recherche

Accueil > Notre Amérique > Nuestra América « conquista » al Viejo Continente

18 juin 2015

Nuestra América « conquista » al Viejo Continente

 

Sin más armas que las de la razón y la justicia, llegaron los países de América Latina a la recién finalizada II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), conquistando nuevos espacios en su relación con las otrora metrópolis.

Bajo el lema « Modelar nuestro futuro común : trabajar en pos de sociedades prósperas, cohesivas y sostenibles para nuestros ciudadanos », se reunieron en Bruselas gobernantes y delegaciones de alto nivel de 61 países, que pasaron revista a la historia y al futuro de las relaciones birregionales.

« La historia demuestra que el subdesarrollo de América Latina y el Caribe se inicia con el saqueo colonial, el exterminio de millones de personas en los pueblos originarios y los horrores de la esclavitud », recordaba el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien abogó por replantear los vínculos.

Nadie lo definió mejor que el ecuatoriano Rafael Correa, presidente ’pro tempore’ de la Celac. « La nueva clase de cooperación que necesita América Latina y el Caribe, ya no es la escuelita, el camino vecinal, el sistema de agua potable para una comunidad indígena. Es básicamente el apoyo para crear una masa crítica de talento humano ».

El presidente ecuatoriano se refirió además a la necesidad de erradicar la pobreza en la región, una meta que debería ser « un imperativo moral, no solo para América Latina y el Caribe » sino « para la humanidad entera ».

Es por eso que la lucha contra la miseria fue el primer punto analizado en este foro, como parte de la agenda de la Celac hasta el 2020. « Por primera vez en la historia, la pobreza no es fruto de falta de recursos, sino de injusticia y exclusión », apuntaba Correa.

Mejorar la educación, ciencia y tecnología, así como respetar la independencia de las naciones, eliminar la plusvalía y cuidar el medio ambiente son las tareas que completan la lista de pendientes de la región, sobre los que se espera avanzar también con el apoyo de Europa.

Y no se trata de una actitud caritativa por parte de los europeos, sino que Latinoamérica ha sido y es una región esencial para el Viejo Continente.

Son casi 600 millones de personas que viven en los 33 países que agrupa la Celac, con los cuales tienen amplias relaciones comerciales los 28 estados de la Unión Europea. Como bloque, se han firmado importantes acuerdos de asociación con la mayoría de ellos, porque si algo tiene claro la UE, es que no puede dejar pasar las oportunidades en sus vínculos con América Latina y el Caribe.

« Es nuestro interés específico, como europeos, construir sobre la relación histórica, cultural, política y económica que tenemos con ese continente y no perder oportunidades para nuestras relaciones futuras », afirmó la propia Alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini.

La jefa de la diplomacia europea coincidió con los líderes latinoamericanos en la necesidad de cambiar « un modelo basado en la exportación de bienes hacia un modelo basado en el conocimiento », priorizando las inversiones en infraestructuras, transporte y tecnologías de la comunicación.

El presidente Correa, por su parte, enfatizó que la « difusión del conocimiento y el fortalecimiento de las capacidades y talentos » son las mejores herramientas para disminuir la inequidad.

Punto y aparte mereció el tema Cuba, aunque hubo consenso entre los líderes de los 61 países, que incluso en la llamada Declaración de Bruselas, aplaudieron « la apertura y los progresos en las negociaciones del diálogo político y de un acuerdo de cooperación con Cuba » por parte de Europa.

Se da por concluida así una larga etapa de más de 15 años, en que las relaciones entre la isla y la UE estuvieron lastradas por la llamada Posición Común, una política unilateral e injerencista impuesta en 1996 desde Europa.

Ya en abril del pasado año comenzaron las negociaciones para un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, para el que ya han realizado tres rondas de conversaciones y la cuarta está sesionando este 15 y 16 de junio en la propia capital belga.

Una mejoría en las relaciones con Cuba implica al resto de América Latina. « Este acuerdo también contribuirá a avanzar en la consolidación de la estructura de las relaciones birregionales entre la Unión Europea y la Celac », reconocía la Declaración final.

Y es que en este siglo XXI que ya no acepta el coloniaje, Latinoamérica ha conseguido erguirse orgullosa e independiente y propone a Europa nuevas maneras de relacionarse. Atrás para siempre quedó el tiempo de las carabelas y los arcabuces.

Natasha Vázquez par Sputnik

Sputnik, 14 de junio de 2015

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id