recherche

Portada del sitio > Los Primos > Chile > Chile, crónica de un despertar anunciado

21 de octubre de 2020

Chile, crónica de un despertar anunciado

por Angèle Savino*

 

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Después de más de un mes de protestas en Chile, los diputados del gobierno y de la oposición llegaron a un acuerdo para redactar una nueva constitución. Se celebrará un plebiscito en abril de 2020.

« No nos olvidamos de tu nombre Daniela, la mimo. Nosotros no perdonamos. Querían usar tu cuerpo, lucirlo, prueba de terror, argumento de miedo. Pero convertimos el miedo en coraje, convertimos el terror en furia, en fuego. En medio de las cenizas, la vida vuelve a la vida, y seguimos gritando tu nombre ». Este poema anónimo habla del dolor de un pueblo que no olvida. Daniela Carrasco, una mima, fue vista por última vez en manos de la policía el 20 de octubre. Unos días después, apareció muerta, colgada de las puertas de un parque. Sus mimos ya no harán reír a los niños. Las imágenes de Alberta Martínez ya no denunciarán la represión de los carabineros. La fotógrafa fue encontrada apuñalada en su casa, sin su cámara ni computadora, tres días antes del Día Mundial contra la Violencia contra la Mujer, 25 de noviembre.

El saldo de la represión es alto: 300 heridos, más de 25 muertos, 3 000 heridos, 15 000 detenidos [11/2019]. Alexa Pezo, activista de la organización feminista 8 de marzo, es muy crítica con el sistema de salud en Chile. « Nuestro estado subsidia clínicas privadas. Además, hubo tantos heridos en los últimos días, que la gente se vio obligada a organizar colectas para ayudar a los médicos en los hospitales. ¡Ni siquiera tenían gasa ni solución fisiológica para tratar pequeñas heridas, como quitar un perdigón! »

Después de la gran huelga general del 12 de noviembre, el presidente Sebastián Piñera finalmente se echó atrás, dejando que el Congreso resolviera la crisis política. 15 diputados y senadores de once partidos llegaron a un acuerdo para establecer los mecanismos que conduzcan a una nueva constitución. El proceso comenzará con la convocatoria de un plebiscito, en abril de 2020. La votación incluye la posibilidad de organizar una Asamblea Constituyente, que redactaría la ley fundamental en una página en blanco.

¿Victoria popular o pacto a puerta cerrada?

« No son 30 pesos, son 30 años ». La sentencia dio en el blanco. La chispa, encendida por los estudiantes que rechazaron el aumento de los precios del metro, se convirtió en una verdadera insurrección contra el modelo neoliberal, consagrado en la constitución de 1980. Economistas, empresas Los partidos privados y la clase política dan la bienvenida a este histórico acuerdo. « Fue escrito entre cuatro paredes por Pinochet y sus cómplices, en 2005 se llevó a cabo una reforma constitucional, pero sus cimientos siguen vigentes », explica Carlos Parker, ex embajador de Chile en Sudáfrica, Rumania y Uruguay. La derecha se vio obligada a aceptar este compromiso, no tenía otra alternativa. Esta victoria nunca habría tenido lugar sin la movilización del pueblo ».

La mayoría de los chilenos no confía en sus líderes. La reciente caída del 50% en los salarios de los parlamentarios y altos funcionarios todavía puede ayudar a recuperar esta legitimidad perdida. Marcelo Díaz, diputado del Partido Socialista, aboga por una solución institucional a la crisis: « Aquí no habrá asalto al Palacio de Invierno. Sólo una minoría radical piensa que la solución está en una revolución que terminará con la toma del poder. Lo que quieren los chilenos son cambios sociales profundos, una nueva constitución, un país más justo. Luego del acuerdo, vimos un aumento en el número de inscripciones en el padrón electoral, para que los ciudadanos pudieran participar en el plebiscito. Este acuerdo constitucional no es suficiente, debemos obtener reformas sociales inmediatas que mejoren la situación económica de la población », reconoce el parlamentario.

Sebastián Piñera fue elegido con dos millones de votos, en un país de 17 millones de habitantes. 8 millones de personas podrían votar, pero cuatro millones de ellos no van a las urnas. Si bien la propuesta responde a las demandas de los manifestantes, excluye a los líderes sociales. Más de 200 organizaciones sindicales, ambientales, de derechos humanos y pueblos originarios rechazaron este acuerdo. « Nos sentimos traicionados. La movilización viene de las calles, la gente se organiza, forma consejos comunitarios. Empezamos a pensar en qué constitución queremos. Debemos realizar una labor de educación popular, para ofrecer propuestas claras en el momento de la votación, provenientes de personas que nunca antes habían participado ». La preocupación de Alexa Pezo me recuerda la historia de Angel Prado en Venezuela. Este activista de la comuna campesina de El Maizal fue electo diputado a la Asamblea Constituyente en julio de 2017. Unos meses después, cuando quiso representar a los Comuneros en las elecciones municipales, el candidato del Partido Socialista (PSUV), en representación de una nueva forma de oligarquía local, hizo todo lo posible para evitar la candidatura de Ángel Prado, entonces la dirección nacional del partido invalidó su elección.

Maduración del movimiento estudiantil

Vuelven a mí los recuerdos de mi semestre de historia en Valparaíso. Estamos en abril de 2002. Los estudiantes están en huelga. Tienen que pedir prestado durante años para pagar su educación. Pero el movimiento no duró. La dictadura de 17 años ha dormido a varias generaciones, con una constitución diseñada por economistas neoliberales de la Escuela de Chicago. Podría haber cruzado a Alexa Pezo en los pasillos de la facultad. Ella era estudiante de gestión cultural y turística. Hoy sigue pagando sus deudas. Pidió prestados 6 000 dólares durante 5 años para financiar sus estudios. Fueron necesarios diez años para sacar a los jóvenes del letargo. En 2011, el movimiento estudiantil obtuvo educación gratuita. « Fue una victoria mixta », dice Alexa. En realidad, los estudiantes han obtenido un sistema de becas para los más pobres que tiene una duración de cinco años, con obligación de aprobar. Si no obtiene su título en ese momento exacto, debe comenzar a endeudarse. »

Carlos Parker observa con gran esperanza esta maduración del movimiento universitario. Cuando era estudiante en la década de 1980, luchó con sus compañeros para acabar con la dictadura, sin saber cómo construir la era post-Pinochet. « La conquista de la democracia fue el objetivo de nuestra generación. Luego, los políticos se organizaron. Nunca reclamamos nuestro lugar en el gobierno. Los que venían del exilio, con posgrados en Europa y Estados Unidos, ocupaban puestos clave, por lo que nuestra generación quedó marginada. Los jóvenes de hoy no cometerán el mismo error. No le tienen miedo a la policía, al ejército, quizás porque no han vivido nuestra experiencia. Cuando salíamos a la calle, podían hacernos desaparecer. Gran parte de la explosión social se debe al hecho de que la gente ha perdido el miedo. »

« La paz social tiene un precio »

Casi diez años después, el lema « si no nos dejas soñar, no te dejamos dormir » se ha convertido en: « Chile ha despertado ». La generación que ha visto a la líder estudiantil Camila Vallejo convertirse en miembro del Partido Comunista quiere ir más allá. No hay forma de volver a dormir. De ahí la urgencia de cambiar la constitución. La educación gratuita debe ser un derecho fundamental, como la salud, y el derecho a una jubilación digna. En el muy corto plazo, el objetivo de la oposición es tener una ley de finanzas aprobada antes de 2020, para aumentar el presupuesto provisto por el gobierno. « Estamos obligando al gobierno a abandonar su reforma tributaria con el objetivo de dar mil millones de dólares a los más ricos, que representan el 1% de la población, y por el contrario aumentar sus impuestos », explica Marcelo Díaz. La regalía sobre las actividades mineras sigue siendo muy baja en comparación con otros países mineros. También pensamos en las regalías por la tala forestal, la pesca, sectores donde las ganancias son enormes pero donde el país tiene muy pocos recursos. La paz social tiene un precio. « Necesitamos poder implementar una estructura fiscal mucho más equitativa y progresiva que reduzca esta gigantesca brecha de desigualdad.

El problema de las desigualdades es un fenómeno transversal en América Latina. Cuando la ex presidenta socialista Michelle Bachelet intentó realizar algunas reformas estructurales, se enfrentó al mismo problema: la constitución de 1980, diseñada para evitar cualquier reforma social profunda. La nueva constitución podría poner en marcha un sistema de pensiones de reparto solidario administrado por el Estado, como el que existe en la mayoría de los países de la OCDE. Financiar los Fondos de pensiones es lamentablemente injusto. El monto actual es en promedio 300 dólares mensuales, por debajo del salario mínimo, mientras que el capital de las AFP (Administración de Fondos de Pensiones) es de 167 mil millones de dólares, dos tercios del PIB chileno.

Luchar por el agua gratis

Durante mi semestre de estudio, me voy al sur de Chile, a Araucanía, donde viven los indios mapuche. En los años 90, las dos hermanas Quintreman luchan contra la construcción de una represa hidroeléctrica española en sus tierras. A pesar de su lucha, la planta Ralco se completó bajo el gobierno de Ricardo Lagos, lo que obligó al desplazamiento de los pueblos originarios. El Premio Petra Kelly recibido en 2000 por Nicolasa Quintreman no fue suficiente para evitar la desterritorialización de la comunidad. Casi 20 años después, el ejemplo de su resistencia ha inspirado a nuevas generaciones. « Hay una persecución contra quienes luchan por la protección del medio ambiente, recuerda Alexa. Hay un Lonko (jefe de varias comunidades mapuche, nota del editor) que recibió un premio en Alemania, es como el Premio Nobel de Medio Ambiente. Bueno, este Lonko está preso ». Los mapuche son perseguidos, arrestados… y asesinados, como el cacique indio Camilo Catrillanca, quien había participado en las acciones de recuperación de tierras en el municipio de Ercilla. La conmemoración del primer aniversario de su muerte, el 14 de noviembre, adquirió una dimensión simbólica, en el contexto de la explosión social actual. Chile no es un estado plurinacional, mientras que los mapuches representan el 10% de la población. En el último censo, el 13% de los chilenos afirmó ser indígena. En el árido norte de Chile, cerca de la frontera con Bolivia, también viven los Aymaras. Alexa Pezo luchará no solo por la igualdad de la Asamblea Constituyente, sino también por la representación de los indígenas. También tendrá que luchar para que el agua sea considerada un bien público en la ley fundamental. Chile es el único país del mundo donde la Constitución estipula que el agua es propiedad privada. « Trabajo en la comarca de Petorca. Puedes ver con tus propios ojos que hay una colina verde llena de aguacates de un lado y una zona árida del otro. Las empresas privadas instalan acueductos en el nacimiento de los ríos y los desvían hacia sus plantaciones o minas. El impacto más inmediato, es que los animales mueren de sed.

La Cordillera de los Andes se despierta

Al final de mi semestre de estudio, tomo el camino hacia el norte. Visito la mina de cobre más grande del mundo, Chuquicamata. Esa que alimentó la conciencia política del Che Guevara, durante su travesía por América Latina en motocicleta. Conmocionado por la explotación de los trabajadores, el revolucionario argentino se rebeló contra los patrones de la mina, como cuenta la película « Diarios de motocicleta » de Walter Salles. « El 51% del cobre pertenece al estado, pero el litio no es chileno, ni la plata, subraya Alexa Pezo. Se aplica un único impuesto al cobre. Para el resto de minerales, las empresas solo pagan su costo de extracción. ¡Es un verdadero saqueo! Todos quieren invertir en Chile porque todo se extrae gratis, no hay ningún requisito de responsabilidad social empresarial. Si los recursos fueran nuestros, tendríamos el dinero para financiar el sistema de salud y educación. »

Salvador Allende nacionalizó el cobre antes de ser derrocado por Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Hoy es el oro blanco lo que le interesa a Washington. Descubrí el Salar d’Uyuni en Bolivia en agosto de 2002, pocos meses después del fallido golpe de Estado contra Hugo Chávez. Bajo este inmenso desierto de sal, se encuentran las primeras reservas de litio del mundo. El futuro de Bolivia es incierto tras el golpe de Estado contra Evo Morales. La bandera Whiphala, el emblema de los pueblos indígenas quemado por los fanáticos blancos de Santa Cruz, se ha convertido en símbolo de la resistencia del continente. Las venas de América Latina siguen abiertas, pero ha entrado en erupción un volcán. Y no está a punto de salir. La Cordillera de los Andes se despierta. Como nos dice el director Patricio Guzman, en su última película « La cordillera de los Sueños »: « Si las piedras pudieran hablar, hablarían con la sangre de los muertos. Los jóvenes cineastas de hoy cuentan el recuerdo del mañana ».

Angèle Savino* para RT France

RT France. París, 28 de noviembre de 2019.

* Angèle Savino, periodista y documentalista francesa, vivió en Venezuela durante 13 años. Ella ha estado trabajando durante mucho tiempo con los campesinos e indígenas de América Latina.

Traducido del francés par El Correo de la Diaspora por : Carlos Debiasi

El Correo de la Diaspora. París, 19 de Octubre de 2020.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id