recherche

Accueil > Empire et Résistance > Capitalisme sénile > Cómo los ’libres mercados’ difaman la ’democracia’

23 mars 2015


Cómo los ’libres mercados’ difaman la ’democracia

par Robert Parry *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Exclusivo : parece que Venezuela sigue a Ucrania en la lista de resultados para la categoría : « cambio de régimen », ya que Washington castiga a Caracas por actuar contra una amenaza percibida de golpe de estado. Pero un problema más amplio consiste en cómo los Estados Unidos combinan « libres mercados » con « la democracia », dando a « la democracia » una mala fama, escribe Robert Parry.

Un hilo común en la política exterior estadounidense moderna es una insistencia en soluciones de « libre mercado » de los problemas del mundo. Es decir, a menos que Ud. sea bastante afortunado de vivir en un Primer aliado mundial de los Estados Unidos o su país fuera demasiado grande para ser intimidado.

De este modo, si está en Francia o Canadá o —en realidad—– China, puede tener salud generosa y servicios educativos y construir una infraestructura moderna. Pero si es un país del Tercer mundo o por otra parte vulnerable —como, supongamos, Ucrania o Venezuela— El Funcionario de Washington insistirá en que triture su red de protección social y dé el reinado libre a inversionistas privados.

En el conocimiento establecido está bien y se acepta que esta dominación de « libre mercado », haga a su vez la definición estadounidense, de una « democracia », aun si hacer tal cosa va en contra de los deseos de la mayor parte de los ciudadanos del país que se trate. En otras palabras, no importa lo que la mayor parte de votantes quieren ; deben aceptar que la « magia del mercado » se juzga una « democracia ».

Así, en el lenguaje estadounidense de hoy, « la democracia » ha venido para significar casi la parte de enfrente de lo que clásicamente significó. Más bien que regla de una mayoría de la gente, tiene como regla sólo « el mercado », que por lo general traduce la regla de oligarcas locales, extranjeros ricos y bancos globales.

Los gobiernos que no siguen estas reglas —formando en cambio sus sociedades para dirigirse cubrir las necesidades de ciudadanos medios— se juzgan « no libres ». Tal es el objetivo de las « organizaciones no gubernamentales financiadas por los Estados Unidos », que entrenan a activistas, pagan a periodistas y coordinan grupos comerciales para organizar a una oposición para deshacerse de estos gobiernos « no democráticos ».

Si un líder de cualquier país procura defender su soberanía nacional por medios como el requerimiento de una determinada OGN (Organización No Gubernamental) de registrarse como « agentes extranjeros », ese gobierno « ofensivo » es acusado de violar « derechos humanos » y se hace un candidato para el « cambio de régimen » más agresivo.

Actualmente, una de las grandes quejas estadounidenses contra Rusia es que requiere que cualquier OGN que sea financiada por el extranjero y que procure influir en decisiones políticas internas, debe registrarse como « agente extranjero ». New York Times y otras publicaciones Occidentales [Esta ley de 2012 es citada en « As ‘Foreign Agent’ Law Takes Effect in Russia, Human Rights Groups Vow to Defy It ». New York Times, Nov 21, 2012] como la prueba que Rusia se ha vuelto una dictadura, no haciendo caso del hecho que los rusos modelaron su legislación después de una ley estadounidense conocida como el « Foreign Agents Registration Act ».

De este modo, anda bien en los Estados Unidos poner etiqueta a la gente a quien pagan las entidades extranjeras para influir en políticas estadounidenses como « agentes extranjeros » —y encarcelar a la gente que no puede registrarse— pero no está bien para Rusia hacer lo mismo. Una cantidad de estas ONGs en Rusia, y en otras partes también, no son entidades « independientes », sino que en cambio son financiadas por la Fundación estadounidense para el National Endowment for Democracy (NED), son sus siglas en inglés—) y la también estadounidense United States Agency for International Development (USAID).

Hay hasta un elemento circular en esta queja estadounidense. El organismo que lleva adelante la denuncia contra Rusia y otros gobiernos que impiden el accionar interno de estas ONGs financiadas por los Estados Unidos es la Freedom House, que marca a los países con su « índice de libertad » con valores positivos cuando retroceden dejando funcionar a esas ONGs aún financiadas secretamente por los Estados Unidos. Sin embargo, durante las tres décadas pasadas, la Freedom House se ha hecho esencialmente una filial de la NED, un comprado y pagado para la propia ONG.

La mano escondida de la CIA

Esa entrada en funciones comenzó de veras en 1983 cuando se concentraron en el director de la CIA, Guillermo Casey, la creación de un mecanismo de financiación para apoyar la Casa de Libertad y otros grupos exteriores que tomarían parte en propaganda y acción política que la CIA había organizado históricamente y había financiado encubiertamente. Casey ayudó a formar el plan para que una entidad financiada por Congreso sirviera de conducto a este dinero del gobierno estadounidense.

Pero Casey reconoció la necesidad de esconder las cuerdas de la CIA. « Obviamente aquí (se refería a la CIA) no deberíamos mostrarnos de frente en el desarrollo de tal organización, tampoco deberíamos parecer ser un patrocinador o abogado », dijo Casey en una carta sin fecha al consejero entonces de la Casa Blanca Edwin Meese III —ya que Casey impulsó la creación de un « Atributo Nacional ». [Ver :
« CIA’s Hidden Hand in ‘Democracy’ Groups » Consortiumnews.com, January 8, 2015 (« La Mano Escondida de la CIA en los Grupos de ’Democracia’ »). ]

La planificación de Casey llevó a la creación de 1983 de NED, que se puso bajo el control de Carl Gershman neoconservador, que permanece como responsable hasta ahora. La NED de Gershman ahora distribuye más de 100 millones de dólares por año, que incluyeron tanteos de financiación de activistas, periodistas y otros grupos dentro de Ucrania antes del golpe del año pasado y ahora pagan docenas de proyectos en Venezuela, el nuevo objetivo emergente para « el cambio del régimen ».

Pero el dinero efectivo del NED es sólo una parte de cómo el gobierno estadounidense manipula acontecimientos en países vulnerables. En Ucrania, antes del golpe de febrero de 2014, la subsecretaria de Estado Victoria Nuland recordó a líderes comerciales ucranianos que los Estados Unidos habían invertido ya 5 mil millones de dólares para financiar sus « aspiraciones europeas ».

Nuland entonces escogido a mano quien sería el nuevo mando, diciendo al embajador de los Estados Unidos Geoffrey Pyatt que « Yats es el tipo », refiriéndose al político del « libre mercado » Arseniy Yatsenyuk, que no sorprendentemente surgió como el nuevo primer ministro después de un golpe violento expulsó eligió al presidente Viktor Yanukovych el 22 de febrero de 2014.

El golpe también comenzó una guerra civil que ha reclamado más de 6 000 vidas, rusos generalmente étnicos en Ucrania del Este que habían apoyado a Yanukovych y se apuntaron para una « operación antiterrorista despiadada » encabezada por milicias extremas derechas neo-nazis y otras enviadas por el régimen Apoyado por los EEUU en Kiev. Pero Nuland culpa de todo al presidente ruso Vladimir Putin. [Ver : « Nuland’s Mastery of Ukraine Propaganda ».Consortiumnews.com, March 11, 2015. (« El Dominio de Nuland de la Propaganda de Ucrania ».) ]

Encima del número de víctimas horroroso de Ucrania, la economía del país ha caído en gran parte, pero Nuland, Yatsenyuk y otro « libre-mercadista » han ideado una solución, de acuerdo con los deseos del Fondo Monetario Internacional situado en Washington : Austeridad para el ucraniano medio.

Antes de la reunión del Comité de Relaciones Exteriores del Senado el martes, Nuland aclamó « reformas » para convertir Ucrania en un « estado del libre mercado », incluso decisiones « para reducir y acotar ventajas de las pensiones, aumento de los requisitos de trabajo de aumento e introducir una edad de jubilación más alta progresivamente ; … [y] recorte de subvenciones del consumo de gas demasiado pródigas ».

En otras palabras, estas « reformas » se diseñan para hacer más difíciles las vidas ya difíciles de ucranianos medios —recortando pensiones, quitando protecciones de trabajo, obligando a la gente a trabajar en su vejez y haciéndolos pagar más el calor durante el invierno.

« Reparto » de la Riqueza

A cambio de aquellas « reformas », el FMI aprobó 17,5 mil millones de dólares en « ayuda » que será manejada por la Ministra de Hacienda de Ucrania Natalie Jaresko, que hasta diciembre pasado era una ex-diplomática estadounidense responsable en los Estados Unidos de un fondo de inversión de 150 millones de dólares financiado por los contribuyentes para Ucrania se drenó parte de ese dinero cuando tomó parte, como persona enterada, en acuerdos lucrativos. Acuerdos respecto a los cuales Jaresko ha luchado para en secreto su participación. Ahora, la Sra. Jaresko y sus amigos conseguirán una posibilidad de ser los conserjes de un monto de dinero 100 veces mayor. [Ver « Ukraine Finance Minister’s American ‘Values’  » Consortiumnews.com, February 18, 2015.]

Otros usamericanos prominentes han estado dando vueltas alrededor de las oportunidades « democráticas » de Ucrania. Por ejemplo, el hijo del vicepresidente Joe Biden Hunter llamó a la junta directiva de Burisma Holdings, la firma de gas privada más grande de Ucrania, una compañía situada en Chipre subrayada como unida al Privat Bank.

El Privat Bank, es un banco controlado por el oligarca multimillonario mafioso Ihor Kolomoysky, que fue designado por el régimen de Kiev para ser el gobernador del Óblast de Dnipropetrovsk, una provincia del sur y central de Ucrania. En este tributo a « la democracia », las autoridades ucranianas, apoyadas por los EEUU, dieron a un oligarca su propia provincia para gobernar. Kolomoysky también ha ayudado a financiar fuerzas paramilitares que matan a personas de origen étnico rusas en Ucrania del Este.

Burisma ha estado alineando a lobbystas usamericanos bien conectados, también tiene lazos con el Ministro de Asuntos Exteriores John Kerry, incluso el ex-Jefe de Estado Mayor del Senado de Kerry, David Leiter, según algunas revelaciones de fuentes que también hacen lobby en los ámbitos legislativos.

Como la revista Time magazine relató Ukrainian Employer of Joe Biden’s Son Hires a D.C. Lobbyist : « la participación de Leiter en la firma redondea un equipo conformado por el poder de americanos políticamente relacionados que también incluye a un segundo nuevo miembro del consejo, Devon Archer, bundler democrático y ex-consejero de la campaña presidencial de 2004 de John Kerry. Tanto Archer como Hunter Biden han trabajado como socios de negocio con el yerno de Kerry, Christopher Heinz, el compañero de fundación de la Capital Rosemont, una compañía de capital privado ». [1]

De este modo, parece que hasta esta forma moderna de « la democracia » tiene un poco de aspecto de « reparto de la riqueza ».

Que nos trae a la crisis que se empeora en Venezuela, un país suramericano que ha sido gobernado durante la década pasada por líderes izquierdistas que –con el amplio apoyo popular— han procurado extender la riqueza de petróleo nacional alrededor más ampliamente que ninguna vez antes en la historia de Venezuela, incluso con el pago de programas sociales ambiciosos para dirigirse a problemas centrales de analfabetismo, enfermedad y pobreza.

Aún pese a algunos pasos en falso en incluso errores del antiguo presidente Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro, el gobierno chavista ha avanzado en la dirección de corregir algunos males sociales, que eran históricos en Venezuela, que habían sido ignorados con toda tranquilidad por otros gobiernos venezolanos anteriores apoyados por los EEUU, como el presidente Carlos Andrés Pérez, que en su turno colaboró con la CIA y se codeó con los grandes e importantes.

Me dijo una vez un ayudante de Andrés Pérez que el presidente venezolano compartió su chalet fuera de Caracas con personas tales como David Rockefeller y Henry Kissinger, haciendo entrar a concursantes de desfiles de belleza para su entretenimiento.

Chávez y Maduro al menos han tratado de mejorar la vida del venezolano medio. Sin embargo, el eje de una crisis económica se hace más profundo, empeorado por la baja en los precios mundiales del petróleo. Maduro se ha encontrado bajo el aumento de la presión política, un poco de ello financiado o inspirado por Washington y apoyado por el gobierno derechista en Colombia vecina.

Acusaciones de un golpe

Maduro ha reaccionado a estos movimientos contra su gobierno acusando a algunos opositores de planificar un golpe, una denuncia que es burlada por el Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense y por los medios dominantes estadounidenses, que por lo visto no cree que los Estados Unidos pensaran alguna vez organizar un golpe en América Latina.

Esta semana, la Casa Blanca declaró que pruebas de cualquier conspiración de golpe o se fabrican o son inverosímiles, como lo relató el New York Times Obama Order Freezes Assets of 7 Officials in Venezuela. El presidente Barack Obama entonces citó lo que llamó « una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional de los Estados Unidos » de Venezuela y congeló los activos americanos de siete funcionarios políticos venezolanos y algunos oficiales militares.

El hecho que Obama pueda decir estas cosas directas por sí mismo debería hacer que cualquier futura palabra que salga de su boca no sea creíble. Venezuela no ha hecho nada, de ningún modo, para amenazar la « seguridad nacional de los Estados Unidos ». Independientemente de la verdad sobre la conspiración del golpe, Venezuela tiene una mucho más grande razón para temer por su seguridad nacional en las manos de los Estados Unidos.

Pero en este mundo que « está abajo » del Funcionario de Washington, los burócratas y los periodistas aprueban con la cabeza en acuerdo en tales acusaciones absurdas.

Hace unas semanas, tenía un desayuno de trabajo con un funcionario del Departamento de Estado que desde hacía mucho tiempo se reía acerca del dolor que la caída en los precios del petróleo infligía a Venezuela y algunos otros estados adversarios como Irán e incluso Rusia.

Pregunté por qué el gobierno estadounidense miraba con placer que en esos países la gente sufriera. Sugerí que quizá la mirada en esos países estaba más centrada en los intereses de Estados Unidos y su gente para « hacer bien » con dinero en sus bolsillos y por tanto podrían al mismo tiempo que delatan situaciones « antidemocráticas », hacer negocio.

Su respuesta consistió en que estos países habían causado un problema para la política exterior estadounidense en el pasado y ahora era su turno de pagar el precio. También me llamó « apologista de Putin » cuando no estaba de acuerdo con la línea del Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense, que culpa a Rusia de todos los males de Ucrania.

Pero la pregunta más amplia es : ¿Por qué insisten los Estados Unidos en imponer reglas de « libre mercado » a través de la lucha en estos países cuando demócratas y hasta algunos republicanos están de acuerdo que un « libre mercado » desenfrenado no ha funcionado bien para la gente en Estados Unidos ? Fue el extremismo del « libre mercado » el que llevó a la Gran Depresión de los años 1930 y a la Gran Recesión de 2008, cuyos efectos sólo retroceden pausadamente ahora.

En adelante, la verdadera democracia —es decir, la voluntad de la mayoría de formar sociedades para servir a muchos más bien que a pocos— también deberá tener como resultado tener un buen manejo económico. La sociedad usamericana y la economía han sido, posiblemente, más fuertes cuando la política del gobierno animó el crecimiento de una clase media a través del New Deal durante los años 1970.

Desde luego había faltas y pasos en falso durante aquellas décadas, pero los experimentos con un « libre mercado » incontrolado han resultado catastróficos. Aún así, esto es lo que el gobierno estadounidense parece decidido a endosar a países vulnerables cuyas mayorías preferirían hacer sus sociedades más equitativas, más justas.

Y más allá del impacto social negativo del « libre mercado », hay peligro que combinar políticas que causan la desigualdad económica con la democracia dé a la democracia una muy mala fama.

Robert Parry para Consortium News

Original : « How ‘Free Markets’ Defame ‘Democracy’ »

Consortiumnews. Usa, 12 de marzo de 2015.

Traducido del inglés para El Correo por Víctor Tomaselli

* Robert Parry, es periodista de investigación, conocido principalmente por la divulgación del Caso Irán-Contra para Associated Press y Newsweek. Es también el autor de « America’s Stolen Narrative : From Washington and Madison to Nixon, Reagan and the Bushes to Obama ». , Media Consortium,‎ 2012, 236 p. (ISBN 978-1893517059)

El Correo. París, 12 de marzo de 2015.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Notes

[1Ver : « The Whys Behind the Ukraine Crisis ». en Consortiumnews.com, September 3, 2014

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id