recherche

Portada del sitio > Argentina > Economía > Hidrocarburos > Néoliberalismo sin fin Rechazan en Argentina presiones de un fondo inversor (...)

9 de febrero de 2007

Néoliberalismo sin fin
Rechazan en Argentina presiones de un fondo inversor a través de la embajada de EE.UU.

por Raúl Dellatorre

 

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

El fondo norteamericano Eton Park pretende entrar en Transener, pero está cuestionado por sus antecedentes, como anticipó Página/12 en julio de 2006. La embajada de EE.UU. presionó en su favor.

El presidente de la Nación rechazó ayer las presiones que intentó ejercer la embajada estadounidense para respaldar la entrada del fondo financiero Eton Park en la transportista eléctrica Transener. "A nosotros no nos van a correr para tomar una decisión", respondió Néstor Kirchner, en referencia a la resolución que deben adoptar el ENRE y Defensa de la Competencia en torno de la viabilidad de la operación entre Eton Park y Petrobras, la empresa que se desprenderá de esos activos. "La Argentina decide por sí, a nosotros no nos apura nadie, menos estos fondos de inversión que muchas veces nadie sabe cómo funcionan, de quién son o a quiénes pertenecen", remató Kirchner. Los antecedentes de dicho fondo están bajo la lupa desde mediados de 2006, tal como contó este diario el 12 de julio de ese año.

La versión sobre la carta que el embajador Earl Wayne le habría enviado al ministro de Planificación Federal, expresando preocupación por una supuesta interferencia al ingreso de Eton Park a Transener fue publicada por Clarín ayer. Kirchner también cuestionó que dicho medio vinculara esta queja diplomática con el Swiftgate, en referencia a la denuncia de un pedido de coimas al frigorífico Swift, en 1991, por parte presuntamente de Emir Yoma, quien ejercía funciones como asesor del presidente Carlos Menem. La relación está dada en que aquel caso fue ventilado a partir de la intervención y el reclamo del entonces embajador estadounidense, Terence Todman, en defensa de la empresa de su misma nacionalidad.

"A nosotros no nos van a correr (...) colocando (junto al reclamo por Transener) el vergonzoso negociado del Swiftgate, para tratar de justificar que le demos (vía libre) a este fondo, sí o sí, para evitar que suceda lo mismo (...). Así que nada de querer ensuciarnos con aquellos sinvergüenzas del pasado que cometieron actos que avergonzaron a los argentinos", replicó Kirchner en un discurso cargado de tensión política, ayer en un acto que por la mañana encabezó en el Salón Sur de la Casa de Gobierno.

La operación que está instalada en el eje del conflicto es la venta de las acciones de Transener que todavía pertenecen a Petrobras. La brasileña adquirió en 2003 todos los activos energéticos del grupo Pérez Companc, pero de inmediato el gobierno de Eduardo Duhalde le exigió que se desprendiera de parte de esos activos para evitar incurrir en posiciones monopólicas. Petrobras aceptó y en 2004 empezó las negociaciones con Eton Park. A mediados de 2006 anunció que había arribado a un acuerdo para transferirle a esta última su participación (50 por ciento) en la sociedad controlante, Citelec SA (52,65 por ciento de Transener; el resto está en la Bolsa de Comercio y en manos de los empleados). Dicho paquete se transferiría a cambio de 54 millones de dólares.

Otra empresa interesada, la cordobesa Electroingeniería, objetó el ingreso del fondo estadounidense y desató un proceso de investigación sobre sus antecedentes. Eton Park fue fundado por Eric Mindich en 2004 luego de haber dejado su cargo de ejecutivo de Goldman Sachs, y tiene en Argentina como principal representante a Dirk Donath. Radicado aquí hace más de doce años, fue el fundador de la cadena Farmacity y ex cabeza del fondo Pegasus, dueño de Musimundo, Freddo y Aroma, manteniendo aún hoy participaciones accionarias en ambos.

Los dos movedizos ejecutivos son responsables del sorprendente crecimiento de Eton, que llevaba acumulados en su corta existencia activos en el mundo por 5300 millones de dólares hasta mediados del año pasado. Donath está a cargo de mercados emergentes, pero Mindich es el responsable del cierre de las operaciones en los centros financieros del poder mundial. Seguramente, uno y otro habrán hecho su parte en mayo de 2005 para que Eton adquiriera los activos de Prisma Energy, "heredera" de Enron, el gigante estadounidense que cayó en medio de un escandaloso fraude.

Así accedió Eton Park a plantas de generación eléctrica en Guatemala, Nicaragua, Panamá, Dominicana y Brasil, dos gasoductos internacionales (Bolivia-Brasil y Venezuela-Colombia), redes de distribución gasífera en Brasil, de transmisión eléctrica en Bolivia y plantas de gas licuado en Venezuela. Asociado a dos hedge funds (fondos especulativos de altísimo riesgo), Ashmore Investment y D. E. Shaw, se alzó con el total de Prisma Energy y se convirtió así en sucesora de Enron en esta parte del mundo. No falta quien sospeche que, detrás de Eton Park (sus accionistas son desconocidos), puedan estar los anteriores dueños de Enron.

"Podríamos redactar la historia de ese fondo, quién se presentó, el capital que tiene, la relación directa del que se presentó con ese fondo, un montón de cosas podríamos decir, pero eso lo vamos a dejar para los organismos técnicos que corresponden", señaló Néstor Kirchner ayer en su discurso en Casa Rosada.

El análisis de la venta se realizó en dos ámbitos separados. Por un lado, la Comisión de Defensa de la Competencia entiende en la obligación de desinversión de Petrobras. Por otro, el ente regulador eléctrico (ENRE) interviene por estar en el medio de la operación la administradora de la red central de transmisión de alta tensión. Según algunas versiones, el ENRE daría a conocer en las próximas horas su dictamen rechazando la venta del 50% de Citelec (accionista de control de Transener) a Eton. Cuestionaría los antecedentes sectoriales y la incompatibilidad entre las expectativas de un fondo de inversión (de corto plazo) y las necesidades propias de un área de infraestructura. De allí la reacción de la embajada.

Electroingeniería ya acercó una oferta que iguala la presentada por Eton Park para acceder a las acciones que posee Petrobras. Para ello, se presentó asociada a Enarsa, la firma energética de propiedad estatal. Petrobras se comprometió a considerar esta oferta no bien los organismos competentes se pronuncien. Ayer, el presidente de la Nación dio una señal clara de que por ahí pasará el camino.

Mondino pide más control

El defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, se mostró partidario de "analizar detenidamente la aceptación de fondos de inversión en cuestiones estratégicas para el país, como es el tema de la energía". El funcionario compartió el criterio sustentado por el presidente Néstor Kirchner en el caso de la venta de Transener, la empresa administradora de la red troncal de transporte eléctrico del país. El ombudsman nacional destacó la importancia de determinar "con total transparencia la procedencia de esos fondos" y recordó la actitud que tuvieron esas inversiones durante la década pasada.

"Analizando experiencias de los años ’90, vemos cómo los fondos de inversión que eran mayoría en el paquete accionario de la privatizada YPF no bien se produce el efecto Tequila, en 1994, resuelven retirarse de la empresa y paralizan los 178 pozos de exploración", recordó Mondino. Ello "implicó, muy claramente, que una empresa comprometida y entendida en el negocio de los hidrocarburos terminó tomando decisiones meramente financieras", agregó. Mondino aseguró luego que en la actualidad "el país está pagando un alto precio por aquella medida y los resultados se apreciarán realmente dentro de 10 años".

Página 12. Buenos Aires, 9 de Febrero de 2007.

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id