recherche

Accueil > Les Cousins > Brésil > Marina defendió a Dilma del embate destituyente

15 mars 2015


APOYO DE LA DOS VECES RIVAL DE LA ACTUAL MANDATARIA POR LA PRESIDENCIA DE BRASIL

Marina defendió a Dilma del embate destituyente

 

También apoyaron a la presidenta el ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, y el presidente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao, horas antes de una marcha convocada para hoy por la oposición.

La ex candidata a la presidencia de Brasil, Marina Silva, apoyó ayer a la presidenta Dilma Rousseff al criticar a los movimientos que piden la destitución de la presidenta alegando que con ese proceso no lograrán resultados positivos. También apoyaron a la mandataria el ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, y el presidente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao. Estas declaraciones fueron realizadas en el marco de las manifestaciones organizadas por la oposición previstas para hoy, en las que se protestará por las dificultades de la economía y el caso de desvío de fondos multimillonarios de la empresa estatal Petrobras.

Silva, que quedó tercera en la disputa electoral en 2014, defendió que se le otorgue al gobierno un plazo inicial para que Dilma demuestre por qué fue elegida. « Mucha gente saldrá a las calles para protestar. Hay una campaña pidiendo el impeachment de la presidenta que fue electa hace pocos meses. Comprendo la indignación y la revuelta, pero no me parece que ésa sea la solución. Tal vez el resultado no sea el pretendido retorno al orden, sino una profundización del caos », escribió la ex senadora en su página web, reconociendo que la insatisfacción de la población pasa de la desesperanza a la desesperación.

La líder ecologista reconoció, no obstante, que el pedido de juicio político contra la mandataria sería, de hecho, una sanción al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), fuerza política que integró durante muchos años y que abandonó cuando dejó el Ministerio de Medio Ambiente durante el gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. « El impeachment sería un castigo al PT, sin duda. Sería una respuesta en el mismo modelo creado por el partido cuando estaba en la oposición : gritarle fuera a cualquier gobierno, con o sin pruebas de corrupción, por el criterio ideológico de que eran gobiernos antipopulares o contrarios a los intereses de los trabajadores », añadió.

Silva celebró que la oposición actúe con cautela respecto de los pedidos de salida de Rousseff, ya que la mayoría de los partidos de la oposición tomaron distancias con respecto a estas iniciativas. « El gobierno no es malo, pero tenemos la responsabilidad de mantenerlo, no e él, sino a la democracia », dijo Silva.

Por su parte, el ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, afirmó que sería una equivocación profunda pedir la destitución de Rousseff sin ninguna base jurídica e inmediatamente después de celebrar elecciones. « Pedir la destitución huele a golpe y a una revancha de los partidos de la oposición por no haber asimilado la derrota en las elecciones del año pasado », dijo. Según el ministro, la legislación brasileña establece un « hecho jurídico imputable » al presidente para iniciar un proceso de destitución, y recalcó que no hay nada que pueda ser imputado a Dilma.

En este sentido, el pasado jueves el partido opositor Solidaridad, creado en 2013, anunció que a partir del domingo promoverá una recolección de firmas para solicitar el proceso de destitución, y el viernes el diputado derechista Jair Bolsonaro presentó un pedido formal ante la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Un pedido de esa naturaleza puede ser presentado por cualquier ciudadano brasileño, aunque debe ser admitido a trámite por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, cuyo presidente, Eduardo Cunha, ya afirmó que se archivará de inmediato cualquier iniciativa de ese tipo.

El presidente del PT, Rui Falcao, rechazó ayer cualquier intento de destituir a Dilma. « Creemos que no podemos permitir que haya violencia ni un estímulo al ‘rompe-todo’ y ruptura de la legalidad. Tuvimos una elección. Quien quiera cambiar al presidente deberá esperar a (las elecciones de) 2018 », dijo el dirigente de izquierda, al comentar las protestas contrarias que encabezarán hoy distintos grupos opositores. « Las instituciones en Brasil están funcionando a pleno y sancionando a corruptos y corruptores », expresó. Además, el presidente del PT anunció que la fuerza política se reunirá a fin de mes para analizar las protestas de mañana.

En las manifestaciones previstas para hoy, que se realizan en el marco de los festejos por los 30 años de la restitución democrática en el país, varios sectores pretenden demandar la destitución de la presidenta, aunque otros grupos tan sólo anunciaron su intención de protestar contra la corrupción o contra las medidas de recorte anunciadas por el gobierno. El presidente del Partido Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, convocó a los ciudadanos a salir a las calles para defender la democracia. « La calle es del pueblo, como el cielo es de los aviones. Por lo tanto, salga a la calle para defender la democracia », dijo Neves en un video.

Página12. Buenos Aires, 15 de marzo de 2015

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id