recherche

Accueil > Notre Amérique > Matière grise > Comienzan las pruebas del lanzador espacial argentino

9 novembre 2013

SOBERANIA Y DESARROLLO NACIONAL

Comienzan las pruebas del lanzador espacial argentino

Un cohete en gateras

par Fernando Krakowiak

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

La Conae está construyendo una plataforma para lanzar satélites al espacio. Este mes empiezan a probar el sistema de navegación y control con un primer prototipo que despegará desde Punta Indio.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) lanzará este mes el cohete experimental « Vex 1A ». Es el primero de una serie de prototipos nacionales destinados a probar el sistema de navegación, guiado y control de lo que será el lanzador satelital Tronador II , que estará listo en 2015. El objetivo de este proyecto es transportar al espacio satélites de observación, también diseñados en el país, que brindarán información útil para agricultura, pesca, hidrología y gestión de emergencias. « El Tronador II significa soberanía y desarrollo, porque nos permitirá realizar solos una misión satelital completa », aseguró a Página/12 el ministro de Planificación, Julio De Vido.

Este proyecto tuvo una primera etapa, denominada « Tronador I », que incluyó la prueba de un pequeño cohete de 3,4 metros de alto en julio de 2007 y otro de seis metros en mayo de 2008, ambos desde Puerto Belgrano, una base naval ubicada a 30 kilómetros de Bahía Blanca. En esta segunda etapa, denominada « Tronador II », se trabaja en el diseño definitivo de un lanzador satelital que tendrá unos 30 metros de alto y permitirá transportar satélites de hasta 250 kilos. La empresa estatal Invap está construyendo en la actualidad, por encargo de la Conae, los satélites de observación con microondas Saocom 1A y 1B, que se pondrán en órbita con el lanzador Tronador II. Saocom 1A ya se encuentra en etapa de integración.

La iniciativa Tronador II tomó mayor impulso desde noviembre del año pasado, cuando el Gobierno transfirió la Conae de Cancillería al Ministerio de Planificación. El presupuesto del organismo fue en 2012 de 512 millones de pesos y este año trepó a 922 millones. A su vez, sólo la inversión prevista para el « Proyecto Tronador II » en el período 2014-2016 es de 2 000 millones de pesos.

Como parte de ese plan, se lanzarán previamente de tres a seis cohetes experimentales destinados a perfeccionar el sistema. El Vex 1A es el primero de esa serie. Este prototipo tiene 4,5 metros de largo, pesa 2,8 toneladas, puede alcanzar una velocidad máxima de 828 kilómetros por hora y, a diferencia de los misiles, su motor funciona con combustible líquido. La plataforma de lanzamiento se instaló en Punta Piedras, en el distrito bonaerense de Punta Indio. Es un descampado frente al Río de la Plata, ubicado en el extremo norte de la bahía de Samborombón. El cohete fue trasladado allí a mediados de octubre y ya está listo para su despegue. Página/12 visitó el lugar el jueves junto a una delegación que incluyó al director ejecutivo de la Conea, Conrado Varotto ; el titular de la Sindicatura General, Daniel Reposo ; y funcionarios del Ministerio de Planificación. En diálogo con periodistas, Varotto destacó el incremento presupuestario que permitió acelerar el proyecto y resaltó el aporte de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata. La intención oficial es lanzar desde Punta Indio los prototipos experimentales y desde Puerto Belgrano el Tronador II.

Los principales componentes de estos cohetes se están desarrollando en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, en la ciudad cordobesa de Falda del Carmen. Es el mismo lugar donde en la década del ’80 las Fuerzas Armadas diseñaron en secreto el misil Cóndor, desactivado en julio de 1990 por presión de los USA. En el Gobierno sostienen que ahora la situación es diferente porque el proyecto no contempla objetivos militares, sino sólo la misión de instalar satélites de observación en el espacio.

Con el desarrollo del Tronador II, la Argentina completará el ciclo del desarrollo tecnológico espacial y se sumará así al selecto club de diez países que fabrican sus satélites y disponen de lanzadores propios, integrado en la actualidad sólo por Estados Unidos, Rusia, Japón, Francia (Unión Europea), China, India, Israel, Irán, Corea del Norte y Corea del Sur. Además, en el Gobierno destacan que este proyecto forma parte de un plan satelital más amplio que contempla también la construcción de tres satélites de comunicaciones (Arsat 1, 2 y 3), los que implican una inversión adicional de 4 200 millones de pesos. El plan también incluyó la puesta en marcha en Bariloche del Centro de Ensayos de Alta Tecnología (Ceatsa), una sociedad conjunta de las firmas estatales Arsat e Invap , donde ya comenzaron las pruebas del satélite Arsat 1 .

Fernando Krakowiak para Página 12

Página 12. Buenos Aires, 9 de noviembre de 2013.

Fernando Krakowiak* Licenciado en Ciencias de la Comunicación y doctorando de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Se desempeña como docente en las materias « Políticas y planificación de la comunicación » y « Economía de la información » en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Ha publicado « Economía política de la televisión » (2010), en colaboración con Guillermo Mastrini, y « La implementación de la Televisión Digital Terrestre y su impacto en la industria cultural argentina » (2011). También participó como expositor en jornadas dedicadas a las políticas de la comunicación y la economía de las industrias culturales.

El Correo. París, 9 de noviembre de 2013.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id