recherche

Accueil > Argentine > Kirchner busca el camino propio

11 avril 2004

Kirchner busca el camino propio

 

Pablo Jofré Leal*
Adital. Chile, 10 de abril del 2004 -

El presidente argentino Néstor Kirchner se enfrenta al aparato del justicialismo, en una jugada que pretende mostrar una conducta de separación de aguas, de aquel peronismo sindicado como servil a la "década infame" del procesado ex presidente Carlos Saúl Menem, que se ha refugiado en Chile donde reside su esposa, la ex Miss Universo Cecilia Bolocco.

Las acciones de Kirchner tienen un efecto mediático de envergadura en el plano latinoamericano y en Chile, sobre todo, se está dejando sentir aún con mayor fuerza la dura pugna entre las empresas energéticas y el estado argentino, con los resultados que ya se conocen : restricción del suministro de gas a Chile y la posibilidad que en este país suban las tarifas eléctricas. Para adentrarnos más en el intríngulis de la política en que se debate Argentina, hay que ahondar en lo que es la feroz pugna del partido mayoritario de este país sudamericano : el justicialismo.

Si bien el mandatario argentino conserva índices de aprobación, como nunca antes en los últimos 40 años en Argentina "conviene recordar, afirma el analista porteño Oscar Cardoso, que el respaldo del peronismo es el que le da sustento político a su gobierno". El Congreso Nacional Justicialista, celebrado en Parque Norte, a fines de marzo, dio luces sobre un posible estado terminal del partido mayoritario de Argentina, bajo la estructura política que lo regía hasta el "golpe blanco" dado por Kirchner. Este forzó la renuncia de los hombres elegidos en el Congreso Justicialista, antes de haber asumido sus cargos.

El golpe de autoridad del mandatario argentino se materializó, luego que los políticos elegidos pusieran en duda la autoridad de Kirchner en el seno de su partido. Sobre todo por "viejos dinosaurios" como el Gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota y su par santafesino Jorge Obeid. Estos criticaron a Kirchner por haber sido discriminados en el acto de inauguración del Espacio para la Memoria en la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma). Las renuncias muestran un camino de colapso de un sistema partidista, que se enfrenta al mayor reto de su historia : cambiar para sobrevivir o desaparecer en el trasiego de un gobierno, que se muestra cada día más independiente de cúpulas u órdenes de partido.

Más allá de los alegatos formales de unidad, expresados en dicho Congreso, se vio un conglomerado en condiciones de enfermo terminal. Con un Kirchner sin interés en encabezar el PJ y más bien con la intención de formar un espacio nuevo. Lo paradójico de todo esto es que esa nueva creación política kirchneriana necesita más de lo viejo, para crearse y fortalecerse en el poder y gobernar. Difícil tarea, en un marco donde el ex gobernador santacruceño tiene una larga lista que cobrar a sus colegas de partido. Acusados de vaciar de todo contenido al peronismo durante los años de gobierno menemista.

En el debate del Congreso Justicialista quedó lanzada la batalla por la interna de ese partido, donde el fantasma de la fractura entre el Duhaldismo y el Kirchnerismo no se descarta. Facundo Aguirre, periodista de LVO sostiene que "Duhalde propone una elección directa de autoridades, con lista única encabezada por Kirchner, mientras este evalúa la conveniencia de quedar pegado al PJ". Toda esta situación amenaza, ciertamente, la gobernabilidad argentina, en medio de una crisis energética, que ha afectado a su vecino chileno, vitales negociaciones con el FMI y la cercana discusión de coparticipación con los gobernadores peronistas.

La dicotomía justicialista se manifiesta en los pasos "independentistas" de un Kirchner, que se presenta como la renovación política, asentando desde allí su legitimidad. Y, por otra parte, haber sido ungido por un partido que es una sumatoria de fracciones, que ha centrado por décadas su poder en el ejercicio del clientelismo estatal. Mismo clientelismo que practicó Kirchner, en su época como gobernador de Santa Cruz. Muestra de esa necesidad de deshacer vínculos con el pasado, se exterioriza en la intervención federal de la provincia de Santiago del Estero, dominada durante medio siglo por los caciques locales Mercedes "Nina" Aragonés y su esposo y Ministro de Economía Provincial Carlos Juárez. "La intervención de Santiago del Estero es una embestida contra los dinosaurios del peronismo en retirada" declara Facundo Aguirre.

El mensaje de Santiago del Estero es claro "los otros feudos medievales provinciales dominados por los críticos a Kirchner pueden sufrir la misma suerte". En Argentina, el impacto mediático de las medidas de Kirchner en el plano económico y su pugna con el FMI, en temas de derechos humanos y su búsqueda de acuerdos con Brasil, ha dejado al descubierto que las instituciones siguen siendo frágiles. Que la crisis de representación política, por la cual surge, se desarrolla y se sustenta Kirchner está tan presente como ayer.

Los problemas de Néstor Kirchner Ostoic se irán agravando en la medida que se agudicen las contradicciones internas en el Justicialismo. El "progresismo" del Sr. K se circunscribe a la búsqueda de la renovación de un partido del viejo orden o a conformar una corriente con personajes de poca monta, coadyuvante políticos, que quedaron a la deriva, luego del estallido de los partidos tradicionales en octubre del 2002 cuando De la Rúa tomó sus bártulos y escapó de la Casa Rosada. Todo ello resulta peligroso en un país con fuerte tradición de caudillajes partidistas, cuestión que saben la mayoría de los políticos, que poco se han renovado en materia de ambiciones.

* Pablo Jofré Leal es corresponsal de Adital en Chile.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id