recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Es la guerra y la escalada se acerca...

27 avril 2022

Es la guerra y la escalada se acerca...

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

En efecto, es la guerra. La OTAN está en guerra con Rusia. Puede que los abogados alemanes digan que no, pero cuando Occidente está armando a Ucrania, cuando las fuerzas especiales de la OTAN están en Kiev (es decir, el SAS británico) entrenando a sus milicianos protegidos para que usen sus armas para matar a los rusos, ¿importa realmente el hombro de quién está el misil Starstreak (de fabricación británica) que derriba un helicóptero ruso ?

En cualquier caso, esta « guerra » (guerra por delegación, si lo prefieren) se inició efectivamente en 2014, y se intensificó considerablemente en 2017, cuando la OTAN pasó de apoyarse en las fuerzas nacionales ucranianas (que habían demostrado ser algo propensas a desertar, con sus armas, a las milicias de habla rusa), a utilizar internacionalistas y mercenarios, con la agresiva intención de debilitar y arrastrar a Rusia a un atolladero.

La guerra es la guerra, y esta guerra se intensificará.

Nadie sabe el número exacto de estas milicias de derecha reunidas por Occidente, pero Reuters sitúa la cifra en cien mil, lo que constata el ex alto consejero de la OTAN Jacques Baud y coincide con él. Sin embargo, estos paramilitares no desempeñan ningún papel en la guerra de campo normal, sino que se centran en mantener el « orden » [es decir, el cumplimiento estricto] en las ciudades. Y eso es exactamente lo que se tuvo en Mariupol y en otros lugares. Estas milicias de tipo Azov no están equipadas para operaciones de campo. Están equipados para la guerra urbana. Para ser claros, esta guerra urbana despiadada al estilo de Idlib no consiste en derrotar al ejército ruso, sino en arrastrarlo a un fango asfixiante y envolvente.

Hasta febrero de este año, se pretendía que fuera una campaña de desgaste ; un atolladero incipiente. Pero de repente, el 16 de febrero, se produjo un aumento masivo del fuego de artillería en el lado ucraniano (unas 30 veces más que en el pasado, según la OSCE) y esto coincidió con las predicciones de Biden sobre una inminente invasión rusa. Para los rusos, y para el presidente Putin en particular, esto fue una señal del comienzo de la esperada guerra de desgaste. Y así, el 24 de febrero, se lanzó la operación militar especial de Rusia.

¿Por qué el desgaste ? ¿Por qué no una guerra ordinaria ? Pues porque la OTAN no quería poner sus « botas en el terreno ». Quería una insurgencia de baja intensidad.

¿Por qué ? Porque se decidió que el colapso de Rusia (el objetivo final) tenía que lograrse ante todo mediante una guerra financiera total (evitando así las pérdidas de Estados Unidos) : miles de sanciones ; la incautación de las reservas de divisas rusas ; y un esfuerzo concertado para hundir el rublo. En marzo, Biden ya se jactaba en su discurso sobre el Estado de la Unión de que el rublo se había desplomado un 30% y la bolsa rusa un 40%. De este modo, los combates en Ucrania han sido tratados como si el dolor de la guerra financiera tuviera más tiempo para morder en Rusia.

Pero hoy vemos que el cálculo está cambiando. De hecho, tiene que cambiar, porque la dinámica y los plazos se están invirtiendo :

En primer lugar, la economía rusa no se ha hundido. El rublo vuelve a estar como antes del 24 de febrero. En segundo lugar, Occidente ha desplegado su PSYOP anti-Putin sin precedentes, en un contexto de denuncias casi diarias de atrocidades y crímenes de guerra atribuidos a Rusia.

La guerra de PSYOP ha imbuido por completo a la opinión pública europea de una apasionada animosidad y odio hacia Putin y los rusos. Su « éxito » en este sentido está fuera de toda duda.

Pero también parece haber una subtrama angloamericana menos notoria : esta subtrama consiste en debilitar a Alemania y evitar que se alíe con Rusia, al menos durante una generación. Esta última aspiración está bien establecida y existe desde antes de la Primera Guerra Mundial.

Como escribió Ambrose Evans-Pritchard en el Telegraph esta semana, « Olaf Scholz debe elegir entre un embargo energético a Rusia y un embargo moral a Alemania » : « ... la negativa de Europa Occidental a cortar la financiación a la maquinaria bélica de Vladimir Putin es insostenible. El daño moral y político para la UE se está volviendo prohibitivo ».

Pero fíjese en el corolario : para impulsar este embargo energético de la UE, Gran Bretaña sube la apuesta exigiendo una « respuesta occidental a la altura de la amenaza existencial a la que se enfrenta el orden liberal europeo ».

Así que este es el gran esquema revisado : Rusia sobrevive a la guerra financiera porque la UE sigue comprando gas y energía a Rusia. La UE -y especialmente Alemania- está financiando la « grotesca guerra no provocada » de Putin, dice el meme. Ni un euro debe llegar a Putin.

¿No es esto simplemente un cambio en los objetivos de Occidente en febrero ? No. Porque la estrategia de « boicot energético ruso » no consiste en dar tiempo a la « Guerra del Tesoro » para que dé sus frutos, sino en « correr el telón de Europa », por supuesto, y de Alemania en particular. Y pronto.

Europa no tiene forma de sustituir la energía rusa por otras fuentes en los próximos años. Pero los líderes europeos, consumidos por un frenesí de indignación ante la avalancha de imágenes de atrocidades procedentes de Ucrania -y la sensación de que el « mundo liberal » debe evitar una derrota en el conflicto ucraniano a toda costa- parecen dispuestos a llegar hasta el final. La prohibición de la energía podría llegar con bastante rapidez.

Pero aquí está el problema : Estados Unidos puede ver que su « guerra » de desgaste está fracasando. El ejército ucraniano está rodeado y pronto será eliminado (de una forma u otra).

Por lo tanto, la cuestión ya no es si la guerra de desgaste puede dar más tiempo a las sanciones para morder a la población rusa. La guerra del Tesoro también está fracasando (por razones complejas relacionadas con el hecho de que el Banco de Rusia vincula el rublo al oro y el rublo a la energía).

De nuevo, son las consecuencias económicas/financieras las que cambian el juego. La inflación se está disparando en Europa, y seguirá subiendo. Y el sentimiento público está cambiando : « Según una encuesta, el apoyo público a las sanciones contra Rusia está disminuyendo a medida que la crisis del coste de la vida empieza a hacer mella. La proporción de ciudadanos que aceptarían un aumento de los precios de los combustibles como consecuencia de las duras sanciones occidentales contra Rusia ha caído 14 puntos en un mes, pasando del 50% en marzo al 36% esta semana. »

Los plazos ya no encajan : las euro-sanciones (teóricamente) necesitan más tiempo para surtir efecto. Occidente no tiene tiempo. Es la inflación la que muerde « ahora » (y hace que el sentimiento europeo se vuelva contra el proyecto ucraniano). Lo último que quiere el establishment europeo es una « primavera europea » (como contrapunto a la primavera árabe).

Occidente se enfrenta a una difícil elección : el apoyo público al proyecto ucraniano puede estar disminuyendo, al igual que las realidades sobre el terreno muestran que el « orden liberal europeo » no se salvará de la desintegración... por Ucrania.

Sin embargo, se ha hecho creer a la opinión pública que sin una victoria de la Ucrania europea, sin la derrota total y la humillación de Rusia, el mundo liberal no puede sobrevivir. Así, escuchamos de labios del Alto Representante de la UE, el Sr. Borrell, que Ucrania sólo puede resolverse por medios militares. Quizás lo que quiere decir es que Occidente debe ser maximalista, antes de que la inflación arruine el plan. Escalada, o fracaso existencial.

Alastair Crooke* para Al-Mayadeen

Original : « War it is – and escalation is coming »

Al-Mayadeen. Beirut, 24 de abril de 2022.

Traducido del francés para El Correo de la Diáspora por : Carlos Debiasi

[El Correo dela Diáspora. París, 27 de abril de 2022

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id