recherche

Accueil > Les Cousins > Brésil > Destruir a Petrobras y preparar el juicio político

2 avril 2015

Destruir a Petrobras y preparar el juicio político

 

Vengo de una generación que planteó « el petróleo es nuestro ».

Vengo de una generación que planteó "el petróleo es nuestro". Inicialmente, la afirmación de los sectores de derecha era que Brasil no tenía petróleo en su suelo y entonces tendría que depender de las grandes empresas internacionales para abastecer el mercado interno. Pero a pesar de una fuerte represión en 1936, comenzó a surgir petróleo en Lobato, en el Recóncavo bahiano. Una hermosa oportunidad, recordaba el escritor Monteiro Lobato, que insistía con denuedo en la existencia de petróleo en el país.

En la literatura infantil, escribió el precioso "El pozo del vizconde", petróleo fluyendo en el "Rancho del pájaro amarillo" que leíamos en la infancia y la juventud, encontrando allí la base para lucha nacionalista. Con la evidencia de que había petróleo en Brasil, los llamados "entreguistas" tuvieron que cambiar el discurso y comenzaron a decir que no teníamos competencia técnica y serían las grandes empresas, Esso y Shell, las que podían hacer la prospección y extracción.

Pero entonces llegó el tremendo descubrimiento del pre-sal, abriendo una nueva dimensión en la producción de petróleo. Ahí, en el gobierno de Lula, comenzó un nuevo esquema de reparto en el que Petrobras se convirtió en el único operador del pre-sal, en un sistema en el que el petróleo extraído sería el gobierno, compartiendo con empresas que ganaran las licitaciones, parte de los campos de petróleo obtenidos.

Estamos nuevamente en una lucha con semejanzas al pasado. Ahora, el lema tiene que ser : “el pre-sal es nuestro”. Y es justo ahora cuando llega una presión enorme para cambiar las reglas de su exploración. O Globo proclamó que el “monopolio del pre-sal no tiene sentido”. Y un articulista de ese diario propuso refundar Petrobras y llega a la conclusión, salida del recetario neoliberal, de que la empresa estaría preparada para actuar en un mercado competitivo, con políticas que incentiven la competencia. Detrás de esta propuesta aparece el apetito visible del gran capital.

La campaña contra Petrobras es feroz. Se pretende mostrarla como una empresa inviable. Pero lo importante, en los gobiernos de Lula y Dilma, es que ahora tenemos una libertad enorme para investigar, denunciar y sancionar. Nunca se vio, en el pasado, que los directores de las grandes contratistas estén en la cárcel, que se denuncie y se encarcele a los dirigentes corruptos de la empresa y, luego, se avance en una lista de parlamentarios y políticos. El gobierno, entonces, crea las condiciones para ampliar la libertad de los fiscales, la policía y los jueces.

Hay que formar una alianza inmediata, teniendo a Petrobras como referencia : una gran alianza en torno a la defensa de la nación. Es urgente la creación de un gran frente nacionalista. Para encabezar esa alianza con legitimidad, es necesario que el PT sea refundado, venciendo su estructura “aparatista”, concebida por los dirigentes en los inicios del año 2000, con el fin de llegar al gobierno.

El pre-sal dará las bases materiales para políticas sociales más osadas. Y, quien sabe, así iniciar medidas para enfrentar las fuertes desigualdades que persisten en un país que infelizmente tiene elites atrasadas y tacañas. La presión popular y de los movimientos sociales renovados parecerían ser el camino para vencer las tentativas golpistas.

Luis Alberto Gómez de Sousa

Info News.Buenos Aires, 21 de marzo de 2015.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id