recherche

Accueil > Réflexions et travaux > EE.UU. : El doble desacoplamiento

6 octobre 2020

EE.UU. : El doble desacoplamiento

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El evento determinante de esta era post-Covid (independientemente del ganador de las elecciones estadounidenses) probablemente será el desacoplamiento de Estados Unidos con China : desacoplamiento tecnológico de las telecomunicaciones (del 5G de Huawei) ; desvinculación de los medios chinos y las plataformas de redes sociales ; purgar toda la tecnología china del ecosistema de microchip de Estados Unidos ; desconexión de China de Internet, aplicaciones, cables submarinos y acceso a los sistemas de almacenamiento de datos en los clouds de EE.UU., Como parte del programa Clean Network de Pompeo. Este es el primer bombardeo de artillería pesada para una guerra de trincheras fangosa y prolongada que se avecina.

Esta no es la Guerra Fría, sino un retroceso a una era anterior que terminó en una guerra caliente, cuando los responsables de la formulación de políticas (y los mercados) claramente desconocían el creciente peligro que se acumulaba durante el período de descanso estival que transcurrió entre el asesinato del Archiduque Francisco Fernando de Austria a fines de junio de 1914 y el estallido de la Primera Guerra Mundial cinco semanas después.

Por supuesto, los diplomáticos entendieron que dos alianzas fuertemente armadas estaban en curso de colisión potencial, pero había habido episodios de ruido de sables durante varios años, pero la inacción había llevado a la sensación de que el status quo continuaría indefinidamente. La opinión había sido entonces influenciada por el bestseller de 1909 de Norman Angell, « La gran ilusión », que afirmaba que la guerra se había vuelto imposible porque el comercio mundial y los flujos de capital estaban demasiado estrechamente vinculados.

Lo que no entendieron en ese momento fue que las circunstancias de mediados de 1914 (el momento Sarajevo) parecían tan propicias tanto para que Alemania aspirara a convertirse en un imperio, y para que Gran Bretaña se crea en una posición de poder sofocarla por completo. Del mismo modo que algunas personas en Washington consideran que las circunstancias son hoy para ellos fortuitas.

Trump y otros parecen estar convencidos de que Estados Unidos puede usar su poder financiero y comercial, mientras que los Estados Unidos de América aún predominan, para aplastar el ascenso de China, contener a Rusia y torcer el brazo de Europa par que sea un vasallo tecnológico. La guerra en los Balcanes a principios del siglo XX encerró a Austria-Hungría, el aliado inconstante de Alemania, en la lucha más amplia de Alemania contra Rusia. Y hoy, Pompeo espera encerrar a Europa (inconstante) en la contención de Rusia por parte de Estados Unidos. Las amenazas al proyecto Nord Stream 2 y la estafa de Navalny son solo algunas de las « palancas » de Pompeo.

El asalto a la Clean Network de Pompeo es el « momento Sarajevo » de hoy. Los políticos y los mercados siguen hastiados (como en 1914, cuando los mercados se dieron cuenta de los riesgos, sólo en agosto, fue cuando estalló la guerra). Para fines de enero del próximo año, Estados Unidos corre el riesgo de verse paralizado por una crisis constitucional intratable, ver violenta, y una guerra tecnológica total con China. Para entonces, Europa y Estados Unidos probablemente se encontrarán en plena recesión, ya que el coronavirus golpeara durante el invierno.

El desacoplamiento tecnológico no es explícitamente militar, pero tampoco es neutro a nivel del sistema : ese que aspira nuestros datos, y que luego los explota mediante algoritmos, para saber qué pensamos, lo que resentimos y lo que qué hacemos, tiene precisamente el poder de moldear nuestra sociedad en lo social y políticamente. El caso es que nuestros datos, si nos quedamos en la esfera digital de Estados Unidos, están a punto de ser utilizados y moldeados de una manera polarizada y contradictoria. Y con los tambores de la guerra sonando, inevitablemente llega el llamado a un compromiso público total.

Es obvio que con el proyecto «  Clean Fortress America », Pompeo está retomando la tesis de Antonio Gramsci que avanza que la esfera cultural es el escenario más productivo para la lucha política, y lo está revirtiendo. Entonces, en lugar de que la cultura sea el lugar de la acción revolucionaria contra una élite (según Gramsci), las plataformas de redes sociales estadounidenses, despojadas de sus rivales no occidentales, se convierten precisamente en el lugar donde el sistema se reafirma, neutralizando la posibilidad de resistencia política a través de sus armas más poderosas : las grandes plataformas algorítmicas y los grandes medios de comunicación que demonizan a China (es decir, la «  peste china  »). Y Rusia («  asesina de sus disidentes »). Éstos son los medios por los cuales una Europa en gran medida hostil a la guerra puede darse vuelta contra China y Rusia, en nombre de la promoción de sus valores liberales «  universales ».

Sin embargo, se está produciendo otro desacoplamiento igualmente importante : «  Rusia observa con creciente preocupación que Alemania se encuentra en otra transición histórica », escribe el ex Embajador Bhadrakumar, «  que presenta inquietantes paralelos con la transición de Bismarck en el contexto europeo anterior a la Primera Guerra Mundial... . Para ilustrar el cambio en la ideología alemana, en una entrevista con el semanario Die Zeit en julio, la Ministra de la Defensa alemana Annegret Kramp-Karrenbauer (que también es la presidenta interina de la CDU que gobierna en este momento) destacó que es « hora » de discutir «  sobre cómo en el futuro debería posicionarse Alemania en el mundo ».

Ella declaró, continúa Bhadrakumar, que se espera que Alemania «  muestre liderazgo, no solo como potencia económica », sino también en términos de « defensa colectiva... esto concierne a una visión estratégica del mundo, y en última instancia, la cuestión de si queremos moldear activamente el orden mundial ». « Claramente, la voz alemana ya no es la voz del pacifismo », concluye el embajador.

Kramp-Karrenbauer dijo que « la pretensión de los dirigentes rusos actuales » de defender sus intereses « de manera muy agresiva » debe ser « encarado con una posición clara : estamos bien fortalecidos y, en caso de duda, listos para defendernos. Vemos lo que está haciendo Rusia y no dejaremos que el liderazgo ruso se salga con la suya ».

« Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo alemán está agitado y, [sus élites] una vez más, apunta a Rusia », resume Bhadrakumar... « Berlín está desempeñando un papel de liderazgo en la ofensiva occidental contra Rusia y liderar el grupo táctico de la OTAN en Lituania. Alemania y Estados Unidos también están trabajando estrechamente en las acciones de la OTAN contra Rusia. Alemania es el área de preparación más importante para las unidades de la OTAN desplegadas en la frontera de Europa del Este con Rusia. Y los medios de comunicación alemanes están inundados de opiniones que exigen que se cumpla finalmente el compromiso de la OTAN y que se aumente el gasto militar al 2% del PIB ».

Dmitry Trenin, el bien informado jefe de la oficina de Carnegie Moscow Center, escribe en un tono similar : « Berlín pone fin a la era iniciada por Gorbachov de una relación de confianza y amistad con Moscú. Rusia, por su parte, ya no espera nada de Alemania y, por lo tanto, no se siente obligada a tener en cuenta su opinión ni sus intereses... Sólo cabe imaginar la reacción de Putin ante el anuncio de Merkel que Navalny había sido envenenado con el agente nervioso Novichok. Una puñalada por la espalda es la reacción por lo menos que se me ocurre ».

Trenin escribe : « Hace treinta años, la reunificación alemana parecía no solo ser una reconciliación histórica, sino también la garantía de futuras relaciones amistosas y una estrecha cooperación entre dos pueblos y dos Estados. Hoy eso también es cosa del pasado... Rusia también está entrando en un nuevo capítulo. Por lo tanto, la situación se vuelve más simple y más arriesgada : es poco probable que el Kremlin tome medidas drásticas de inmediato, pero considerará ahora que Alemania está controlada por Estados Unidos. En cuanto a los Estados Unidos, Rusia lleva mucho tiempo enzarzada en una guerra híbrida de suma cero con ellos, en la que cada vez hay menos factores de inhibición ».

La generación de políticos alemanes de Merkel es decididamente « atlantista », pero únicamente « liberal », como ella misma. Es decir, se comprometen a defender el « sistema liberal universal de valores ». Esto, por supuesto, la pone en aprietos con Trump ; pero paradójicamente, esto hace que el liderazgo alemán sea aún más sensible a las manipulaciones estadounidenses sobre China y Rusia (que ahora son temas totalmente bipartidistas en Washington), ya que, como señaló Samuel Huntington, « el universalismo es la ideología [útil] de Occidente para confrontar otras culturas ». Sombras de 1914, cuando Austria-Hungría se encontró encerrada en la gran lucha contra Rusia, ¡de manera similar !

No es difícil ver los resultados de las élites alemanas : ellas cuentan con una victoria de Biden. Norbert Röttgen, Presidente del Comision de Asuntos Exteriores del Bundestag y candidato a la dirección de la CDU, lo expresó de esta manera : « si Joe Biden gana, espero que su gobierno regrese a una asociación basada en el pensamiento racional y la cooperación  », es decir, que las euro-élites cuentan con la vuelta a la normalidad de « business as usual ». Pero no lo hará, la « vieja normalidad » está bien lejos atrás de nuestro.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, habló esta semana sobre cómo la UE puede lograr una « autonomía estratégica » : La UE « quiere ser más fuerte, más autónoma y más firme ». La UE, continuó Michel, está a punto de desarrollar un « modelo abierto con una mayor conciencia de nuestra fuerza, con más realismo y quizás con menos ingenuidad ». Tenemos fe en las virtudes de las economías libres y abiertas, nunca en el proteccionismo… Pero a partir de ahora, nos aseguraremos que se respeten mejor las condiciones de igualdad, en un mercado abierto de aquellos que respecten sus estándares ».

Ah si ? Bueno, podría estar bien que los pequeños estados sean tratados como vasallos que buscan una apertura con la gracia del Imperio para sus productos manufacturados, pero no funcionará para la tecnología, la nueva economía, los Estados Unidos o el eje China-Rusia. (No importa la hipocresía según la cual las « reglas de juego igualitarias » no son una forma de proteccionismo europeo).

Estados Unidos está moviendo los hilos de la tecnología y sus estándares y los traen de vuelta « a casa ». China seguirá estando excluida de la esfera digital occidental, en la medida en que Estados Unidos pueda hacerlo. Wolfgang Munchau informa que la coalición alemana ahora aprobó una prohibición de facto de Huawei. Su objetivo es matar a Huawei aplicando toda la fuerza de la burocracia alemana. Y Rusia se está disociando de Europa para trabajar más de cerca con China (gracias a Merkel y sus cohortes).

Pero entonces, ¿qué hacer ? Europa no tiene ningún sustituto para Huawei. Las redes 5G en realidad representan el sistema nervioso que conecta las dimensiones política, estratégica, militar, informativa, económica, financiera, industrial y de infraestructura a nivel personal, local, nacional, internacional y transnacional. Las redes 5G, junto con los avances exponenciales en la potencia informática y los avances en la inteligencia artificial, son la agencia transformadora de la nueva economía. El punto clave aquí es la latencia : la capacidad de integrar diferentes flujos de datos todos juntos y prácticamente sin demora. Es fundamental no solo para el estilo de vida diario, sino también para los sistemas de defensa.

El aprendizaje automático es un subconjunto específico de la Inteligencia Artificial (IA) que entrena máquinas. Entrena a la IA para aprender y adaptarse, y sin la latencia de las decisiones humanas, la eficiencia puede estar a la vanguardia. Visión artificial : desde automóviles autónomos y drones hasta robots y muchas otras tecnologías de vanguardia en la actualidad, todos comparten la adicción a la visión artificial. Esto significa que estas máquinas deben poder « ver » para poder realizar sus tareas en el mundo físico.

Y todas estas máquinas necesitan la 5G para reducir la latencia. Estados Unidos no lo tiene. Y China está a la cabeza. Ella está a la cabeza de Big Data y de la IA. Sí, Estados Unidos está a la cabeza en semiconductores o « chips », pero ¿por cuánto tiempo ? China simplemente no será expulsada del mercado mundial de semiconductores. Expertos en informática de Rusia, ASEAN y Huawei explican, como lo informó Pepe Escobar, lo que se podría llamar una limitación de la física cuántica impide un paso gradual de chips de 5 nm (mil millonésima parte de un metro) a 3 nm. Esto significa que los próximos avances podrían provenir de otros materiales y técnicas de semiconductores. Así, China, en este punto, se encuentra prácticamente al mismo nivel de investigación que Taiwán, Corea del Sur y Japón. Los avances de China han implicado un cambio crucial del silicio al carbono. La investigación china está totalmente comprometida con este pasaje y está casi lista para trasladar su trabajo de laboratorio a la producción industrial.

Entonces, ¿a quién recurre China para la cooperación tecnológica ? No a la Alemania. Como señala David Goldman de Asia Times, « El impacto acumulativo de una serie de sanciones contra Rusia la ha empujado hacia una alianza estratégica con China, incluida una estrecha cooperación con China en telecomunicaciones 5G y R&D de semiconductores. La economía de Rusia puede ser del tamaño de la de Italia, pero su cerebro es más grande que su cuerpo : forma más ingenieros al año que Estados Unidos, y están muy bien capacitado ».

Y entonces, volvamos a nuestro « momento Sarajevo ». Pompeo apretó el gatillo del Archiduque. La dinámica se ha puesto en marcha. Pero los europeos seguimos estancados en el interregno que se cierne sobre Estados Unidos, ya que los líderes europeos creen que Biden debe ganar y que la « normalidad » debe restablecerse.

A principios del siglo XX, el intento de Gran Bretaña de desmantelar las líneas de suministro mundiales, para preservar las suyas, y privar a Alemania de sus vínculos externos, canalizó efectivamente las resurgentes ambiciones alemanas hacia el Este. a través de las llanuras de Europa, y finalmente a una ofensiva contra Rusia. Eso se terminó con en guerra y una depresión económica.

Hoy, los Estados Unidos exigen que Europa se separe de Rusia y China, pero Estados Unidos ha entrado en una crisis interna, e incluso en las mejores circunstancias, no puede sustituirse al eje asiático en la mayoría de los campos tecnológicos. Sería un orgullo para Europa imaginar que puede construir una nueva economía compitiendo con las dos grandes y sin su cooperación estratégica tecnológica y diplomática. Para Europa, tratar de mantenerse alejado de la actual « falsa guerra » como el Grand Panjandrum, mientras espera que los contendientes tecnológicos se unan a ella, no es una estrategia, sino más bien abonarse para la depresión.

Esta no es una gran perspectiva... para los pueblos de Europa que están luchando, no con la quimera del imperio europeo, sino tratando de manejar sus vidas en los tiempos difíciles del coronavirus. No se puede dejar de notar que la política europea a nivel nacional es enteramente interna (apertura de escuelas, restricciones ligadas a virus y economías en declive), mientras que la distante Bruselas fantasea con construir un « imperio » europeo más fuerte y más autónomo.

Alastair Crooke* para Strategic Culture

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Original : The Double De-Coupling

Strategic Culture, 5 de octubre de 2020

Traducido del francés para El Correo de la Diáspora por : Carlos Debiasi

El Correo de la Diáspora. París, 5 de octubre de 2020

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id