recherche

Accueil > Empire et Résistance > « Gringoland » (USA) > A través de Ucrania : ¿Puede Occidente utilizar la guerra para frenar su (...)

20 avril 2022

A través de Ucrania : ¿Puede Occidente utilizar la guerra para frenar su declive y el paso a un nuevo orden monetario mundial ?

par Alastair Crooke*

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Un fracaso en Ucrania podría significar la desintegración de la UE y la OTAN.

A veces, el cambio revolucionario nos llega sigilosamente ; sólo llegamos a apreciar la gran bifurcación cuando nos damos cuenta, por el retrovisor. Esto es especialmente cierto cuando los primeros en apretar el gatillo no aprecian del todo -ellos mismos- lo que han hecho.

¿Qué se ha hecho ? En un momento de prejuicio visceral, algunos miembros del « Equipo Biden » decidieron aprovechar su plan para hundir el valor del rublo. Así que idearon la artimaña de apoderarse de las reservas de dólares, euros y bonos del Tesoro del Banco Central de Rusia.

Tan seguros estaban de su plan de que esto obstaculizaría por completo los esfuerzos de Rusia por salvar un rublo que se hunde, que ni siquiera se molestaron en consultar a la Reserva Federal o al BCE. Este último lo dijo públicamente y se mostró en desacuerdo con la medida adoptada.

Lo que siguió fue el lanzamiento inadvertido del sistema financiero occidental hacia su desaparición gradual. Los « halcones » rusófobos de Washington se enfrentaron estúpidamente al único país -Rusia- que dispone de las materias primas necesarias para dirigir el mundo y para desencadenar el cambio de sistema monetario.

¿Cambiará este acontecimiento monetario también la dinámica geopolítica ? Por supuesto, ya lo ha hecho.

Al confiscar sus reservas, Washington estaba diciendo a Moscú : Los dólares están prohibidos para ti ; no puedes comprar absolutamente nada con dólares. Si eso es así, ¿qué sentido tendría tener dólares ? El final de la jugada de Estados Unidos y la UE era inevitable : Rusia vendería su gas a cambio de rublos.

Pero aquí se introdujo un giro maquiavélico : al jugar a ambos lados de la ecuación : es decir, al vincular el rublo al oro, y luego al vincular los pagos de la energía al rublo, el Banco de Rusia está alterando fundamentalmente todos los supuestos de funcionamiento del sistema comercial mundial (es decir, al sustituir los dólares fiduciarios nominales por una moneda sólida respaldada por productos básicos).

Pero, atención, el Banco Central de Rusia hizo dos cosas de importancia geoestratégica : Añadió un « piso » de precios y (menos notorio), quitó otro. El Banco añadió un piso al precio del oro, prometiendo comprar oro a una tasa fija.

Sin embargo, al insistir en el pago en su moneda nacional, Rusia comenzó a eliminar el piso impuesto por Estados Unidos en 1971 al precio del dólar al tener que vender el mundo sus monedas nacionales (debilitándolas así) para comprar dólares (para pagar la energía). En resumen, aunque el portavoz ruso, Dmitri Peskov, dijo que Rusia procedería con cautela, la medida perfora el exceso de valoración estructural concedido al dólar.

Los productores de energía de Oriente Medio ven claramente hacia dónde va esto : Rusia -al vincular el rublo al oro, y la energía al pago en rublos- está iniciando un proceso, en última instancia, de vinculación del precio del petróleo al precio del oro. Esto constituye la revolución silenciosa. El oro se convierte provisionalmente en la moneda de reserva neutral, a la espera de que se desarrolle una más amplia.

Esta es, pues, la tercera « retirada » : Comienza la desvinculación de las bolsas de materias primas « dirigidas por el papel » de Estados Unidos, que Occidente manipula para mantener los precios de las materias primas y del oro. Por ejemplo, da un horizonte completamente nuevo a la OPEP+.

Esta es la cuestión : si los bonos del Tesoro y los dólares de la Reserva Federal de Nueva York son rechazados, ¿qué se convertirá en la reserva natural de valor ? Pues las materias primas, por supuesto. ¿Por qué es esto tan revolucionario ? Porque en una época de interrupción del suministro, interrupción de los alimentos y guerra, Occidente ya no tendrá acceso a materias primas « baratas ».

Tal vez, los miembros del equipo de Biden deberían haberse tomado la molestia de consultar a la Reserva Federal, ya que, irónicamente, no sólo espantaron a otros tenedores extranjeros de bonos del Tesoro de Estados Unidos y de dólares de reserva cuando se apoderaron de las reservas rusas, sino que lo hicieron justo en el momento en que la inflación doméstica de Estados Unidos se está disparando, y los bonos están siendo rechazados de todos modos.

Después de una racha de cuarenta años, los bonos del Tesoro de EE.UU. se consideran hoy en día « riesgosos ». (Riesgo por el temor a que la inflación haga que los tipos de los bonos sean aún más negativos en términos reales. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 2 años ya se está disparando. Pero si la Fed quiere combatir seriamente la inflación, los tipos de interés deben subir mucho más).

Como era de esperar, la carrera hacia las materias primas (por todas estas razones : amenaza de guerra, interrupción del suministro, sanciones a Rusia) ha hecho que los precios de las materias primas « se disparen ». Los precios elevados de las materias primas repercuten en todos los demás precios y afectan a todas partes, pero en ningún lugar más que en Estados Unidos, donde una construcción financierizada de alto nivel se apoya en una pequeña base de garantía de materias primas. Y donde la Administración se encuentra atrapada entre el Escila de la temible inflación y el Caribdis de una caída del mercado si se suben los tipos de interés.

¿Puede revertirse esta trayectoria de crisis económica y declive de la relevancia de Occidente -presagiada por el cambiante orden monetario mundial ; de amenaza de hiperinflación ; de escasez de alimentos ; de estanterías vacías ; de pobreza provocada por la inflación ; de aumento de los costes de la calefacción y la gasolina- mediante « una victoria de Estados Unidos » en el conflicto de Ucrania ?

Lo que « Bucha » nos dice es que Occidente está en un frenesí de « todo o nada » para demostrar que puede ganar esta guerra. Un fracaso en Ucrania podría significar la desintegración de la UE y la OTAN. La cohesión de estas alianzas no sobrevivirá al trauma de la derrota. Y « Bucha » nos dice que Occidente está dispuesto a ir a por una « victoria » en una guerra imaginaria, incluso a costa de una pérdida estratégica sobre el terreno en Ucrania.

La desesperación de Occidente se revela también en la imitación que hace Europa del Ouroboros (el antiguo símbolo de una serpiente que devora su propia cola y se come viva) : Al rechazar deliberadamente las materias primas rusas más baratas, Bruselas está preparando una espiral inflacionista fuera de control, y la relegación de Europa a un remanso económico, ya que su base manufacturera se vuelve totalmente no competitiva debido a los altos costes de la energía.

El presidente del Consejo Atlántico de Estados Unidos, Frederick Kempe, un franco « ideólogo de la unipolaridad », escribió la semana pasada que « una victoria ucraniana -con un Occidente fuerte y unido detrás de ella- obligaría a repensar el compromiso y la competencia de Estados Unidos y a cambiar la trayectoria de la influencia y la relevancia transatlánticas en declive. La cuestión no es cuál sería el nuevo orden mundial, sino si Estados Unidos y sus aliados pueden, a través de Ucrania, invertir la erosión de los logros del siglo pasado, como un primer paso hacia el establecimiento del primer orden mundial verdaderamente « global » » [énfasis añadido].

La relevancia final de Ucrania es que el mundo (más allá de Europa Occidental y Estados Unidos), está observando atentamente. En su mayor parte, se resiste a unirse a las condenas de Rusia. Una muestra de este replanteamiento político es la frialdad con la que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han recibido a Biden. Ambos se han negado a recibir una visita de Biden, o incluso a atender sus llamadas telefónicas, al tiempo que se han negado a dejar de colaborar estrechamente con Rusia en los niveles de producción y los precios del petróleo.

De alguna manera, las « placas » geopolíticas ya se han desplazado. Un líder regional lo resumió de forma sucinta : Tras la iniciativa rusa del rublo, « ya no tememos las

Alastair Crooke* para Strategic Culture->https://www.strategic-culture.org]

Original : « Through Ukraine : Can the West Use the War to Stem Its Decline and the Shift to a New Global Monetary Order ? »

PIA, 13 de abril de 2022.

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id