las siete hermanas inició su fin.

Notas :

Notes

[1] Carola Hoyos, ’The new Seven Sisters : oil and gas giants dwarf western rivals’, Financial Times, 11 de marzo de 2007, y FT, ’Oil’s miserly sisters’, Financial Times, 17 de marzo de 2007.

[2] Según ’Las 500 de Fortune 2006’ (enero 2007), por ingresos por ventas y por utilidades netas las compañías petroleras se ordenan de la siguiente forma : 1º ExxonMobil, 2º Shell, 3º BP y 4º ChevronTexaco. Son 5º por ingresos ConocoPhillips y por utilidades la francobelga Total. Luego siguen las Petroleras Públicas Nacionales (PPN) con Sinopec (7º, China), ENI (8º), PDVSA (9º), CNPC (10, China), Pemex (11), Statoil (13), Petrobrás (16), Gazprom (17), Lukoil (19) y Petronas (21).

[3] Jean-Pierre Séreni, ’Los Estados y el arma petrolera’, El Dipló, Buenos Aires, marzo 2007 (’Les Etats s’emparent de l’arme pétroliére’, Le Monde Diplomatique, París, marzo 2007).

[4] Alfredo Jalife-Rahme, ’Pemex : rescate político-financiero del secuestro de sus peores enemigos’, La Jornada, México, 18 de marzo de 2007 ; y ’Las magnificentes ’siete hermanas’ del petróleo y el gas’, 21 de marzo de 2007.

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id