recherche

Accueil > Notre Amérique > Terrorisme d’Etat > Guatemala > « Guatemala en su laberinto »

26 août 2015

« Guatemala en su laberinto »

 

La crisis política e institucional que emergió con fuerza en Guatemala, a raíz de las investigaciones realizadas sobre altos funcionarios de gobierno, y dadas a conocer por la CICIG en abril recién pasado, lejos de amainar sigue extendiéndose en una espiral ascendente, sumiendo al país en una de sus crisis más profundas de las últimas décadas.

Es opinión generalizada entre los analistas de diversos sectores y tendencias ideológicas, que la naturaleza y profundidad de la presente crisis que sacude a Guatemala es mucho más que una mera crisis de gobierno, coincidiendo que esta es una crisis de régimen.

El presente trance jurídico, político, social e institucional en el que se encuentra el país en estos momentos, es el producto histórico de una larga trayectoria de desmanes llevados a cabo por la imposición de un nefasto maridazgo, compuesto por la alianza perversa pactada desde el derrocamiento de Árbenz en 1954, por tres actores políticos de innegable vocación anti-popular y anti-democrática : el gobierno norteamericano, las altas cámaras empresariales y los militares contrainsurgentes.

Producto de ello, hoy el país se encuentra en un laberinto político, jurídico e institucional. La actual administración gubernamental se encuentra severamente afectada tras la renuncia en cadena de alrededor de 15 funcionarios del más alto nivel (entre ministros, vice-ministros y Comisionados en diversas y sensibles temáticas), producido en tan solo un lapso de menos de 96 horas.

Frente a esta situación que tiene al país al borde de una situación potencial de alta ingobernabilidad, los Estados Unidos (a través de la CICIG) y las cámaras empresariales (a través de las renuncias de sus alfiles en los altos puestos en el gobierno), tratan de tomar distancia del caos que durante décadas ellos mismos han contribuido a construir.

El otro gran actor político en esta coyuntura que ya empieza a adquirir ribetes de inédita en la historia política de la vida republicana de Guatemala, está constituido por una amplia y heterogénea gama de sectores sociales, que involucra a una multiplicidad de capas de diversa composición socio-económica y étnica.

Estos actores sociales están divididos en dos grandes bloques o segmentos : los que aún tienen la esperanza de que los próximos comicios electorales podrían ayudar mínimamente a restituir en algo la profunda erosión de legitimidad de la vilipendiada clase política, y el otro gran bloque que no desea que se desarrollen comicios electorales sin antes llevar a cabo (e implementar de inmediato), importantes reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, la implementación de reformas institucionales y jurídicas a la estructura medular del Estado, y la investigación, encausamiento penal y encarcelamiento de las mafias enquistadas en la instituciones clave del aparato gubernamental.

A menos de 15 días de celebrarse las elecciones generales no sabemos con certeza lo que sucederá en el país. El fin de semana recién pasado y durante esta otra, el país ha estado sumido en un enjambre de rumores de todo tipo, marchas de protesta y movilizaciones ciudadanas de diversa magnitud, y muchos piensan que existen altas posibilidades de que la convocatoria a las urnas se produzca en medio de actos violentos.

No tenemos una bola de cristal y en estos momentos no sabemos cuál será el curso de los acontecimientos. Sin embargo, desde ya podemos adelantar de que cualesquiera que sean los resultados electorales la crisis política y el laberinto jurídico en el cual ha entrado Guatemala apenas comienza.

En suma, estamos cosechando más de seis décadas de enquistamiento político de una perversa tríada (compuesta por los tres actores políticos arriba citados), cuyo esquema de funcionamiento y reproducción sencillamente ya no tiene más viabilidad.

Esta máscara de democracia ya no se sostiene por más tiempo. Aquí ya todo el mundo perdió la inocencia (y en muchos casos, también la paciencia).

Sergio Barrios Escalante*

Sergio Barrios Escalante Científico social e Investigador. Editor de la Revista virtual mensual Raf-Tulum.

Alai-Amlatina. Ecuador, 26 de agosto de 2015.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id