recherche

Accueil > Notre Amérique > América Latina continuará su alejamiento de Estados Unidos

19 janvier 2022

América Latina continuará su alejamiento de Estados Unidos

par Mikhail Gamandiy-Egorov*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

En el momento en que Washington y sus aliados occidentales están tratando por todos los medios de mantener un enfoque decididamente unilateralista, los países latinoamericanos que Estados Unidos ha considerado desde siempre como su patio trasero continúan profundizando sus lazos estratégicos con las principales fuerzas pro-multipolares.

Las causas soberanistas y pro-multipolares están tomando cada vez más prioridad en varias partes del mundo. América Latina no es una excepción, todo lo contrario. Aunque - y esto es perfectamente visible - estos procesos causan un aumento de la histeria por el lado washingtoniano. Esto se aplica a la interacción de los países de la región con China, así como con Rusia e Irán.

En cuanto a la interacción con Pekín, el volumen de comercio entre la República Popular de China y los estados latinoamericanos en el período de enero a septiembre de 2021 solo alcanzó el equivalente de 331 088 millones de dólares, un aumento del 45,5% en una base anual. A modo de comparación : el volumen del comercio económico y comercial sino-latinoamericano no superó los 18.000 millones de equivalentes dólares en 2002.

Como también lo señala el diario chino en inglés, Global Times, cada vez más países de esta región del mundo han firmado acuerdos de cooperación o memorandos de entendimiento bajo la Iniciativa de la Franja y la Ruta, con la esperanza de hacer parte y beneficiar del desarrollo económico de China.

Global Times también responde a las críticas de EE.UU. sobre la interacción, recordando a la parte estadounidense que :

« que tal clamor muestra en primer lugar una gran falta de respeto hacia los países latinoamericanos, reflejando la arrogancia de Washington al desconocer la soberanía de los Estados latinoamericanos ».

Además, el diario chino recuerda que el año pasado Estados Unidos había anunciado que ofrecería 4 000 millones de dólares para « desarrollar » Centroamérica con el fin de « contrarrestar la influencia de China » en la región. Esto se produce en un momento en que el déficit de inversión en infraestructuras en América Latina se estima en unos 150.000 millones de dólares al año. Ciertamente, hay que añadir de paso que este enfoque típico de Estados Unidos recuerda al que ya se practica en un cierto país llamado Ucrania -sumido desde los acontecimientos del golpe de Estado de 2014 en un puro estancamiento económico-.

Es cierto que es mucho más sencillo organizar una Revolución de color a bajo coste que tener que ayudar económica y financieramente al país bajo su órbita. En el caso ucraniano, además, esto es tanto más anecdótico cuanto que Washington quiere mantener a flote la economía ucraniana a través del presupuesto ruso y, en particular, de los suministros de gas de Rusia a Europa. Pero bueno, pasemos y sigamos adelante...

En el caso de la interacción de los países latinoamericanos con Moscú en esta ocasión, sería justo señalar que se abrirán nuevas perspectivas. La presencia económica de Rusia en muchos países soberanos de América Latina, especialmente en Venezuela en el ámbito energético, podría ampliarse a una interacción más amplia en el ámbito militar y de seguridad, incluso si se trata de un área en la que los países en cuestión ya están interactuando activamente.

Todo ello en un momento en que el reciente diálogo de Rusia con Estados Unidos y la OTAN sobre las garantías de seguridad ha fracasado, lo que era de esperar, dada la mentalidad del establishment atlantista. A partir de ahora, nada queda excluido del lado ruso. El resto se referirá a las negociaciones con los aliados soberanos del espacio latinoamericano, a sabiendas de que varios de los Estados afectados lo verán como un paso positivo para hacer frente a las numerosas injerencias de Estados Unidos en sus asuntos internos.

Volviendo a la economía, debería explorarse una mayor interacción económica en el marco euroasiático-latinoamericano, ya que un país como Cuba ya es miembro observador de la Unión Económica Euroasiática (UEE).

Mientras tanto, Irán -el otro adversario estratégico de Washington en la arena internacional junto a Moscú y Pekín- también está aumentando su interacción con varias naciones latinoamericanas, incluida Venezuela, habiéndose permitido incluso romper el bloqueo impuesto a la República Bolivariana por el establishment estadounidense.

Para concluir, hay que recordar ciertamente que más allá de las alianzas forjadas entre muchos países latinoamericanos con el eje de la multipolaridad, las poblaciones de los países en cuestión siguen fuertemente movilizadas frente a los continuos intentos de desestabilización que emanan del capital estadounidense.

En este sentido, el ejemplo de Bolivia, que había sufrido una Revolución de color pro-estadounidense, pero que no dejó de recuperar la legitimidad a través de la movilización popular durante las últimas elecciones presidenciales en ese país, sólo confirma esta tesis. El fortalecimiento del eje progresista latinoamericano con la reciente reelección de Daniel Ortega en Nicaragua y la victoria en las elecciones presidenciales de Pedro Castillo en Perú [de Xiomara Castro en Honduras y de Gabriel Boric en Chile] también lo confirman. Todos estos acontecimientos confirman que la multipolaridad y la soberanía también se están imponiendo en el espacio latinoamericano. En detrimento de Washington y de los nostálgicos de la unipolaridad.

Mikhail Gamandiy-Egorov* para L’Observatoire Continental

L’Observatoire Continental, París, 18 de enero de 2022

*Mikhail Gamandiy-Egorov, moscovita, infancia y adolescencia en Marruecos, estudios superiores en Francia. Licenciado en la Sorbona (París). Empresario. Intérprete profesional. Periodista-cronista del servicio francófono de la agencia internacional de noticias rusa Rossiya Segodnya (Sputnik Francia). Defensor de la asociación África-Rusia y de la soberanía de todos los Estados nacionales. Se opone al neocolonialismo en todas sus formas.

Traducido del francés para El Correo de la Diaspora por  : Carlos Debiasi

El Correo de la Diàspora. París, 19 de enero de 2022.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id