recherche

Accueil > Notre Amérique > Terrorisme d’Etat > Argentine > ArgentinaAlberto Eduardo Girondo murio en París.

15 août 2018

Cofundador de los « Descamisados », sobrevivió en la ESMA como esclavo

Argentina
Alberto Eduardo Girondo murio en París.

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

A tous ceux qui l’ont connu, côtoyé ces dernières années alors qu’il était revenu dans « son » pays, celui où il était né, avait grandi mais avait aussi connu le pire, les geôles de l’enfer et le terrorisme d’Etat dans sa chair et son âme, il va manquer. Alberto Eduardo Girondo est décédé lundi à Paris, des suites d’une longue maladie.

ESMA : « Mateo » Girondo, ex jefe montonero, destacó que su actividad principal fue política, no militar. Ffue uno de los principales dirigentes montoneros capturado por el grupo de tareas que operaba en la ESMA. Sobrevivió como esclavo haciendo trabajos en lengua francesa que preludiaron a instalación del « Centro Piloto de París » por parte de la Armada. Luego de jurar decir la verdad « por los compañeros desaparecidos » Girondo prestó una amplia declaración en la que reivindicó expresamemte la militancia política -no armada- de su generación que, dijo, debió armarse en su defensa, ante la criminalidad de la represión. Girondo fue secuestrado la tarde del 15 de mayo de 1977 en las inmediaciones del Parque Chacabuco una patota del Grupo de Tareas 3.3.2. entre cuyos miembros estaba Alfredo Astiz. Al intentar escapar, « Mateo » recibió varias heridas de bala en su pierna izquierda, lo que motivó que luego de su detención fuera llevado a un hospital donde fue operado. Posteriormente, fue conducido al casino de oficiales de la ESMA, dónde se le asignó el número 292 y fue sometido a reiterados interrogatorios con golpes y amenazas por diversos oficiales de la Armada, a los que identifcó.

El capitán de fragata Jorge « El Tigre » Acosta, el capitán de corbeta Francis Whamond y el oficial de Prefectura e ingeniero Gonzalo Sánchez, alías « Chispa », lo mortificaron, además, relatándole las circunstancias del asesinato de su esposa, María Mercedes Bogliolo.

Girondo, uno de los fundadores de la organización Descamisados e hijo de la escritora Odile Baron de Supervielle, directora del suplemento literario de La Nación y más tarde su corresponsal en París.

Durante su cautiverio, Girondo fue obligado a realizar trabajos a favor de sus captores, particularmente traducir y escribir materiales en francés, que domina a la perfección. Finalmente, recuperó su libertad el día 19 de enero de 1979, cuando la Armada Argentina le suministró los documentos y pasajes para embarcarse vía aérea hacia París junto con María Milia de Pirles.

Girondo juro decir la verdad « por la Patria y los desaparecidos » y destacó que hasta hoy no se sabe dónde está el cadaver de su esposa María Mercedes yu explicó que ella regresó a la casa allanada a buscar pertenencias un mes después de su allanamiento. Había un grupo de marinos adentro que la hirió de gravedad por lo que falleció a poco de ingresar a la ESMA, según le relataron sus Captores.

Sobre la casa, Girondo sostuvo que los marinos se « apropiaron del título de propiedad » de la misma, que « estaba a nombre de un amigo, Alberto Giusti, quien también fue secuestrado, y a quien recuerdo haberlo oído hablar con otro prisionero en Capucha ».

« Se habrán hecho del título de propiedad de la casa de la misma que se hicieron de todas nuestras pertenecias, porque la casa fue saqueada. En el pañol, en el tercer piso de la ESMA, donde se almacenaban la cosas robadas, había cosas mías : ropa y electrodomésticos », recordó Girondo.

“En el primer mes en la ESMA estuve en el Sótano, un mes después me llevaron a Capucha. Los traslados eran los miércoles. Había otros días, pero generalmente eran los miércoles. Casi seimpre era Pedro Bolita (el imputado Carlos Gaitán) quien llamaba a los secuestrados por su número y se iba formando un grupo de 7, 8 ó 10 prisioneros con capucha y grillete, tomando del hombro del que lo precedía", describió Girondo.

« Se los llevaban hacia el Sótano donde ocurría lo que no queríamos saber, pero que intuíamos por pequeños elementos. Yo asistí a varios traslados en Capucha. Recuerdo el de (Roberto Gustavo) y lo del Beto Santi y de Leonardi, a quienes torturaron uno frente al otro », siguió diciendo.

« En el sótano estábamos como esclavos », puntualizó. Durante el día había prisioneros trabajando, los días de traslados se evacuaba, no quedaba nadie, dijo. « Algunas veces al día siguiente huno marcas muy claras en el piso, como si algo pesado hubiera sido arrastrado hacia el portón grande. Como les daban la inyección de pentotal, había algunos que se desmayaban y caían, o dormidos, y se los arrastraba para sacarlos del sótano. »

Una inmobiliaria

La participación civil en la ESMA contó con abogados que colaboraron con el robo de bienes, añadió Girondo. Particularmente, recordó, hay una causa judicial denominada « Bienes », que investiga estos delitos. « Se sabía que los marinos tenían una inmobiliaria » que era también « una fábrica de documentos falsos » para quedarse con las propiedades de los secuestrados.

Ante un pregunta de la fiscalía, el testigo respondió que de esa manera se apropiaron de las Chacras de Coria, que era una propiedad de Montoneros en Mendoza, y aclaró que también hubo « propiedades de otras personas secuestradas » que nada tenían que ver con la guerrilla.

La Fiscalía la preguntó a Girondo sobre los 16 partos de los que dijo saber en declaraciones suyas de hace un ciarto de siglo, cuando el juicio a las juntas militares. « Tuve conocimiento de varios, no sé si voy a recordar todos. Uno era Patri (Alicia Elena Alfonsín), la madre de (Juan) Cabandié, también había una compañera (Mirta Mónica Alonso Blanco) de (Oscar) Hueravilo » cuyo hijo Emiliano nació en cautiverio en la ESMA el 11 de agosto de 1977.

Después, la Fiscalía y las querellas pasaron a preguntarle sobre víctimas, incluidas varias que cooperaron con sus captores en diversos aspectos.

Ante preguntas de los defensores de los imputados, Girondo destacó que « mi principal actividad fue barrial, sindical, política, no armada. Algunos no tuvieron más remedio que armarse luego del ´76, pero hasta ese momento, yo era militante político en una organización revolucionaria ».

Telam. Buenos Aires, 17 de abril de 2017

Répondre à cet article

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id