recherche

Accueil > Empire et Résistance > Afrique et Monde Arabo-Musulman > « Francia es la gran perdedora del acuerdo con Irán » René Naba

21 juillet 2015


« Francia es la gran perdedora del acuerdo con Irán » René Naba

par Rafael Poch*, René Naba *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El experto en Oriente Medio considera que el país galo « paga muy caro su apoyo a las incubadoras de la yihad global »

Perdida en una política exterior cada vez más errática, Francia es también la gran perdedora del acuerdo nuclear alcanzado con Irán, dice René Naba*, gran conocedor francés de Oriente Medio y autor de una docena de libros. Última muestra : ayer llegó a Teherán el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, en busca de jugosos pedidos que se restarán a París. Diez años corresponsal en Beirut (19691979) y otros diez responsable del mundo árabe-musulmán en el servicio diplomático de la agencia Afp, Naba recuerda que el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, ha sido el único en elogiar el « buen trabajo » realizado en Siria por Yabat Al Nusra, la franquicia local de Al Qaeda.

¿Cual era el interés de Estados Unidos por llegar a un acuerdo con Irán ?

El declarado es prevenir la proliferación nuclear en la zona. No se sostiene, porque los occidentales no solo son los principales contaminadores atómicos del planeta, tanto por ser los únicos que han usado la bomba en Hiroshima y Nagasaki como por sus pruebas a cielo abierto en Nuevo México y Argelia, sino también por su ayuda a la nuclearización de Israel, la Sudáfrica del apartheid, India y Pakistán. El segundo interés, oculto, es impedir que alguien se dote del arma atómica sin el aval y la tecnología occidentales, de forma que sea eternamente dependiente y controlado. Es una posición constante desde el hundimiento de la URSS. Si Irán, que está fuera de la esfera de influencia occidental y sobre todo es rival de Arabia Saudí, principal socio árabe de Estados Unidos, accediera a la bomba sin acuerdo occidental, reduciría a la nada el valor disuasivo de la estrategia occidental. En tercer lugar, el hecho de que Irán acceda al rango de « potencia casi nuclear » rompe el monopolio de tenencia del arma nuclear que ostentan los suníes (Pakistán) en el mundo musulmán. Además, Irán podría servir de cierto contrapeso a Israel y Arabia Saudí…

¿Cómo ?

Escondido entre las seguridades que les formula a ambos, este acuerdo supone un toque de atención indirecto para los dos perturbadores de la región, Israel y Arabia Saudí, encaminado a reducir su capacidad de chantaje. En primer lugar se reduce la capacidad de hacer daño de ambos, disminuyendo su margen de maniobra. Que Estados Unidos sea aliado de los dos principales estados gamberros de la zona es algo que marchita el crédito moral y el liderazgo de EE.UU., cuya extraordinaria tolerancia con ambos lo desprestigia. Un arreglo con Irán sobre el modelo de la reconciliación con Vietnam sería una presión indirecta sobre esas dos teocracias que son Arabia Saudí e Israel para alinearlas más con las normas internacionales. Y en segundo lugar, cierta distensión entre Irán y el bloque atlantista podría favorecer una convergencia en los puntos candentes de la actualidad regional : contra el Estado Islámico, una eventual estabilización en Siria, preludio de negociaciones, etcétera.

¿Cómo valora la calidad de los negociadores iraníes ?

Se formaron en universidades norteamericanas, sobre todo el ministro de Exteriores, Javad Zarif, y Ali Salehi, físico nuclear del MIT, la universidad científica más importante del mundo. Su preparación va de la mano de una ardorosa obligación de servir a su país y una feroz voluntad de independencia. Vale la pena comparar esa calidad con la de los zombis mediáticos árabes de la mal llamada « primavera árabe », como Bourhane Ghalioune, primer presidente de la oposición siria offshore, o su portavoz Basma Kodmani, títeres de la administración francesa, de la que estaban a sueldo, para dirigir la revolución en Siria.

¿Por qué Francia es tan beligerante en Siria e Irán ?

En sus dos versiones, neogaullista y socialista, Francia actúa como mercenaria de las petromonarquías apoyando incondicionalmente hasta sus más locas posiciones, como en Libia y Siria, manifiestamente peligrosas para la seguridad de Francia. Además de haber sido beligerante en la guerra de Iraq contra Irán (1980-1988), de ser una de las grandes contaminadoras atómicas del mundo, y de suministrar equipo nuclear al régimen del apartheid, a Israel y al Irán del sha a través del consorcio Eurodif, ahora resulta que es la gran perdedora de la redistribución de fuerzas regional, pese a lo que dice Laurent Fabius. Recibiendo ayer domingo al vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, que ha llegado a Teherán en la primera visita de una delegación occidental llena de proyectos, cinco días después de la firma del acuerdo, Irán le lanza a Fabius un mensaje inequívoco para que calme sus ardores.

¿Qué se sabe de la ayuda francesa a Yabat Al Nusra, la franquicia de Al Qaeda en Siria, denunciada por diputados de la derecha en París ?

Siendo el jerarca de la izquierda con más diplomas universitarios, Laurent Fabius ha sido también el único ministro de Exteriores de una potencia occidental en elogiar a Yabat Al Nusra en Siria. Su frase, « Yabat Al Nusra hace un buen trabajo en Siria » ha pasado a la posteridad y puede interpretarse como una luz verde a la yihad. Eso da mucho que pensar en Francia, especialmente entre los simpatizantes de Charlie Hebdo porque la masacre de su redacción fue encargada por Al Qaeda. Francia paga muy caro ese tipo de ligerezas.

El 14 de julio, Hollande dijo que el acuerdo con Irán es importante, « porque si Teherán accede a la bomba atómica también Israel y Arabia Saudí querrán acceder ». ¿Desconoce el presidente que Israel dispone de un arsenal nuclear desde los años sesenta, labor en la que Francia ayudó ?

Por lo visto a Hollande no se le ha pasado la resaca del vino bebido en la cocina de Beniamin Netanyahu, el dirigente más xenófobo de la historia de Israel. Supongo que lo mencionó para no dar la impresión de ser solo el intérprete de los miedos de Arabia Saudí, incubador absoluto del yihadismo planetario y por ello indefendible ante amplios sectores de la opinión pública francesa. Meterlos en el mismo saco que Israel, « única democracia de Oriente Medio » y « centinela del mundo libre ante la barbarie árabe-musulmana », permite que los telespectadores se traguen mejor esa culebra.

RAFAEL POCH
París. Corresponsal de La Vanguardia

La Vanguardia. Barcelona, 20 de julio de 2015.

* Rafael Poch, Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona, 1956) ha sido veinte años corresponsal de La Vanguardia en Moscú y Pekín. Antes estudió historia contemporánea en Barcelona y Berlín Oeste, fue corresponsal en España de Die Tageszeitung, redactor de la agencia alemana de prensa DPA en Hamburgo y corresponsal itinerante en Europa del Este (1983 a 1987). Actual corresponsal de La Vanguardia en París.

El Correo de la diáspora latinoamericana. París, 20 de de julio de 2015.

* René Naba : Periodista y autor, fue responsable del mundo arabo-musulmán en el servicio diplomático de la Agencia Francia Presse, y también fue consejero del director general de RMC / MEDIO oriente, encargado de la información.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id