recherche

Accueil > Empire et Résistance > Union Européenne > Bolivia y la sumisión de Europa. El cambio no asumido de paradigma

7 juillet 2013

Bolivia y la sumisión de Europa.
El cambio no asumido de paradigma

par Marcos Roitman Rosenmann *

 

Si el avión presidencial lo consideramos territorio inviolable, la sola petición de examinarlo, sea cual fuere el motivo, constituye un despropósito, un acto de piratería aérea, y abre la caja de pandora.

Tras 12 horas de secuestro del presidente Evo Morales en Viena, Austria, no hay muchas explicaciones para justificar lo que podemos considerar, si se me permite el símil, un golpe de Estado internacional contra la soberanía de Bolivia. Si el avión presidencial lo consideramos territorio inviolable, la sola petición de examinarlo, sea cual fuere el motivo, constituye un despropósito, un acto de piratería aérea, y abre la caja de pandora. Mañana se podría pedir, cortésmente, que todos los aparatos que transportan jefes de Estado y de gobierno en misiones oficiales sean sometidos a revisión « voluntaria », por soplos de agencias de información o espionaje. La escusa, desde transportar estupefacientes, oro, dinero negro o personas indocumentadas. Se trata de un acto de impunidad avalado en una argucia técnica, repostar combustible y carecer de autonomía de vuelo. Cerrado el grifo de la gasolina y con opciones de no llegar a destino, la pregunta salta a la vista si se nos pide realizar la inspección. ¿Qué hacer ?

En este plano, la negativa de varios gobiernos de la Unión Europea de prestar sus aeropuertos al avión presidencial boliviano supone un salto cualitativo en la escalada contra la soberanía de los Estados y la dignidad de sus mandatarios, en este caso de Evo Morales. Pero, si miramos un poco más lejos, también deja al desnudo la pérdida de soberanía de los gobiernos implicados. No hablamos de países menores, al menos en el caso de Francia e Italia. Portugal y España es otro cantar. Aunque no es menos grave. La situación obliga a preguntarnos : ¿Quién dio la orden ? Si la respuesta es de Perogrullo, Estados Unidos y su lobby internacional : la Casa Blanca, la CIA, el Departamento de Estado y el Pentágono, debemos considerar el grado de sumisión de gobiernos dizque democráticos plegados a una petición aberrante. Su acatamiento pone de relieve, en primer lugar, la dependencia de las « democracias » europeas en relación con Estados Unidos. En segundo lugar una baja autoestima, al cumplirla sin rechistar ni cuestionar el argumento esgrimido por el solicitante. ¿Viajaba el supuesto espía ?, ¿Cuáles eran los datos para aseverarlo ?

El fiasco ha sido de hondo calado. Los servicios de inteligencia USA, la CIA, nuevamente han metido las patas, demostrando su inoperancia. Millones de dólares de contribuyentes tirados a la basura. Redes de espionaje caricaturescas, al estilo « Súper agente 86 ». Y no menor la cuota que le corresponde a sus homónimas europeas. Cayeron como pardillos en la trampa. Si esa es la cuestión, habría que pensar en destituciones y dimisiones por torpes, chapuceros e imbéciles.

Aunque tal vez fuese otro el objetivo perseguido. Rizando el rizo podríamos pensar que eran conscientes de que Snowden no se encontraba en el avión y se buscaba dar un aviso a navegantes. Estados Unidos y sus aliados europeos harán lo imposible por boicotear la salida de Snowden en condición de asilado político, en principio, a ningún país latinoamericano. Al igual que impide la salida de Assange, en el caso Wikileaks, que lleva recluido en la sede de la embajada de Ecuador en Londres más de un año y lo que le queda, tampoco permitirá a Snowden, en caso de ser aceptada su petición de asilo, lograr su objetivo. Se quedará varado y sus anfitriones serán sometido a todo tipo de chantajes.

Pero volviendo al caso que nos ocupa, la actitud de Italia, Francia, Portugal y España, tiene una lectura más que preocupante. El proyecto europeo, construir y consolidar un espacio político y cultural como contrapaso a la estrategia belicista de la potencia hegemónica de Estados Unidos, se diluye como un azucarillo en el agua. Si la OTAN ya era un obstáculo insalvable en una de sus facetas más importantes, la toma de decisiones a escala internacional, aceptar la petición de Estados Unidos, sella la carta de defunción de la Unión Europea como actor independiente que buscaba la paz mundial, el diálogo y la negociación, con voz propia y no como un simple muñeco en manos de un ventrílocuo que lo maneja.

Si durante la guerra de Irak los vuelos clandestinos consentidos para transitar por el espacio aéreo europeo de aviones con detenidos ilegales a la prisión de Guantánamo marcó un punto de inflexión en las relaciones Estados Unidos-Europa, hoy tenemos una vía de no retorno. La sumisión de los gobiernos de Italia, Francia, Portugal y España es la punta del iceberg que muestra cómo en los temas más delicados que conciernen a la seguridad de Estados Unidos, Europa dobla las rodillas y cae postrada ante su amo. La política exterior de Europa es una quimera. La peor noticia posible en momentos en que se requiere construir un mundo en el que se limiten los intereses belicistas de Estados Unidos. Por suerte, América Latina ha levantado su voz para denunciar tal ignominia, mostrando solidaridad con el Estado Plurinacional de Bolivia y su presidente, Evo Morales, quien dejó claro que la soberanía no tiene que ver con ser un país pequeño o grande, sino con convicciones éticas y dignidad, valores que Europa no tiene, si alguna vez los poseyó.

La Jornada. México, 7 de julio de 2013.

* Marcos Roberto Roitman Rosenmann es un académico, sociólogo, analista político y ensayista chileno-español nacido en Santiago de Chile, en 1955. Desde 1974, reside en España. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Es profesor titular de Estructura Social de América Latina, Estructura Social Contemporánea y Estructura Social de España en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id