recherche

Accueil > Réflexions et travaux > « Modernidad líquida » por Alastair Crooke

22 juillet 2021

« Modernidad líquida » por Alastair Crooke

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

La cultura Woke desafía radicalmente al sistema : « Lo lograste a través de tu sola identidad visible ».

El encuestador estadounidense Franz Luntz, después de una mega serie de encuestas y grupos de discusiones en Estados Unidos y en Gran Bretaña, advirtió claramente que las guerras culturales del movimiento Woke [Cultura de la cancelación] se está convirtiendo rápidamente en la línea divisoria más grande de la política británica, como ya lo es en Estados Unidos. Algunos podrían argumentar que Gran Bretaña no es Europa (después del Brexit). Pero aquellos que se aferran a esta balsa de esperanza seguramente se están engañando a sí mismos. Los jóvenes europeos son adictos al tiempo frente a la pantalla y las redes sociales (en su mayoría dirigidas por estadounidenses).

La división woke-populista fue el enfoque principal de Luntz (aunque en una definición de populismo que no es complta -definida simplemente como « non woke  »). Su análisis ha atraído la atención. Sin embargo, entre las 3 000 entrevistas en las que se basó su encuesta, hay una subyacente menos notada ; es tan importante, quizás incluso más importante, que su tesis principal.

Demostró que los votantes británicos están tan hartos de los negocios como de los políticos (a quienes acusan de ser mercenarios egoístas). Rechazan la ética empresarial centrada en el dinero y Wall Street ; culpan la gran disparidad de la riqueza, y los jóvenes ven al capitalismo como una mala palabra : ser capitalista es tener una gran « X » roja marcada en la frente. Vea esta entrevista en video.

Centrémonos en estas tres « piezas de elección », son alucinantes.

Primero, en respuesta a la afirmación, « cuando miro a los líderes empresariales y la forma en que nos tratan, pienso, ‘Que se vayan todos al diablo’  », el 77% de los encuestados estaban de acuerdo o eran neutrales, y solo el 23% estaba en desacuerdo.

En segundo lugar, menos de la mitad del país (43%) se siente « comprometido » con el Reino Unido. Peor aún, sólo el 27% cree que el Reino Unido se ve implicados con ellos. « Este es el resultado más alarmante porque presagia tiempos más difíciles por venir », advierte Luntz.

Y tercero, «  El componente esencial del populismo y del wokeismo es que los sistemas económicos y políticos (y las personas que los dirigen) están en contra usted, hagas lo que hagas » (Luntz). Ambos bandos utilizan esta misma retórica militarizada el uno contra el otro. La percepción de un sistema trucado ya existe entre más de un tercio de la población.

Hay una marcada diferencia entre las generaciones. Las personas con más edad permanecen relativamente al margen de estas nuevas corrientes que se arremolinan en sus sociedades, pero una proporción significativa de los ‘jóvenes’ (digamos, menores de 50 años) están dando la espalda al sistema y a su país. El 22% de los votantes piensa que Gran Bretaña los ha defraudado. El 37% de los votantes dijo que el Reino Unido era « institucionalmente racista y discriminatorio ». Menos de la mitad de la población (44%) cree que la próxima generación tendrá una mejor calidad de vida que ellos.

¿Y cree que cuando la pandemia retroceda y la economía se abra, volveremos a la « vieja normalidad » ? ¿Cree que cuando la economía empresarial vuelva a la vida, aumentará el « bienestar » popular ? Ciertamente no. Dile adiós a la « vieja normalidad ». La fe en la democracia misma está en su punto más bajo. Cuando el 70% de la población piensa que sus representantes están haciendo política ya sea para ellos mismos o para su partido, tienes un problema. Pero cuando los votantes piensan que son « ignorados » o « irrelevantes » , o ambos, y usted tiene una crisis.

« Dimos a la gente 18 descripciones diferentes de cómo los líderes empresariales del Reino Unido son vistos por la gente.
El resultado : ocho de los diez principales fueron atributos negativos, a la cabeza « decepcionado » e « ignorado ».
Luego hicimos una pregunta simple sobre lo que el público piensa que es más importante para los líderes empresariales y los dirigentes económicos del Reino Unido. El cuarteto superior de los resultados fue decididamente negativo. « Beneficio a las espaldas de la gente », « Ponen a los accionistas en primer lugar, no a la gente común », « Compensación excesiva a los directores ejecutivos » y « Evite de pagar impuestos » ».

¿ Qué quieren las generaciones más jóvenes ? Su respuesta a la pregunta : « ¿Cuál es el objetivo más importante del gobierno ? » Debería servir para decirnos con precisión en qué dirección sopla el viento : proteger a los más pobres, a los más débiles y vulnerables es la número uno. ¿Cuándo escuchas sentimientos como estos provenientes de las élites políticas europeas ? « Que se vayan todos al diablo [las élites políticas] » fue la abrumadora respuesta de los votantes a sus líderes, con solo un 20% de desacuerdo.

¿No lo ves ? ¿Crees que será la época de Cabaret, como en la década de 1920, cuando la economía se abra por completo y todos festejemos ?

La investigación del Instituto de Asuntos Económicos (IEA) confirman los hallazgos de Luntz de que los jóvenes son profundamente hostiles al capitalismo y tienen una visión positiva de las alternativas socialistas : el 67% dice que les gustaría vivir en un sistema económico socialista ; El 75% está de acuerdo con la afirmación de que el cambio climático es un problema específicamente capitalista ; El 78% también culpa al capitalismo de la crisis de la vivienda en Gran Bretaña.

El IEA sugiere que sus conclusiones deberían servir como « señal de alarma » para los partidarios de la economía de mercado. Luntz informa que incluso la palabra « capitalismo » en sí misma se ha convertido en « un desastre » ; sus encuestas y grupos de discusión muestran que sus connotaciones son todas uniformemente negativas. Esta hostilidad puede explicar en parte la paradoja que preocupa a los pronosticadores de los bancos estadounidenses sobre el aumento vertiginoso de las vacantes mientras el desempleo sigue siendo elevado. Tal vez sea cierto que aquellos que están actualmente desempleados simplemente están diciendo « mierda a estos trabajos », al menos mientras continúa la ayuda de « estimulación » de Biden. Muchos las han tenido con el plan del empleador como es el caso de Amazon.

Las convulsiones internas de Estados Unidos, sin embargo, son una cosa. Pero la implosión de la confianza social, y ahora la seguridad personal en los Estados Unidos (luego de la campaña « defund the police » [esta campaña quiere reducir los presupuestos del departamento de policía y redistribuir esos fondos hacia servicios con fondos insuficientes como vivienda, educación y apoyo a la salud mental.]), está brillando en todo el mundo. Si la vaguedad de nuestro tiempo, agravada por el virus, nos pone nerviosos y tensos, quizás sea también porque tenemos la intuición de que un modo de vida, también un modo de economía, llega a su fin. Si tal es así, diría el Dr. Luntz, nuestra intuición da en el clavo.

El miedo a la agitación social siembra la desconfianza. Puede producir el estado espiritual que Emile Durkheim llamó anomia  ; un sentimiento de estar fuera de contacto con la sociedad ; la creencia de que el mundo que te rodea es ilegítimo y corrupto ; que eres invisible : un « número » ; un objeto indefenso de represión hostil, impuesta por « el sistema » - un sentimiento de que no se debe confiar en nadie.

Hoy, la gente vive en lo que el difunto sociólogo Zygmunt Bauman llamó modernidad líquida . Todos los rasgos que una vez le asignó su comunidad ahora son redefinidos por la doctrina Woke, de acuerdo con su apariencia, y de acuerdo con categorías fijas, independientemente de su propio sentido de sí mismo, su propia ética, su sexo biológico, su educación, sus cualidades humanas, y el lugar y los lazos asociados con su afiliación histórica.https://translate.google.com/websit...

La biología ya no se aplica. Tu género no es lo que pensabas que era : es líquido y puede (y quizás debería) cambiarse. Eres « blanco », por lo tanto supremacista ; eres « blanco », por lo tanto racista ; élite, por lo tanto, privilegiada.

El wokeisme desafía radicalmente al sistema : « ’Tú’ no lo has logrado con tus propios esfuerzos o méritos. Lo ha logrado gracias a tu única identidad visible. Esta identidad se remonta a cientos de años y se basa precisamente en oportunidades deliberadamente negadas a otros. Por lo tanto, cualquier apariencia de éxito que haya tenido en la vida es ilegítima. No es merecido. Y es justo quitártelo. El wokeisme es realmente hostil a la historia, la cultura y la tradición. No las respetan, e insisten en que tienen razón. No es para debatir ».

Luntz concluye : « Si te vuelves Woke, rechazas todo lo que te rodea. Rechazas el éxito de los demás. Los identifica por su apariencia más que por lo que han logrado - y soy muy pesimista - debido a la combinación del wokismo, redes sociales y política : la política divide al país ; busca armar el lenguaje del wokismo, y las redes sociales te permiten difundirlo. Está empeorando en los Estados Unidos y está empeorando aquí [en el Reino Unido]. Esto no es lo que quieres ; pero aun así llega. No existe una vacuna para detenerlo.

Alastair Crooke* para Strategic Culture

Original : « Liquid Modernity »

* Alastair Crooke , diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Strategic Culture, 21 de julio de 2021.

Traducido del francés para El Correo de la Diaspora por : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 21 de Julio de 2021.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos
Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id