recherche

Accueil > Empire et Résistance > « Gringoland » (USA) > Autoengaño estratégico de EEUU

26 janvier 2022

Autoengaño estratégico de EEUU

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Oponerse a los intereses de los demás es ahora inherente al ADN diplomático de los Estados Unidos de América.

Andrew Bacevich, un historiador militar estadounidense, escribe que entre los patrones de la política exterior del Washington actual, las « esferas de influencia » se han convertido en anatema. Las generaciones anteriores de legisladores estadounidenses pensaban lo contrario. « Afirmar que las esferas de influencia son ajenas a la tradición estadounidense del arte de gobernar es engañarse a uno mismo », señala.

Sin embargo, tal como se interpreta hoy, esta sentencia tiene un olor apaciguador. Sugiere vender la causa de la libertad y la democracia, un pecado por el cual altos funcionarios estadounidenses están ansiosos por absolver a la nación. Hace diez años, Hillary Clinton dijo categóricamente que « Estados Unidos no reconoce esferas de influencia ». Más recientemente, el Secretario de Estado Blinken confirmó esta declaración : « No aceptamos el principio de esferas de influencia… el concepto mismo de esferas de influencia debería haber sido retirado después de la Segunda Guerra Mundial ».

« De hecho, el final de la Segunda Guerra Mundial aumentó el apetito de Washington por forjar nuevas esferas. La supuesta amenaza planteada por el comunismo internacional parecía exigirlo. A fines del siglo XX, las esferas de influencia de Estados Unidos se extendieron por todo el mundo », escribe Bacevich. La clave está en « saber cuándo pararé ». Y eso es precisamente lo que el equipo negociador ruso trató de transmitir a Wendy Sherman en Ginebra y a la OTAN en Bruselas hace unos días.

Pero sin éxito. Un callejón sin salida. Washington y la UE esperan ahora los próximos movimientos del presidente Putin. En un artículo supuestamente fabricado, el NY Times informa que :

« Durante años, Estados Unidos se ha planteado la cuestión de cuánto apoyo militar dar a Ucrania, por temor a provocar a Rusia.

Ahora, en lo que sería un cambio importante, altos funcionarios de la administración de Biden advierten que Estados Unidos podría apoyar una insurgencia ucraniana si Putin invade Ucrania.

Todavía se está resolviendo cómo Estados Unidos, recién salido de dos décadas de guerra en Afganistán, podría pasar de financiar y apoyar una insurgencia para poner fin a una guerra : « Biden no ha determinado cómo Estados Unidos podría armar a los insurgentes en Ucrania, ni quién lideraría la guerra de guerrillas contra la ocupación militar rusa. Tampoco está claro cuál podría ser el próximo movimiento de Rusia… Pero los funcionarios de la administración Biden han comenzado a inculcarle a Rusia [que] encontraría el costo de una invasión… prohibitivo en términos de bajas militares ».

« Si Putin invade Ucrania con una fuerza militar significativa… Y si eso se convierte en una insurgencia ucraniana, Putin debería darse cuenta de que después de luchar nosotros mismos contra las insurgencias durante dos décadas, sabemos cómo armarlas, entrenarlas y dinamizarlas », dijo James Stavridis, un almirante naval de cuatro estrellas retirado que fue comandante supremo aliado en la OTAN.

También recordó que el apoyo estadounidense a los muyahidines en Afganistán contra la invasión soviética a finales de los años 70 y 80, antes del ascenso de los talibanes, « el nivel de apoyo militar » para una insurgencia ucraniana, dijo Stavridis, « haría palidecer nuestros esfuerzos en Afganistán contra la Unión Soviética en comparación ».

El secretario de Defensa Lloyd J. Austin III y el general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, advirtieron a sus homólogos rusos en llamadas telefónicas recientes que cualquier victoria rusa rápida en Ucrania probablemente sería seguida por una sangrienta insurrección similar a la que expulsó a la Unión Soviética de Afganistán »

.

Andriy Zagorodnyuk, escribió una columna para el Atlantic Council, el domingo, que se lee como un manual de instrucciones sobre cómo Estados Unidos puede apoyar una insurgencia.

Si esa es la música ambiental (y parte de ella puede o no ser una pose), Europa debería estar aterrorizada de que una campaña de insurgencia liderada por Estados Unidos pueda prolongarse durante años, en el corazón de Europa. Y el ritmo de este toque de tambor se acelera :

Estados Unidos ha advertido que Moscú se está preparando para orquestar un ataque de bandera falsa contra Rusia por parte de sus agentes en Ucrania, que usaría como justificación para otra invasión.

El NY Times también informó que Rusia podría estar preparándose para acercar sus misiles nucleares a Estados Unidos.

El miedo se intensifica :

Un alto funcionario de seguridad de EEUU en Europa advirtió que : « Nos enfrentamos a una crisis de seguridad europea. Los tambores de guerra suenan con fuerza y la retórica se ha vuelto bastante estridente », Embajador de los Estados Unidos ante la OSCE, Michael Carpenter.

Y la UE tiene otros motivos de alarma :

Washington está presionando intensamente a la UE para que se comprometa con las sanciones, mientras que los funcionarios europeos negocian lo que sería visto como su « línea roja ». Sin embargo, la amenaza de Biden de sanciones severas y sin precedentes provocó una advertencia de una calidad diferente : el Tesoro de los EE. UU. y el Departamento de Estado advirtieron a Blinken que las sanciones previstas harían más daño a los aliados de los EEUU (es decir, los europeos) que a Rusia, y que su imposición podría incluso desencadenar una crisis económica global contraproducente que afectaría tanto a los consumidores estadounidenses como europeos, a través del aumento de los precios de la energía, lo que impulsaría las tasas de inflación estadounidenses que ya son récord.

En resumen, Europa podría enfrentarse a una guerra de insurgencia que se extendería a otros estados, dando lugar a una nueva generación de « yihadistas » radicales y extendiéndose por toda Europa, así como una nueva ola de armamentos sofisticados (como sucedió tras la guerra en Afganistán), los misiles Stinger vendidos, a quién sabe quién.

Lo que sería igual de probable es la dislocación económica debido a esta « guerra », así como una gran crisis energética, con Washington tomando sanciones contra los proveedores de energía rusos. Los niveles de almacenamiento de gas en Europa nunca han sido tan bajos. Incluso con Nord Stream 2 operando, apenas habría suficiente gas natural para cubrir las necesidades de Europa, y con el GNL Made in USA [de fracturación hidráulica], que ya alcanzó su punto máximo y que es mucho más caro que el gas natural Rusia, la competitividad europea se vería diezmada y la inflación subiría aún más.

La OTAN en sí misma nunca ha sido amiga de Europa. Su mantra de una OTAN « abierta » dividió al continente, lo privó de su autonomía estratégica, interrumpió antiguas rutas comerciales, enfrentó a Oriente contra Occidente y, a través de su control sobre Bruselas, permitió que los antiguos estados soviéticos « rencorosos » de Europa del Este « gobernaran el gallinero » en Bruselas, en lugar de encontrar un modus vivendi con Rusia, como deberían haberlo hecho después de 1991. La OTAN es la excusa que les permite presumir, sin costo para ellos, pero sí con un costo enorme para Europa.

¿Por qué, exactamente, es tan imposible para la OTAN tan siquiera decirlo ? ¿Ucrania y Georgia « nunca serán miembros de la OTAN » ?

Alastair Crooke* para Al Mayadeen

Original en inglés : Strategic Self-Deception

Al Mayadeen. Beirut, 23 de enero de 2022.

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducido del inglés para El Correo de la Diaspora par : Estelle et Carlos Debiasi

El Correo de la Diáspora. París, 26 de enero de 2022

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id