recherche

Accueil > Empire et Résistance > « Gringoland » (USA) > Pepe Escobar : « Abróchense los cinturones y no subestimen a un Imperio (...)

25 août 2022

Pepe Escobar : « Abróchense los cinturones y no subestimen a un Imperio amargado, herido, humillado y en declive »

Seis meses después del colapso de Ucrania, el mundo ha cambiado para siempre.

par Pepe Escobar *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Seis meses después de la Operación Militar Especial (OME) de Rusia en Ucrania, las placas tectónicas geopolíticas del siglo 21st se han dislocado con una velocidad y profundidad asombrosas, y ya con inmensas repercusiones históricas. El inevitable traspaso de poder a Occidente está provocando un aumento del terrorismo de Estado, pero esto no será suficiente para invertir la tendencia.

Parafraseando a T.S. Eliot, así es como empieza el (nuevo) mundo, no con un gemido, sino con una explosión.

El asesinato a sangre fría de Darya Dugina -un acto de terrorismo a las puertas de Moscú- puede haber coincidido con el punto de intersección de seis meses, pero no cambiará la dinámica del cambio histórico en curso.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) parece haber resuelto el caso en poco más de 24 horas, identificando al autor como un agente neonazi de Azov instrumentalizado por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), a su vez un mero instrumento del combo CIA/MI6 que dirige de facto Kiev.

El agente de Azov es sólo un chivo expiatorio. El FSB nunca revelará en público la información que ha acumulado sobre los que dieron las órdenes, ni cómo serán tratados.

Ilya Ponomaryov, una pequeña figura anti-Kremlin que obtuvo la ciudadanía ucraniana, se jactó de haber estado en contacto con el grupo que preparó el ataque a la familia Dugin. Nadie le tomó en serio.

Sin embargo, lo que es claramente grave es cómo las facciones del crimen organizado vinculadas a la oligarquía en Rusia tendrían un motivo para eliminar a Aleksandr Dugin, el filósofo nacionalista cristiano ortodoxo que creen que podría haber influido en el pivote del Kremlin hacia Asia (y que no lo hizo).

Estas facciones del crimen organizado culpan a Dugin de una ofensiva concertada del Kremlin contra el poder desproporcionado de los oligarcas judíos en Rusia. Por lo tanto, estos actores tendrían tanto el motivo como los conocimientos técnicos locales para montar un golpe de este tipo.

De ser así, se trata de una operación potencialmente relacionada con el Mossad, especialmente teniendo en cuenta la reciente y grave ruptura de las relaciones entre Moscú y Tel Aviv. Lo que sí es seguro es que el FSB mantendrá sus cartas cerca del pecho, y la recompensa será rápida, precisa e invisible.

LA GOTA QUE COLMÓ EL VASO

En lugar de asestar un duro golpe a la psique de Rusia que podría afectar a la dinámica de sus operaciones en Ucrania, el asesinato de Darya Dugina sólo ha expuesto a sus autores como asesinos baratos que han agotado sus opciones.

Una bomba de tubo no puede matar a un filósofo, ni a su hija. En un ensayo esencial, el propio Dugin ha explicado cómo la verdadera guerra -Rusia contra el Occidente colectivo dirigido por Estados Unidos- es una guerra de ideas. Una guerra existencial.

Dugin define acertadamente a Estados Unidos como una « talasocracia », heredera de « Britannia rules the waves ». Pero hoy, las placas tectónicas geopolíticas dibujan un nuevo orden : el retorno del « Heartland ».

El propio presidente ruso Vladimir Putin lo expresó por primera vez en la Conferencia de Seguridad de Múnich en 2007. Xi Jinping, de China, lo puso en práctica al lanzar las Nuevas Rutas de la Seda en 2013. El Imperio tomó represalias con Maidan en 2014. Rusia contraatacó acudiendo en ayuda de Siria en 2015.

El Imperio ha redoblado su apuesta por Ucrania, y la OTAN la ha militarizado continuamente durante ocho años. A finales de 2021, Moscú invitó a Washington a un diálogo serio sobre la "indivisibilidad de la seguridad" en Europa. Esto fue rechazado con una respuesta de no respuesta.

Moscú no se tomó el tiempo de evaluar que se estaba gestando una peligrosa tríada liderada por Estados Unidos : una inminente blitzkrieg de Kiev contra el Donbass, el coqueteo de Ucrania con la adquisición de armas nucleares y el trabajo de los laboratorios de armas biológicas de Estados Unidos. Esto fue el colmo.

Un análisis coherente de las intervenciones públicas de Putin en los últimos meses revela que el Kremlin -así como el Yodadel Consejo de Seguridad, Nikolai Patrushev- es plenamente consciente de cómo las cabezas parlantes y las tropas de choque del Occidente colectivo son dirigidas por los líderes del capitalismo financiero.

Como consecuencia directa, también se dan cuenta de lo absolutamente despistada que está la opinión pública occidental, a la manera de las cavernas de Platón, totalmente cautiva de la clase financiera dominante, que no puede tolerar ninguna narrativa alternativa.

Por lo tanto, Putin, Patrushev y sus compañeros nunca asumirían que un senil lector de teleprónter en la Casa Blanca o un cómico adicto a la cocaína en Kiev « gobiernan » nada.

Dado que Estados Unidos domina la cultura pop mundial, conviene tomar prestado lo que Walter White/Heisenberg, un estadounidense medio que canaliza su maldad interior, dice en Breaking Bad : « Estoy en el negocio del Imperio ». Y el negocio del Imperio es ejercer el poder bruto, mantenido sin piedad, por cualquier medio necesario.

Rusia ha roto este hechizo. Pero la estrategia de Moscú es mucho más sofisticada que golpear a Kiev con armas hipersónicas, lo que podría haberse hecho en cualquier momento de los últimos seis meses.

En cambio, Moscú se dirige a casi todo el Sur, de forma bilateral o en grupos de actores, explicando cómo el sistema global está cambiando ante nuestros ojos, con actores clave del futuro configurados como la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), la Unión Económica Euroasiática (UEE), los BRICS+, la Gran Asociación de Eurasia.

Y lo que estamos viendo es que vastas franjas del Sur -el 85% de la población mundial- se están mostrando lenta pero firmemente dispuestas a comprometerse a expulsar a los capitalistas financieros de sus horizontes nacionales y a acabar con ellos : una larga y tortuosa batalla que implicará múltiples reveses.

HECHOS SOBRE EL TERRENO

Sobre el terreno, en la Ucrania que pronto se verá afectada, se seguirán utilizando armas hipersónicas Khinzal lanzadas desde bombarderos Tu-22M3 o interceptores Mig-31.

Se seguirán capturando pilas de HIMARS. Los lanzallamas pesados de TOS 1A seguirán enviando invitaciones a las puertas del infierno. La defensa aérea de Crimea seguirá interceptando todo tipo de pequeños drones equipados con artefactos explosivos improvisados. El terrorismo de las células locales del SBU será finalmente aplastado.

Esencialmente, utilizando un fenomenal bombardeo de artillería -barato y producido en masa- Rusia se anexionará el Donbass, muy valioso en términos de tierra, recursos naturales y poder industrial. Y luego Nikolaev, Odessa y Kharkov.

Desde el punto de vista geoeconómico, Rusia puede permitirse vender su petróleo con un gran descuento a cualquier cliente del Sur, por no hablar de sus socios estratégicos China e India. El coste de extracción alcanza un máximo de 15 dólares por barril, con un presupuesto nacional basado en 40-45 dólares por barril de Urales, cuyo valor de mercado es ahora casi el doble.

Es inminente una nueva referencia rusa, así como el petróleo en rublos tras el rotundo éxito del programa « gas por rublos ».

El asesinato de Darya Dugina ha dado lugar a un sinfín de especulaciones sobre si el Kremlin y el Ministerio de Defensa han roto por fin su disciplina. Esto no sucederá. Los avances rusos a lo largo del enorme frente de batalla de 2 897 km son implacables, altamente sistemáticos y profundamente invertidos en un gran cuadro estratégico.

Un vector clave es si Rusia tiene la posibilidad de ganar la guerra de la información contra Occidente. Esto nunca ocurrirá en el ámbito de la OTAN, aunque se produzca un éxito tras otro en el Sur.

Como ha demostrado magistralmente Glenn Diesen en su último libro, Rusofobia, el Occidente colectivo es visceralmente impermeable a la admisión de cualquier mérito social, cultural e histórico de Rusia.

Ya se han catapultado a la estratosfera de la irracionalidad : el desmantelamiento y la desmilitarización de facto del ejército proxy imperial en Ucrania está volviendo literalmente locos a los manipuladores del Imperio y sus vasallos.

Pero el Sur nunca debe perder de vista el «  negocio del imperio  ». Esta industria destaca por producir el caos y el saqueo, siempre apoyado por la extorsión, la corrupción de las élites locales y los asesinatos baratos. Todos los trucos del libro « Divide y vencerás » son de esperar en todo momento. Nunca subestimes a un Imperio amargado, herido, profundamente humillado y en declive.

Abróchense los cinturones para que este tenso impulso continúe durante el resto de la década.

Pero antes, a lo largo de la atalaya, prepárense para la llegada del General Invierno, cuyos jinetes se acercan rápidamente. Cuando los vientos comiencen a aullar, Europa estará congelada en el corazón de las noches oscuras, alumbrada de vez en cuando por sus capitalistas financieros que dan pitadas a sus puros bien gruesos.

Pepe Escobar* para The Cradle

Original : « Six months into Ukraine’s collapse, the world has changed forever »

The Cradle, 24 de agosto de 2022

* Pepe Escobar es un periodista brasileño del periódico Asia Times Online y de Al-Jazeera. Pepe Escobar es también autor de : « Globalistan : How the Globalized World is Dissolving into Liquid War » (Nimble Books, 2007) ; « Red Zone Blues : a snapshot of Baghdad during the surge » ; « Obama does Globalistan  » (Nimble Books, 2009), Empire of Chaos (Nimble Books, 2014) y 2030 en formato KINDI. Se lo puede seguir también en inglés por Facebook - @RealPepeEscobar

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id